El idioma del Festival de Cine

El Festival de Cine crece y con ello comienzan a presentarse en Málaga películas rodadas no sólo en castellano. En esta edición recién terminada hemos podido ver varias cintas en ingles (Room in Rome o Bon Apettit) o catalán (Héroes), por sólo poner un ejemplo. Una circunstancia que podría considerarse positiva y que indica la evolución del certamen, se convierte en un problema cuando llega el momento en el que el público en general se decide a ver esas películas, ya que la versión original no es algo muy dado por estos lares.

Para empezar, los cines que proyectan las cintas no informan del idioma en que se verá la película. Y claro, la mayoría de los espectadores piensa erróneamente que si es el Festival de Cine Español, la película será en castellano. Pero ahí está el error, ya que a casi nadie le da por preguntar el idioma a la hora de sacar la entrada. El sábado, momentos antes de comenzar la proyección de ‘Héroes’, el comentario en la fila para sacar las entradas era el mismo: ‘La película está muy bien, aunque lo único ‘malo’ es que está en catalán’.

Este hecho provocó momentos de tensión al comenzar la película en el cine Albéniz. Al principio, como es habitual, todo el mundo en absoluto silencio para oir a los protagonistas… pero cuando la voz en off comenzó a hablar en catalán, el silencio se convirtió en susurro y el susurro en murmulleo y algunas risas tontas hasta que alguien se dicidió a mandar a callar al resto. Al menos nadie se salió de la sala. (Todo sea por los seis euros que habían pagado por la película).

Y es que el tema del idioma no es sólo una simple curiosidad. Durante la presentación de la película de ZonaZine ‘La noche que murió Elvis’ un periodista (osea, yo) le preguntó al director de la cinta que si no pensaba doblarla al castellano por eso de llegar al público generalista. El bueno de Oriol Ferrer, después de dar una lección de catalanismo y de pensar en una conspiración judeo-masónica en la elaboración de la pregunta, terminó diciendo: “La película se entiende mejor en catalán, pero si viene un distribuidor y nos pide 30 copias en castellano, nos vamos corriendo hacia el set para tenerlo mañana”.

Otros se lo toman mucho peor: A Julio Medem, durante la presentación de ‘Room in Rome’, casi le sale una úlcera al tener que reconocer que el 90% de las cintas iban a ser dobladas al castellano. Aunque reconoció que el guión lo escribió en castellano y sólo lo pasó al inglés cuando comenzó a rodar, dijo que era una concesión que tuvo que hacerle al productor. “Me he peleado cien veces (con el productor) por conseguir que, al menos, el 30% de las cintas permanezcan en la versión original”. Todo sea por el bien del cine español.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More