'Los Jueves Flamencos' cierra con una buena terna de jóvenes valores

Sergio Aranda, un joven valor malagueño al baile. Foto: Diputación Provincial

El ciclo ‘Los Jueves Flamencos’ celebra mañana jueves, día 27, su cuarta y última actuación de este mes de mayo con una terna protagonista de jóvenes valores encabezada por el bailaor malagueño de moda, Sergio Aranda, y las voces polifacéticas y polivalentes femeninas de Ana Fargas y Virginia Gámez. La cita es a las 20.00 horas en el Auditorio de Diputación. Últimas entradas en www.generaltickets.com 4 euros.

El Auditorio de Diputación vivirá mañana otro lleno asegurado para despedir de sus instalaciones el ciclo ‘Los Jueves Flamencos’ hasta el año que viene. Lo hará con tres protagonista principales unidos por un denominador común de juventud, pero no por eso menos talento y proyección.

Por un lado, el bailaor Sergio Aranda, uno de los considerados productos de Málaga en Flamenco por su revelación rutilante en la bienal de 2005, se sube al escenario de su barrio para volver a mostrar por qué se encuentra entre los jóvenes con más tirón del panorama actual. No en vano recientemente estrenó su opera prima ‘Pasito a paso’ en el Teatro Cánovas malacitano con gran éxito de crítica y público.

Antes de él vivirán un mano a mano amistoso las cantaoras Ana Fargas y Virginia Gámez. Fargas, que se estrena en este ciclo, viene también de gozar el estreno de las ‘Voces de Penélope’, un espectáculo sobre la mujer en el flamenco que tuvo recientemente su también exitosa puesta de largo en el Teatro de Mijas y que cuenta, al igual que Aranda, con una aparición estelar en la pasada bienal de 2007 en el espectáculo ‘Eres de la mar estrella’. Le acompaña la inestimable guitarra de Paco Javier Jimeno (Bordón Minero, Premio Nacional de Córdoba y premio de Acompañamiento en la Bienal de Sevilla), todo un as de las seis cuerdas.

Al otro lado del escenario, Virginia Gámez pondrá la madurez y veteranía pese a sus treinta y pocos años, con la maestría de ser docente de la Escuela de Cante que patrocina Diputación y experiencias mil en Málaga en Flamenco y fuera de ella, como la ocasión en la que se encerró en el Teatro Alameda a interpretar 35 cantes distintos de una tacada. Curro de María le acompañará a la guitarra.

Paqui Corpas convence hasta los extranjeros

El público que acudió en la noche del sábado al restaurante La Roca de Cómpeta entendía a duras penas el idioma de Cervantes pero, sorpresas del flamenco, quizá algo más el mensaje lastimero del fandango de Paqui Corpas.

Así, la cantaora malagueña se plantó en su escenario para no dejar lugar a dudas de por qué ha sido durante muchos años la cantaora más solicitada en los festivales de la provincia. Cantó por malagueñas y abandolaos y le redujo grados de alcohol a la enésima cerveza de más de uno.

Por alegrías hizo a más de uno imaginarse la Tacita y su vaporcito mientras que en soleá puso toda la solemnidad a una barra que estaba más por entregarse a otros efluvios festivos. Acometió tientos tangos a renglón seguido y obró el milagro de ver a varios simpáticos guiris llevando el rítmo casi a compás y se dirigió a los aficionados más del terruño en el polo que ejecutó magistralmente.

Para no quitarle gracia a su presencia acabó por bulerías y fandangos y se llevó una sonora ovación final y los elogios de la feligresía que no frecuenta esta rincón flamenco de Cómpeta. La malagueña estuvo acompañada a la guitarra por Manuel Santos y a las palmas por Carmen Córdoba.

Libro sobre la historia más reciente de los verdiales

Presentación del libro en el auditorio provincial. / Foto: Diputación de Málaga

Verdiales. Patrimonio musical del campo malagueño. Cosas, coplas y sentires’. Este es el título de una obra que recoge la historia más reciente de los verdiales de Málaga. Este libro, que se presentó hace unos días en el Auditorio de la Diputación, ha sido escrito por Andrés Jiménez Díaz, un verdialero que durante 50 años ha recopilado multitud de coplas y viviencias de esta ancestral tradición.

Acompañaron al autor de esta obra el presidente de la Diputación Provincial de Málaga, Salvador Pendón, y el presidente de la Federación Provincial ‘Junta de Alcaldes’ de Pandas de Verdiales, José Gómez Santiago, que además ha sido el encagado de redactar el prólogo. Asimismo, seis pandas le dedicaron varias coplillas.

