Está cambiando, lo que no fue, ya no podrá ser.

 

25-6-13

Se está produciendo el cambio generacional.

Hay personas a las que yo ya no podré atender como psicoanalista, tendrán que comenzar su tratamiento con psicoanalistas más jóvenes.

Hay personas que deben ir pidiendo su primera entrevista conmigo, de no hacerlo así estarán retrasando la salida de la/su crisis un par de años.

 

 

www.htpsicoanalisis.com

Charla de Psicoanálisis: ¿Se puede acabar con las guerras?

CHARLA DE PSICOANÁLISIS

EN MÁLAGA 

EL POR QUÉ DE LA GUERRA

 (ver online)

Impartida por la psicoanalista Helena Trujillo

Jueves 10 de Noviembre a las 19:30 hrs.

Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés

C/Hilera, s/n

¿A quién no le gustaría que las guerras dejaran de existir?
¿Es posible imaginar un mundo sin conflictos bélicos?
¿Se puede alcanzar la paz a través de la guerra?
Una mirada a la historia nos muestra una serie incesante de conflictos entre un grupo social y otro, que casi siempre se deciden mediante la confrontación de fuerzas en la guerra. La mayoría de estos conflictos ha sido motivado por el deseo de dominación de unos pocos. ¿Cómo es posible que la clase gobernante someta al servicio de sus ambiciones la voluntad de la mayoría?
Nos guiaremos por la mirada del Psicoanálisis para entender el papel de la agresividad, la desigualdad, el deseo de dominio, el papel de las pulsiones en el juego entre la guerra y la paz.

ENTRADA GRATUITA

Organiza Helena  Trujillo, Grupo Cero y Ámbito Cultural

 

 

www.htpsicoanalisis.com

 

AGENDA DE ACTIVIDADES PSICOANALISTA HELENA TRUJILLO

Relaciones de Pareja: mi mujer me quiere dejar

ELLA RETOMÓ TU CAMINO A LA VIDA


Tal vez a usted le haya pasado lo mismo. Se dejó llevar por sus deseos, el amor, fue dejando de lado a las amigas, ya no tenía tiempo, le apetecía estar con su pareja. Puede que  ponga como excusa que ellas también tenían su vida, sus compromisos, pero usted no se dio cuenta de que dejaba atrás las relaciones que la mantenían viva, aquellas con las que se divertía, con las que hablaba, iba de compras, compartía sus inquietudes, sus compañeras. Se metió de lleno en su relación de a dos y todo su tiempo lo repartía entre las tareas diarias y él, la familia y él, el trabajo y él.

 

Pasaron los años y llegaron los hijos, las papillas, los pañales, los cambios de humor, la falta de tiempo para salir, la desgana sexual, los enfados, la suegra, el dinero… Empezaron a salir las primeras arrugas, las canas, la casa se fue convirtiendo en su palacio o su cárcel. Ahora se siente desencantada, no sabe cómo ha llegado hasta aquí, el vaso se fue colmando y ahora ha rebosado. Su pareja ya no le llena como antes, apenas hablan, él quiere saber a dónde va, con quién habla, opina sobre la ropa que se pone y sobre el dinero que gasta, no colabora lo que debería en el cuidado de los niños y en la cama ya no saltan las chispas como antes. La distancia entre ambos se ha hecho patente, ya no aguanta más. Si buscamos el detonante de este rechazo tal vez no lo encontremos, puede que haya sido la suma de muchas cosas, o que alguien avivó el deseo dormido, o que despertó del letargo en el que estaba sumida.

 

Muchas parejas llegan a terapia en este estado de cosas. “Ella ha cambiado, dice que me quiere dejar”. “¿Cómo no me he dado cuenta?”. “Ya no lo deseo”. “Quiero sentirme libre”. Dejarse llevar por el amor sin guías es un viaje muy peligroso que tiene consecuencias. Las pasiones no suelen ser buenas consejeras, hay que domeñarlas y marcarles un rumbo que tenga en cuenta la vida que uno ya tenía. Si dejamos de lado las aficiones, los amigos, la familia, la privacidad… acabaremos  por sentirnos prisioneros en muros que nosotros mismos hemos levantado. Si alguien, para estar contigo, te pide que seas otra persona, tal vez debas elegir otro compañero/a. Lo que al principio parece amor y confianza, luego lo llamamos celos y control. Para poder disfrutar de la vida de pareja, primero hay que disfrutar de la vida de cada uno, respetarnos a nosotros mismos y respetar el tiempo de la otra persona. Comprender los gustos de las demás personas es imposible, sólo podemos aceptarnos diferentes y pactar para poder convivir. Las personas felices irradian felicidad a su alrededor. Las personas sacrificadas acaban vengándose. No siempre el camino de la vida feliz sea separarse, muchas veces es pensar y comportarse de forma diferente a como lo venían haciendo, ser otros y descubrir, día a día, cómo pueden ser felices y hacer felices a esa persona que han elegido como compañero/a de vida.

