¡Hola mundo!

¡Hola Humanos!

 
Hoy “nazco” como bloguero. Ha sido un parto difícil y largo, o al menos a mí me lo ha parecido quizás por el deseo de experimentar y conocer cosas nuevas que tiene alguien a punto de nacer a un nuevo y desconocido mundo y que por naturaleza debe evolucionar y dejar de ser frágil, creciendo día a día y madurando con la extraordinaria experiencia de la vida.
 
Creo que me toca presentarme.  Me llamo Jesús Hita Millán, tengo 21 años recién cumplidos, y soy malagueño de nacimiento y pensamiento aunque, cosas del destino, desde hace 4 años vivo en Leicester, ciudad situada en el centro de Inglaterra y en cuya Universidad estudié Genética y Bioquímica Médica y en la que continuo formándome con un postgrado en Cáncer y Biología Molecular.  Quizás os suene la Universidad de Leicester porque en sus laboratorios en 1984 el profesor Alec Jeffreys desarrolló las técnicas de la huella genética y del perfil de ADN que, en la actualidad, son usadas por la ciencia forense para ayudar a la policía en sus trabajos de investigación. Aunque oficialmente jubilado como docente, al Dr. Jeffrey todavía se le ve por los laboratorios de la Universidad donde sigue dirigiendo diversos proyectos de investigación  (genio y figura,…).
 
Me hacía pero que mucha, mucha ilusión desde hace tiempo tener la oportunidad de colaborar en el Diario Sur de mi ciudad con un blog que he llamado “HUMANOS Y OTRAS COSAS FRÁGILES”, con el único fin de recoger y narrar a mi manera algunas de las muchas cosas que ocurren todos los días, han ocurrido o podrían ocurrir en un futuro,  en el fascinante “mundillo” de la biomedicina, la bioquímica y la genética y no dejar  que quede demasiado aislado de todo aquel que tenga interés en ello.
 
Intentaré que todo lo que publique sea lo mas claro posible y que tenga interés para vosotros; de nada serviría enrollarme sobre detalles superfluos o demasiado complejos o sobre eventos de poca trascendencia si al final no son interesantes.  Mi idea es por tanto centrarme y dar a conocer noticias de relevancia científica, ya provengan de revistas y artículos profesionales especializados recientes o que forman parte de la historia biomédica, sin descartar por supuesto el poder comentar las noticias de rabiosa actualidad que vemos por la televisión o leemos en la prensa nada mas levantarnos.
 
Me propongo aportar críticas objetivas y reflexiones propias sobre los temas que trate, e incluso algún debate interno sobre la bioética que pueda estar relacionado con todo ello intentando al mismo tiempo presentarlo de forma amena y hacerlo entretenido con cada reseña, y sobre todo, pasarlo bien escribiendo sobre lo que realmente me apasiona.
 
Con esto dicho, espero tener algo para vosotros en breve, ya que ahora mismo está mi sección un poco “en construcción” como podréis ver.
 
Hasta muy pronto y… ¡Un cariñoso saludo desde Inglaterra a mi Málaga!

Tres Padres y un Biberón

Hola a todos, hoy os traigo una pequeña reflexión sobre la bioética en la actualidad biomédica. A principios de este mes de febrero ha vuelto a tener impacto mediático la existencia de hijos de tres padres genéticos, y es que el Reino Unido puede ser muy pronto el primer país en legalizar la creación de bebés con ADN de tres personas distintas. Para aquellos de vosotros que no hayáis oído hablar de este procedimiento antes de este momento os puede sonar un poco a película mala de serie B con una trama sobre laboratorios clandestinos creando mutantes malignos (si tenéis una imaginación tan “ávida” como la mía) o incluso os puede parecer un juego a ser dios. Sin embargo, no nos alarmemos con tanta facilidad. Es muy fácil llegar a conclusiones precipitadas debido a la desinformación y a la dramatización, así que por ello examinemos realmente lo que sería un niño de “tres padres”.