Salvador Pendón comenzó su intervención reconociendo la labor de Pedro Aparicio, el que fuera alcalde de Málaga: “Fue la primera persona que se acordó y fomentó los verdiales en la provincia”. Por otro lado, el presidente de la Diputación valoró que en el escenario actuaran tantos jóvenes, “lo que demuestra que el futuro de los verdiales está asegurado”. Pero también recordó que hay que conservar la esencia y las raíces. Hoy en día, en su opinión, se hace una música de verdiales de gran calidad, pero matizó que ahora “no es cuando mejor se canta, pero sí cuando mejor se toca y se baila”.

Por su parte, un emocionado Andrés Jiménez realizó una semblanza poética de lo que significa la Fiesta de los Verdiales, haciendo especial hincapié en la función tan importante de los fiesteros y la zona del campo donde nació esta tradición.

Este libro de verdiales, aparte de dar cuenta de la historia más reciente (Fiesta Mayor, festival itinerante, ermitas verdialeras, etc.) de los verdiales, describe todos los instrumentos que se utilizan en la fiesta y detalla cada uno de los estilos, dibujando sobre mapas las zonas geográficas de cada uno de ellos: Montes, Almogía y Comares.

Además posee más de 1.100 coplas inéditas, muchas de ellas dedicadas a verdialeros históricos como Antonio Fernández ‘Povea’, Joaquín Palomo, Luis Gámez, Enrique España, Francisco González ‘El Porra’, Vicente Fernández ‘La Oliva’, Salvador Luque ‘El Canasto’, Manuel Romero, Francisco Romero ‘Paco El de Maroto’, Dolores Ruiz ‘La de la Breña’, José Cabello ‘Malandingo’, y Adolfo Romero, entre otros.

El Perro de Paterna revive en José El Petro

Un momento de la actuación de El Petro en Mijas, acompañado por la guitarra de Alberto Torres. / Foto: Diputación de Málaga

El sobrino del reconocido cantaor gaditano El Perro de Paterna, José El Petro, residente en Fuengirola, protagonizó un recital pletórico de facultades de casi dos horas de buen cante enmarcado en el circuito ‘Nos vemos en tu peña’, que impulsa la Diputación de Málaga y la Federación de Peñas Flamencas, junto al patrocinio de Cajasol.

La Peña el Gallo de Mijas reivindicó el sábado las cualidades de un joven vecino de Fuengirola, José El Petro, que con muchas ganas de agradar derrochó facultades en casi dos horas de recital. Los pocos cabales que prefirieron el flamenco antes que el fútbol no se fueron defraudados a casa, todo lo contrario, y supieron de la valía de este joven, que ya posee algunos premios apreciados en concursos provinciales.

Demostró una gran progresión en su toque el ardaleño Alberto Torres, que sostuvo la brillantez de su acompañamiento musical desde el comienzo al final, regalando muchas falsetas de maestro y no ya tan alumno. Fue la actuación principiada por malagueñas, y luego llegó una larga retahíla de cantes de muy diverso tipo, en dos partes, que viajaron desde la soleá a la guajira, los fandangos –de muchas formas diferentes y en dos momentos distintos–, zambra, milongas en recuerdo del fuengiroleño Juan de la Loma, alegrías –cantiñas, caracoles, mirabrás– y de Levante, en un amplio abanico desde las tarantas de Linares a cartegeneras, mineras, etcétera.

José El Petro abordó su recital, según informa la Diputación, como un reconocimiento a su honda raíz familiar, emparentada directamente con la del gran Perro de Paterna. Demostró que no sólo le sobran conocimientos sino que tiene bajos tonales de dulzura melismática y poderío en los altos como si de una barítono flamenco se tratara.

Rocío Bazán revive a La Niña de la Puebla

Un momento de la actuación de Rocó Bazán, junto a la guitarra de Jimeno. Foto: Diputación de Málaga

La cantaora esteponera Rocío Bazán actuó anoche en la Peña Flamenca de Álora, en una de las últimas citas del circuito ‘Nos vemos en tu peña’ de Málaga en Flamenco’09, que patrocina Cajasol y organiza conjuntamente la Federación de Peñas Flamencas y la Diputación.

La actuación no pudo menos que tener el sentido recuerdo de su reciente presidente fallecido, el cantaor Pepe Vergara, de principio, y luego dejarnos algunas perlas en las formas y maneras de esta cantaora de Estepona, que en cada recital muestra su polivalencia en todo el repertorio clásico.

A su lado, como siempre, estuvo solícita la guitarra de su paisano y pariente Paco Javier Jimeno, que pese a estar aquejado de dolores estomacales apretó fuerte su sonanta para sacar trémolos, picados y falsetas que fueron muy bien digeridos por el público presente, que llenaba su pequeña sala, según una nota de prensa de la Diputación.