 

 

Helena Trujillo

Psicoanalista – Asesora Matrimonial

www.htpsicoanalisis.com

¿Cómo afrontar una separación?

ESTÁ TODO PERDIDO

Su cabeza gacha no anuncia nada bueno, tiene los ánimos por los suelos. Comenzamos a conversar, evita por todos los medios que las lágrimas acudan a sus ojos, pero no es fácil. Siente que su vida, tal y como la había planteado, se ha venido abajo. La única salida que ve posible es la separación, pero no es ningún alivio para su mal. La familia que ha construido en los últimos 9 años se esfuma. Ella se queda con los hijos, la casa y el dinero. Él, según sus palabras, se queda con una mano delante y otra detrás. Cierra las puertas a todo futuro esperanzador, con esa perspectiva, ni ganas le quedan de volver a emprender nuevos proyectos.

Su impotencia es mayúscula, hablar con ella es imposible, siempre acababan en discusión. El paso de los años les ha alejado de manera tal, que hoy son como dos desconocidos que comparten un mismo domicilio y el apellido de sus hijos. Ella le niega su papel frente a los hijos, se ocupa de todas las tareas, de las reglas y no cuenta con él. Ha intentado mil veces cambiar esta situación, sin embargo nada puede hacer frente a su hermetismo. O conmigo o contra mí, parece que reza el lema que dirige la vida de su esposa. Convivir se ha hecho insostenible. Se siente un pelele y ya no puede soportar más el silencio. Un grito sordo se dibuja en su rostro mientras conversamos. ¿Qué hago? Parece decirme con sus ojos.

Ya  intentaron la terapia de pareja, que ambos se implicaran en un cambio de rumbo y su vida de pareja fuera diferente, pero dos no son felices si uno no quiere. Ella no quiso, ha centrado su deseo en sus hijos y se ha olvidado del hombre con el que había decidido compartir su vida. Su suficiencia es tal que ni en la cama muestra deseos hacia ese hombre que lo ha dado todo por esa relación.  ¿Cómo se ha llegado a esto?

Las relaciones de pareja no traen un libro de instrucciones. Nadie sabe cómo van a ir las cosas, qué pasará cuando se inicie la convivencia, cuando nazcan los hijos, nos seguiremos deseando en el transcurso del tiempo… A todos nos gustaría tener respuestas para estos interrogantes. Pagaríamos lo que hiciera falta si alguien nos diese las claves de la felicidad. Qué no daría él para acceder al corazón de su mujer y volver a ilusionarla como antes.

Ahora lo da todo por perdido y se entrega, sin más, a la marea negra de su tristeza. Renuncia a vivir. En su melancolía, no es capaz de defender sus propios derechos como padre, como hombre que tiene que rehacer su vida y optar de nuevo al amor. En nuestra conversación está la posibilidad de agarrarse a una esperanza o dejarse caer definitivamente. Nadie llega gustoso a una separación, es duro, algo se pierde siempre, pero la vida sigue adelante y se puede afrontar de modo que se nos abran las puertas de una nueva vida. En este momento, soy la mano que puede darle las fuerzas que ahora no tiene, las palabras que no sabe pronunciar, la luz en medio del túnel de los sentimientos. Ahora le toca decidir entre su soledad o el mundo. Aquí le espero.

 

Helena Trujillo

Psicoanalista – Asesora de Parejas

info@htpsicoanalisis.com

´Ya no se aguanta a la pareja como antes´ Entrevista en La Opinión de Málaga a Helena Trujillo

´Ya no se aguanta a la pareja como antes´

La doctora Helena Trujillo, especialista en relaciones sentimentales, desgrana el mundo ‘Stay Over’

ADELA MÁRQUEZ ¿Cómo ve a estas nuevas parejas Stay Over en España?
En diversos lugares y desde hace bastante tiempo, han surgido parejas, en muchas ocasiones segundas y terceras relaciones, que optan por esta forma de convivencia, tú en tu casa y yo en la mía. En ocasiones las malas experiencias anteriores y en otros casos el propio anhelo de independencia, llevan a que se opte por esta forma de relacionarse. A pesar de que haya existido y exista, no siempre se le da la publicidad que se debiera a esta otra opción de vivir en pareja, en ocasiones llega a estar mal visto por la moral tradicional, como si fuera una muestra del egoísmo de las personas, como si quererse llevara implícita la necesidad de compartir las mismas cuatro paredes. Estoy convencida de que va a ser una opción cada vez más frecuente y muy saludable, porque las nuevas parejas no siempre optan por la vida familiar, muchos eligen invertir en sus vidas profesionales.