 

Para empezar, se trata de un hijo concebido usando esperma de un solo padre y óvulos de dos madres distintas. El núcleo de uno de los óvulos, que contendría el material genético de una de las dos madres, es descartado y sustituido por el núcleo del óvulo de la otra donante. El resultado sería la fecundación, con el esperma del padre, de un óvulo con material genético de la madre (y su pareja en la mayoría de los casos) y con el resto del óvulo de una donante sana. De este modo se sustituiría toda la maquinaria necesaria para el desarrollo del embrión que contiene un óvulo. El interés principal es remplazar las mitocondrias no funcionales de un óvulo, ya que existen numerosas enfermedades causadas por la presencia de mitocondrias en nuestras células que no producen toda la energía que deberían o que están demasiado dañadas para funcionar. El método que os he descrito evitaría la aparición de la enfermedad en parejas que supiesen que su bebé heredaría mitocondrias defectuosas.

 

Hasta aquí no vemos nada que se salga mucho de lo normal, ya que conocemos numerosas manipulaciones que se llevan a cabo en óvulos y espermatozoides durante la fecundación in vitro por problemas de fertilidad. Además, ¿realmente está justificado decir que un bebé nacido a partir de este procedimiento tiene tres padres genéticos? El individuo realmente poseería el material genético solo de la pareja que haya decidido tenerlo, y parte de material celular de una donante sana que no contribuiría a su identidad, ¿no es así? Pues parece haber otra perspectiva de esto.

 

Las mitocondrias son orgánulos presentes en grandes números dentro de cada una de nuestras células que les proporciona energía por medio de la respiración aeróbica, consumiendo oxígeno y glucosa en el proceso. Sin embargo, las mitocondrias son orgánulos muy singulares, ya que tienen su propio código genético integrado dentro de su estructura, completamente ajeno al ADN del núcleo de la célula. Este ADN mitocondrial se encuentra ordenado en forma de “loop”, ADN circular típico de células procariotas. Por esta razón, mucha gente considera que bebés con material genético de una pareja y con mitocondrias de una donante tienen por definición tres padres, y material genético de tres personas. Esto es discutible, ya que el material genético de la mitocondria no contribuye en la identidad de una persona; es de uso exclusivo en el funcionamiento de la mitocondria, y el genoma de nuestras mitocondrias apenas varía entre personas, ya que solo hay grandes variaciones causadas por varias mutaciones que resultan en graves enfermedades. Esto se debe a que, según la teoría de la endosimbiosis, el origen de la mitocondria pudo ser la integración de una célula procariota ancestro de la mitocondria en una célula eucariota que después evolucionó hasta convertirse en la célula humana que hoy conocemos.

 

Ilustración de la teoría de la endosimbiosis, donde una célula procariota es adoptada e incorporada a una célula eucariota (*y no "ucariota" como aparece en la imagen), dando a lugar al primer ancestro de nuestras células con mitocondrias.

 

Esto presenta a la mitocondria como algo externo al ser humano, algo que aunque sea de valor incalculable para nosotros, no define nuestra identidad. Por esto, me gustaría asemejar el remplazo de las mitocondrias de un óvulo o embrión en desarrollo al trasplante de un órgano como puede ser un riñón, dónde la identidad del recipiente no se vería alterada por tal intervención. Espero que esto sirva de crítica hacia las críticas de esta propuesta del gobierno británico, las cuales quieren tachar el proyecto de abominable al manipular y modificar la vida. Es cierto que pueden surgir problemas de seguridad en el ámbito de la salud del bebé y el embarazo de la madre, y para ello el procedimiento aun necesita ser testado, mejorado y asegurado para evitar efectos secundarios en humanos, pero no se debe apartar la vista de lo que puede llegar a ser la salvación de numerosas parejas y sus hijos e hijas.

 

Esta es mi reflexión en cuanto al tema, espero no haberos aburrido con tanta bioética, pero es un tema que no se puede separar de la investigación biomédica.

 

¡Un saludo, y hasta pronto!

CSI: Leicester

Hola amigos, de nuevo con vosotros después de algunas semanas desde mi presentación, y aprovechando que estoy unos días en Málaga, os dejo con un pequeño avance.