Rocío Bazán dejó momentos de mucho sentimiento por seguiriyas, valiente, y en alegrías sazonó mucho su cante como quizá herencia irremediable de su cercanía vital con la tierras vecinas de las salinas y los esteros.

Estos dos momentos especialmente brillantes de todo su recital fueron coronados por una copla por bulerías El Niño de las Monjas de la célebre Niña de la Puebla, artista sevillana- malagueña de la que se cumplen cien años y a la que Bazán ya había cantado este verano en un espectáculo bajo este leit motiv en el Teatro de la Maestranza sevillano.

La cantaora interpretó malagueña de El Canario y jabera, minera, cartagenera y taranto, soleá de Alcalá, Cádiz y La Serneta, las alegrías mencionadas por La Perla y la Niña de los Peines, por seguiriyas con el cambio de María Borrico y la copla final mencionada.

Pepe Guzmán se acuerda de Torrijos

Pepe Guzmán, acompañado a la guitarra por Manolo Santos. Foto: Diputación de Málaga

El cantaor Pepe Guzmán entonó la caña célebre de Pepe Marchena en la que recordaba la aventura trágica del general Torrijos (1791, Madrid-1831, Málaga) por imponer el constitucionalismo y derrocar a Fernando VII. Junto al guitarrista Manolo Santos ofreció el pasado viernes, día 4, un recital de cante en Alhaurín el Grande, en la Peña Flamenca El Argahijo, dentro del circuito ‘Nos vemos en tu peña’.

La noche tuvo la evocación voluntaria o involuntaria oportuna de Pepe Guzmán, oportunísima hacia Torrijos y su triste epopeya, por encima de todos los acertados melismas y requiebros con los que adornó el resto de actuación. Cantaor que hace a las mil maravillas los gorgoritos, y florituras vocales del egregio Pepe Marchena, rey republicano de la época de la ‘Ópera flamenca’, el cantaor malagueño algo tocado de la garganta por los fríos que arrecían estos días, abrió su recital por malagueñas, como mandan los cánones más tradicionales en este tipo de citas para luego acordarse del que prendieron en La Alquería alhaurina y luego fue fusilado en las playas de Saqn Andrés junto a sus valientes soldados, precisamente un cercano también 11 de diciembre.

Lo almibarado de su cante iba a ir toda la noche de la mano de un tocaor de dulce música, como Manolo Santos, otro veterano de la escena malagueña que posee un toque que podría denominarse en proceso de extinción, por desgracia.

Tras las malagueñas entonó la letra famosa mencionada –que por cierto ya hizo en el montaje Torrijos el Valiente- de la bienal Málaga en Flamenco’07. “A Torrijos le tiraban/ camisas embreadas/ por ver si entregaba…” Una letrilla que emociona por el relato veraz de lo ocurrido, por la lucha hasta la muerte por el constitucionalismo del general y que Pepe Marchena llevó a los altares del cante.

Virginia Gámez pone el colofón a 'Aquí mismo'

El circuito ‘De aquí mismo’ pone la guinda a su exitoso recorrido por las peñas recreativas de la capital y tras en una treintena de actuaciones concluye con el cante de Virginia Gámez y la guitarra de Curro de María mañana viernes, día 27, en la peña Pinosol (22.30 horas). La actuación está patrocinada por Unicaja.

La cantaora malagueña será la encargada de poner el broche de oro a este ciclo que tan buenos resultados ha cosechado a lo largo del año y que tendrá su continuidad el próximo año. La artista ha sido protagonista de varias actuaciones dentro del programa de ‘Málaga en Flamenco’09’ que impulsa la Diputación con gran éxito, siendo además desde hace varias temporadas la profesora titular de la Escuela de Cante que patrocina el ente supramunicipal.

El acompañamiento musical vendrá de la mano de Curro de María, su tocaor habitual, que tanta flamencura y compás atesora. Se trata de la última oportunidad de disfrutar de los recitales de este circuito en la proximidad de las peñas.

Fosforito imparte magisterio en el Auditorio

El ciclo ‘Singulares’ de Málaga en Flamenco’09 concluye mañana jueves (20.00 horas), en el Auditorio de la Diputación, con un recital de la última Llave de Oro del Cante, Fosforito, leyenda viva de este arte que se apoyará en la guitarra del malagueño Antonio Soto. La bailaora Luisa Palicio pondrá el colofón a este exitoso programa. Las entradas ya están agotadas.

La última descarga de ‘Singulares’ tendrá la electricidad de una garganta mítica como la de Antonio Fernández Díaz ‘Fosforito’, uno de los grandes cantaores de la historia de este arte, que ya en su retirada gusta de este tipo de recitales donde saca las esencias, los chispazos de genio y el magisterio que aún atesora. A su lado le secundará la guitarra del malagueño Antonio Soto, otro tocaor sobresaliente de la Costa del Sol, que también viene acompañando habitualmente a otra leyenda como Agujetas.