¿Cuál es el perfil de esta pareja?
Según estamos viendo, parece que este estilo de cada uno en su casa suele ser más frecuente en parejas jóvenes, independientes, con poder adquisitivo, mujeres que no están dispuestas a perder su individualidad… A veces no es una elección, sino una circunstancia, como la de trabajar en ciudades diferentes; la realidad elige por uno. Pero hay otros que consideran que ésa es su forma de vivir en pareja, que cada uno mantenga su hogar y poder estar en uno u otro sitio sin perder su independencia.

¿Por qué  cree usted que está proliferando esta nueva forma de pareja?

Porque están cambiando los convencionalismos, ya no se «aguanta» a la pareja como antes, ahora cuando las cosas no funcionan las personas deciden poner punto y final y seguir su camino. El hecho de que la mujer trabaje le ha dado más independencia y capacidad de decisión. Existen ambiciones que antes no eran frecuentes en las mujeres, quedarse en casa ya no es una opción válida para la mayoría. Muchas parejas se establecen a una edad más avanzada, muchos ya tienen vivienda propia, se busca la realización en el amor como un acompañamiento a la vida, no como el objetivo de la vida.  Creo que en el futuro será una opción muy válida para las parejas.

¿Qué ventajas hay? 

Que cada uno de los miembros de la pareja mantiene su individualidad e independencia; la idea de estar 24 horas juntos como una señal del amor hace que muchos se olviden de que lo importante es el respeto, que hay que mantener las relaciones con los amigos y los gustos propios. El comienzo del fin es cuando abandonamos la vida que teníamos y que nos gustaba porque nos hemos enamorado. En el sacrificio comienza la venganza. Con el tiempo le reprochamos al otro haber hecho de nuestra vida una vida triste, en lugar de hacernos nosotros mismos responsables.

¿E inconvenientes?
El inconveniente puede tener que ver con la vida familiar, es más difícil si hay hijos de por medio, el tema de la organización doméstica, las pautas educativas, el reparto de tareas… También en el aspecto económico hay que mantener dos domicilios y hay más gastos. Por otro lado, los celos pueden intervenir en personas con predisposición a ellos. A veces la única forma de confiar en nuestra pareja es saber lo que hace en todo momento y cuando no lo sabemos comenzamos a fabular y malpensar. Sólo personas sanas y civilizadas pueden optar por esta forma de vivir.

Juntos pero no revueltos

La doctora Trujillo lleva muchos años atendiendo a parejas con graves problemas y crisis sentimentales y matrimoniales. Asegura que estas parejas que acuden a terapia suelen vivir en el mismo domicilio, porque es justamente la convivencia la que más quema la relación, baste decir que compatibilizar las costumbres, respetar los gustos, tolerar la individualidad no es nada fácil para las personas cuando están en pareja. La doctora intenta ayudarles a entender que hay otras formas de amar, que las personas necesitamos un tiempo para nosotros mismos y que estar en el mismo lugar no siempre es estar juntos, a veces cuando se está en diferentes lugares se ama mejor, porque se goza y se respeta más. Los Stay Over no tienen esos problemas. Tendrán otros, por supuesto, pero los provocados por el roce de la convivencia, jamás. Es una gran ventaja que tienen que saber aprovechar. Precisamente muchos de ellos eligen esta forma de vida por ese motivo. Es mucho más fácil cómodo llevar bien una relación cuando no te levantas y te acuestas cada día de tu vida con esa persona. Trujillo asegura que lo que hacen básicamente estas parejas es prevenir antes de curar: en vez de arriesgarse a que la relación se rompa y no haya vuelta atrás, viven en casas separadas para huir de la monotonía, de la cotidianidad y de la falta de intimidad. Es una elección libre, tan respetable como cualquier otra. La vida nos pone muchas pruebas, ¿por qué ponernos nosotros una más?

 

www.htpsicoanalisis.com

¿Lo intentaste? Hay solución a los problemas de pareja

¿LO INTENTASTE?

