Por qué las dietas no suelen funcionar

La base de cualquier dieta es controlar el hambre y controlar el balance energía gastada-consumo de calorías. Parece cosa fácil, pero realmente no lo es, podríamos decir que las dietas no funcionan -en general- porque si fuera así todos estaríamos delgados.

Según la neurocientífica Sandra Aamodt, aunque todos sabemos de dietas, poca gente sabe  que los dos factores anteriores para tener éxito están controlados por el cerebro, por lo que nuestra lucha contra la balanza es una lucha de nosotros mismos con nuestro cerebro.

Al igual que no pensamos en respirar o en como debemos mover las piernas para andar, el cerebro también se encarga automáticamente de estimar qué peso es el que necesitamos, esto sería el punto de ajuste, y claro, este punto puede fluctuar en por lo menos 10 kilos, (y esto, lamentablemente, podría coincidir con lo que pensamos que nos sobra)

Si iniciamos una dieta y bajamos el consumo de alimento el cerebro pensará que nos podemos morir de hambre, y no entenderá que estamos a dieta (porque esto es un concepto nuevo en la evolución del hombre), por lo que hará todo lo posible por que volvamos a nuestro peso “ideal”.

Una de las reacciones del cerebro es que los músculos quemarán menos energía para ahorrarla, ya que el aporte del exterior es menor. Esto podría explicar por qué hay gente delgada que come mucho y no engorda y por qué se recupera tan pronto el peso después de terminar la dieta.

Lo malo de todo esto es que el punto de ajuste puede subir, y de hecho con el paso de los años sube, pero no suele bajar, y aún peor es que las dietas podrían contribuir a que esto pasara. Con el aumento de peso paulatino el cerebro puede “pensar” que ese es el peso adecuado que se va ajustando al alza.

Lo que propone Sandra Aamodt es que en lugar de ser comedores controladores seamos comedores intuitivos, es decir, que seamos conscientes de que el exceso de alimentación es nocivo para nuestro cuerpo,  en mayor medida incluso que otros malos hábitos como el tabaco o el sedentarismo. Que tengamos presente que a los cinco años de iniciar una dieta la mayoría de las personas están mas gordas que al principio de hacerla. y de ser conscientes de cuándo tenemos hambre de verdad y cuándo estamos saciados para parar de comer.

Se trataría de ir conociendo las señales de nuestro cuerpo, lo que ella llama mindfull eating (atención plena en la comida) para comer y dejar de comer cuando ya estamos saciados en lugar de controlar lo que comemos, la energía que gastamos y nuestro peso a diario.

Es una propuesta muy interesante, habrá que probar esta antidieta.

En este vídeo podéis ver la charla de TED completa:

 

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.