El encuentro guardará la guinda del baile en la figura de la esteponera Luisa Palicio, bailaora que viene recibiendo el aplauso unánime de la crítica y del público en su valioso interés por recuperar la vieja escuela sevillana y saber mover la bata de cola como pocas.

Será el último encuentro de este último ciclo de Málaga en Flamenco’09 que ha vuelto a colgar el cartel de no hay billetes con bastantes días de antelación a su celebración.

Exposición de fotos sobre La Repompa

El Museo de Arte Flamenco ‘Juan Breva’ abre sus puertas a una exposición fotográfica sobre Enriqueta Reyes Porras ‘La Repompa’, que falleció en 1959 cuando sólo contaba 21 años de edad. La labor investigadora durante años de Paco Fernández y Paco Roji ha dado sus frutos con este trabajo fotográfico´que ha sido muy difícil de recopilar.

Ambos, junto al flamencólogo Gonzalo Rojo, van a ofrecer mañana jueves, día 26, una conferencia de prensa en la Peña Juan Breva a partir de las 12.45 horas. La exposición se inaugurará el viernes, día 27, a las 20.00 horas.

Carrete encuentra a su Estrella

Foto: Álvaro Cabrera/Diputación

Tengo que reconocer que el título (Carrete encuentra a su Estrella) no es mío, sino del departamento de prensa de la Diputación (quizás de Francis Marmol), pero es muy bueno y no tengo inconveniente alguno en así reconocerlo.

El bailaor de Torremolinos y la artista granadinomalagueña tuvieron el momento más mágico de la noche del pasado jueves en el auditorio de la calle Pacífico en un fin de fiesta conjunto por bulerías. Estrella Morente justificó con creces su poderío escénico y su vena flamenca que se tradujo en un auditorio en pie y una larga ovación a su término.

La tercera sesión del ciclo ‘Singulares’ estaba predestinada para la gloria. Conscientes del tándem programado por Diputación, las entradas a la venta volaron en menos de dos días y el lleno total era rotundo. Nada menos que Estrella Morente, la voz más internacional del flamenco en la actualidad, y el genio incombustible y carismático de Carrete.

Todo comenzó a fraguarse cuando la hija mayor de la casa Morente-Carbonell principió por alegrías con ese porte pinturero que lo hace todo tan artístico, tan sublime, que incluso el cante canónico queda en segundo plano. Llevada perfectamente por la guitarra guía de Montoyita y Monti, y apoyada por la percusión de Popo, los coros y palmas de su hermano Kiki Morente, Ángel Gabarre y Antonio Carbonell, atacó luego por tangos, otra especialidad de la casa.

Dejó para el cuerpo de su recital, el cante por soleá y las malagueñas, pero realmente conectó con la fibra sensible del auditorio cuando recordó el famoso tema de su padre ‘La Estrella’, donde emocionó a raudales, según el comunicado de prensa. Para terminar su actuación cantó por bulerías con la gracia y el garbo que le caracterizan con esa voz que es flor de noche y rumor de olas bravías.

A continuación el cuadro de Carrete tomó la escena para introducir al maestro de edad indescifrable en el ajo. Nuria Martín cantó con mucha entrega por tangos para darle la bienvenida a un bailaor diferente que no se parece a nadie pero que consigue la hazaña de ganarse al público en cada aparición. Sólo su porte y su elegancia evocan a un gentleman gitano henchido de heroismo vital y artístico.

Carrete sacó sus pasos a lo Fred Astaire y algo del juego de pies de Farruco, las manos histriónicas de Vicente Escudero y la gracia que sólo él tiene para convertir un taranto en llanto y risa en remates infinitos y milimétricos a compás por bulerías. Su entrada fue por alegrías, para comérselo, con su sombrero cordobés y una torería de otro tiempo.

La noche estaba entregada a las musas, al duende y la inspiración sin remedio y Estrella Morente tuvo el gesto que le honra de salir a escena para siendo figura mundial reconocer el genio de otro tipo de figura, cantó y pintó entonces sus escorzos julioromeristas con el sombrero de Carrete puesto y se abrieron las carnes los flamencos ante la estampa. Carrete zapateaba con su brío característico, y sus desplantes de puro ‘age’ y Estrella le brindaba coplas por bulerías ante un público anonadado.

Ambos cuadros jalearon a los dos y tuvieron que salir de nuevo a escena para recoger la ovación cerrada y seguir de fiesta un poquito más hasta que encarrilaron la puerta grande. A esa hora, Carrete ya había encontrado a su Estrella.