 

Sería muy injusto por mi parte no hacer referencia en mi primera publicación a la figura de Sir Alec Jeffreys, catedrático de Genética de la Universidad de Leicester, y al que tuve el privilegio de conocer hace tres años cuando estuvo impartiendo algunas de sus últimas clases magistrales.

 

Es muy posible que recientemente hayáis leído en la prensa que el pasado 10 de septiembre se celebró el 30 aniversario del descubrimiento de la Huella Genética y del perfil de ADN en la Universidad de Leicester, en Reino Unido.  Además, al día siguiente se celebró también el 50 aniversario de la creación del departamento de genética en la misma universidad, produciendo bastante ruido y movimiento en la ciudad que yo mismo he podido observar en los últimos meses. Estas dos fechas marcan un importante hito histórico y suponen uno de los grandes legados a la ciencia biomédica, definiendo en gran medida su identidad como universidad y ayudándola a ser considerada como la institución número uno en genética en Inglaterra. Y todo ello, gracias en parte a lo que inicialmente parecía solo una idea como hipótesis de trabajo concebida por el Dr. Jeffeys (Sir Alec Jeffreys, desde que en 1994, fue nombrado caballero por la reina Isabel II del Reino Unido, por servicios a la ciencia y la tecnología).

 

El 10 de septiembre de 1984, Sir Alec Jeffreys tuvo su propio momento “Eureka” y descubrió una poderosa utilidad para el genoma humano: identificar similitudes y diferencias entre individuos. Como la mayoría de los descubrimientos biomédicos de su calibre, surgió a raíz de una línea de investigación condicionada por la casualidad de la situación, ya que al ver varias muestras de ADN en placas de rayos-X que pertenecían a un técnico de su laboratorio y a varios miembros de su familia vislumbró la posibilidad de encontrar parentescos entres varias muestras de varios individuos e incluso cotejarlas con el mismo para confirmar su identidad. Este método funcionaba de forma parecida al juego de “encontrar las 7 diferencias”, cotejando muestras de ADN muy variables entre humanos y únicas a cada persona, denominadas micro satélites, permitiendo así la identificación de un patrón de similitud idéntica entre muestras de ADN de un mismo individuo sin posibilidad de repetir tal patrón en ninguna otra persona. A día de hoy, este sigue siendo el método más fiable y utilizado para imputar o descartar a un presunto criminal, por la que este descubrimiento tuvo un gran impacto tanto en el mundo de la ciencia como en el ámbito legal y forense.

 

Sir Alec Jeffreys sujetando una autorradiografía muy parecida a la que produjo para su primer análisis de ADN.

Una razón por la que esto vuelve a ser noticia reciente es que, a falta de series televisivas policiales y de investigación forense (nótese la ironía), la cadena británica ITV comenzó el rodaje en Leicester de una serie dedicada al descubrimiento de la Huella Genética y su primer uso forense, Code of a Killer, que causó un revuelo impresionante en Reino Unido con el caso del doble asesinato y violación de dos jóvenes adolescentes en 1983 y 1986 en Leicestershire. Las autoridades Inglesas tenían a un sospechoso principal de los asesinatos, pero necesitaban una confirmación más, ya que carecían de pruebas concluyentes, y pidieron ayuda al Dr. Jeffreys usando su recién descubierto método de análisis genético. Cuando analizó muestras biológicas encontradas en ambas jóvenes y las cotejó con el sospechoso, no solo encontró que éste era inocente, sino que además sirvió para identificar al verdadero criminal, Colin Pitchfork.

 

Con algo de suerte, esta serie podrá hacer algo de justicia a la explicación de métodos científicos usados en investigaciones forenses, que ya venía haciendo falta, y menos planos de policías rebeldes pronunciando frases hechas mientras se ponen gafas de sol, sobre todo porque en Leicester apenas hace sol…

 

 

Bueno, por ahora eso es todo, muy pronto os volveré a traer una noticia de relevancia biomédica que considere interesante.

 

¡Un saludo y felices fiestas!

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.