Paqui Corpas convence hasta los extranjeros

El público que acudió en la noche del sábado al restaurante La Roca de Cómpeta entendía a duras penas el idioma de Cervantes pero, sorpresas del flamenco, quizá algo más el mensaje lastimero del fandango de Paqui Corpas.

Así, la cantaora malagueña se plantó en su escenario para no dejar lugar a dudas de por qué ha sido durante muchos años la cantaora más solicitada en los festivales de la provincia. Cantó por malagueñas y abandolaos y le redujo grados de alcohol a la enésima cerveza de más de uno.

Por alegrías hizo a más de uno imaginarse la Tacita y su vaporcito mientras que en soleá puso toda la solemnidad a una barra que estaba más por entregarse a otros efluvios festivos. Acometió tientos tangos a renglón seguido y obró el milagro de ver a varios simpáticos guiris llevando el rítmo casi a compás y se dirigió a los aficionados más del terruño en el polo que ejecutó magistralmente.

Para no quitarle gracia a su presencia acabó por bulerías y fandangos y se llevó una sonora ovación final y los elogios de la feligresía que no frecuenta esta rincón flamenco de Cómpeta. La malagueña estuvo acompañada a la guitarra por Manuel Santos y a las palmas por Carmen Córdoba.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More