Julio Just Gimeno por Francisco Arias Solís

JULIO JUST GIMENO

(1894-1976)

La perspectiva de una reanudación de relaciones con

México supone una noticia jubilosa y entrañable. México

era una herida abierta en nuestra historia. Los errores

han sido quizá muchos y las equivocaciones de ambas

partes demasiadas. Por eso es preciso celebrar esta

nueva etapa previsible de nuestro diálogo y de nuestra

amistad”.

El País. (Editorial del 18 de marzo de 1976).

LA VOZ DEL MINISTRO DE LA REPÚBLICA

El 18 de marzo de 1976 José Maldonado, presidente de la República Española en el exilio hizo pública la cancelación del reconocimiento de México al gobierno republicano, que tenía entonces como jefe de Gobierno, a Fernando Valera y como vicepresidente y ministro de Emigración e Interior a Julio Just.

El político republicano, escritor y periodista Julio Just Gimeno nació en Alboraya, Valencia, el 5 de marzo de 1894 y falleció en París el 30 de octubre de 1976. Realizó sus primeros estudios en su ciudad natal y desde muy joven estuvo vinculado al blasquismo, ideología muy arraigada, por aquel tiempo, en Valencia. Fue secretario de la Juventud Republicana Nacionalista. Cursó ingeniería en Madrid y, gracias a una beca, terminó sus estudios en París. Su trabajo se orientó al periodismo y a la traducción. Fue asiduo colaborador de El Pueblo, órgano del PURA (Partido de Unión Republicana Autonomista, de ámbito exclusivamente valenciano). Fue masón y tuvo una participación muy activa en la creación y publicación de revistas y diarios republicanos valencianos: Renovación, La Voz Valenciana, Alma Joven, València Nova, Taula de Lletres Valencianes, etc. En 1924 presidió la Casa de la Democracia, sede del republicanismo valenciano. En 1928 asistió al entierro de Vicente Blasco Ibáñez, como representante de las entidades republicanas de Valencia. El 14 de abril de 1931 proclamó la Segunda República desde el balcón del ayuntamiento de Valencia. Obtuvo el acta de diputado en las tres legislaturas de la Segunda República, en las dos primeras, elecciones de 1931 y 1933, como blasquista, y en la tercera, elecciones de 1936, después de provocar una escisión en 1934, para pedir un Estat Valenciá en una España federal, como militante de la nueva Esquerra Valenciana que se integraría después en la coalición Frente Popular. En febrero de 1936 fue nombrado director general de Obras Hidráulicas y Puertos. Entre el 15 de septiembre y el 15 de mayo de 1937 fue ministro de Obras Públicas, periodo en que se iniciaron los trabajos de fortificación de Madrid e impulsaron la construcción de refugios en Madrid y Valencia. Sus discrepancias con Juan Negrín, nuevo jefe de Gobierno, determinaron que no aceptara su entrada en el nuevo gabinete. Hasta el 27 de marzo de 1939 permaneció en Valencia, de donde emprendió camino del exilio, desembarcando en Port Vendres, Francia. En el país vecino participó activamente en los trabajos de la emigración. Al ser ocupada Francia por los nazis fue detenido en Foix, y no fue extraditado a pesar de existir una petición en este sentido, no obstante, fue internado, en condiciones infrahumanas, en el campo de concentración de Vernet d’Ariège desde el 19 de febrero hasta el 6 de diciembre de 1941. Desde 1947 ocupó diversas carteras ministeriales en los sucesivos gobiernos de la República en el exilio: Ministro de Defensa e Interior (1947), ministro de Gobernación (1947-1949), ministro de Acción en el Interior y en el Exilio (1951-1956), ministro de Justicia y Acción en el Exilio (1956-1960), vicepresidente y ministro de Emigración e Interior (1960-1962), ministro de Emigración e Interior (1962-1971) y vicepresidente y ministro de Emigración e Interior (1971-1976). Trabajó como traductor en organismos dependientes de la ONU, entre 1951 y 1956, y fue de los pocos exiliados españoles que escribieron en periódicos franceses.

Entre los títulos más relevantes de sus obras citaremos: Blasco Ibánez i València (1929), Siembra republicana (1930), Veteranos de la República (1932), La Pluma en la barricada (1934), Ayer y hoy de los republicanos (1936) y Bajo las luces de la guerra (1936).

Finalizaremos esta semblanza del ministro republicano Julio Just, con un párrafo del artículo “La hora del desquite”, publicado el 2 abril de 1977, en el conocido diario Proceso de México: “Nosotros sostuvimos la República española, pero ¡cuánto nos sostuvo -y aún sostiene- su obra espiritual! Al fin, la República nos dio más de lo que recibiera”.

Francisco Arias Solís

Donde mora la libertad, allí está mi patria.

Portal de Internautas por la Paz y la Libertad y de Foro Libre.

URL: http://www.internautasporlapaz.org

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.