¿Cuántas veces te dijiste a ti mismo que lo ibas a intentar, que esta vez era la definitiva? ¿Cuántas le prometiste a tu pareja que ibas a cambiar? En ese momento todo parece terrible, el sufrimiento es máximo, uno quiere salir de ahí y siente su deseo de cambiar como verdadero, pero ¿basta la intención? No es preciso responder a esta última pregunta, todos sabemos que no es suficiente, sin trabajo no hay cambios y no hay resultados.

Más de 11 años de experiencia como psicoanalista y asesora matrimonial me demuestran que la mayoría de esos intentos se quedan en “inventos”, calmantes temporales del malestar que no se traducen en ningún acto comprometido. Algunos llegarán a descolgar el teléfono, tal vez a acudir a una primera consulta, ¿pero después? ¿hay un después? En la mayoría de los casos hay abandono de lo que nunca se comenzó seriamente, excusas baratas fruto de la desidia y la incapacidad de reconocer que son necesarios los compromisos.

Es esta una de las causas más importantes de los fracasos matrimoniales, mucha promesa de cambio que luego se traduce en nada y al final parece que le estás hablando a una pared. Cómo convivir con alguien que no es capaz de escuchar y tener en cuenta las demandas de su pareja. No se trata de obedecer como un gil a las demandas del otro, pero sí de tenerlas en cuenta, no en vano, cuando el río suena…

Primer aviso: no se haga el sordo/a.

Segundo aviso: acepte que todos, alguna vez, muchas veces, necesitamos ayuda.

¿Por qué le resulta tan difícil aceptar que solos no han podido solucionar sus desencuentros? Por supuesto que separarse le evitará problemas, pero le dará otros. No es esa la solución, hay otras.

 

Helena Trujillo

Psicoanalista y terapeuta de parejas

www.htpsicoanalisis.com

RELATOS DESESPERADOS I

RELATOS DESESPERADOS I

El tren estaba a punto de salir, aunque ella aún no sabía a dónde se dirigía. Sus compañeros de viaje acomodaban las maletas en los compartimentos e irradiaban la alegría y ansiedad propias de un trayecto que comienza. Ella no llevaba equipaje, tan sólo un billete que la conduciría a alguna parte, lejos de sí misma, por ahora, su máxima enemiga.

Se sentía un peligro, no sólo para su propia existencia, también para la de aquellos que tanto amor le mostraban. Algo se había roto y ella había quedado desorientada, en medio de ese inmenso desierto que era su vida. El mundo se construía cara al futuro, pero ella no veía más allá de su propia miseria. Torpe y sumisa, era arrastrada por el movimiento, cada vez más veloz, de ese tren. No había forma de apearse. La muerte no era una opción y sus fuerzas eran insuficientes para detener ese torrente de deseos múltiples. Debía confiar, como nunca hasta ahora había hecho. Ser sombra de su pasado y cambiar toda su vida en ese viaje.

Helena Trujillo

RELATOS DESESPERADOS I

RELATOS DESESPERADOS I

El tren estaba a punto de salir, aunque ella aún no sabía a dónde se dirigía. Sus compañeros de viaje acomodaban las maletas en los compartimentos e irradiaban la alegría y ansiedad propias de un trayecto que comienza. Ella no llevaba equipaje, tan sólo un billete que la conduciría a alguna parte, lejos de sí misma, por ahora, su máxima enemiga.

Se sentía un peligro, no sólo para su propia existencia, también para la de aquellos que tanto amor le mostraban. Algo se había roto y ella había quedado desorientada, en medio de ese inmenso desierto que era su vida. El mundo se construía cara al futuro, pero ella no veía más allá de su propia miseria. Torpe y sumisa, era arrastrada por el movimiento, cada vez más veloz, de ese tren. No había forma de apearse. La muerte no era una opción y sus fuerzas eran insuficientes para detener ese torrente de deseos múltiples. Debía confiar, como nunca hasta ahora había hecho. Ser sombra de su pasado y cambiar toda su vida en ese viaje.

Helena Trujillo

Psicoanálisis. Tratamiento intensivo de verano. Precios muy asequibles.

Helena Trujillo – Psicologa – Psicoanalista
Mas de 10 años de experiencia.
Tratamiento intensivo de verano, meses agosto y septiembre.
2 o 3 sesiones semanales. 50% descuento sobre tarifa habitual.
Empiece hoy a sentirse mejor.
El psicoanalisis es muy efectivo desde las primeras sesiones de tratamiento.
Consulta en Málaga y Madrid
También CONSULTA ONLINE
Solicite una entrevista telf: 626 67 33 22

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.