Ahora Andarán Diciendo. Flamenco sobre la arena.

Espectáculo de Poesía y Flamenco
Miguel Oscar Menassa y Virginia Valdominos
Contacto comercial: telf 626 67 33 22

Estalla tu cintura en sensuales movimientos
ante la voz del poeta, hechicero de la pasión,
rompiendo las olas con su verbo.
Danza marítima, cuerpo y palabra,
incendian la hoguera de los sentidos,
producen nubes de vapor salino.
Pies desnudos sobre la arena del tiempo
transforman la superficie con su insistencia,
mientras las manos ensortijadas peinan el vacío.
Las palmas desvelan el sol del mediodía,
resonando cual timbales de guerra
que anuncian la fusión de los cuerpos.
Amantes, víctimas de lo imposible,
fundan híbridas presencias
que manan del profundo azul.
Pasión racial se abraza al último aliento,
se sumerge, imposible, en el final del verso
para nacer, renovada, en un nuevo canto.
Helena Trujillo
info@htpsicoanalisis.com
Contacto: 626 67 33 22

Taller de convivencias para parejas. Aprende a llevarte bien con tu pareja.

Este verano, aprovecha el tiempo para llevarte mejor con tu pareja.


Los miércoles a las 20:30 horas nos encontraremos para abordar en grupo modos de comunicarse y relacionarse de una forma más saludable.


EN MÁLAGA.


Sólo 150 euros por pareja.

Plazas limitadas.

Coordina la actividad la psicoanalista y terapeuta de parejas Helena Trujillo.

Más de 10 años de experiencia.

Inscripciones teléfono 952 39 21 65.

Poesía y Flamenco “Ahora andarán diciendo”. Éxito en Málaga.

POESÍA Y FLAMENCO: AHORA ANDARÁN DICIENDO
MÁLAGA JUNIO 2011

Disfrutamos de la belleza de la poesía de Miguel Oscar Menassa y del baile de Virginia Valdominos, ¡Qué arte desprenden!
¡Volved pronto a Málaga!


Ahora andarán diciendo, la historia de un amor imposible, donde palabra y movimiento se entrelazan alcanzando gran belleza, conjuga la poesía de Miguel Oscar Menassa, candidato al premio Nobel de Literatura 2010, que celebra sus 50 años en la poesía, el baile de Virginia Valdominos, psicoanalista, y la guitarra de Kepa Ríos, ingeniero de telecomunicaciones. Ejemplo manifiesto de una formación artística y humana destinada a al producción de un nuevo concepto de salud.

La novedad artística que nos presentan es la cuidada selección de los poemas y la integración de la música y el baile como fundamento poético. De la mano de una gran obra poética como es la poesía de Menassa, que se hunde en las raíces del hombre desde su primer libro de poesía, Pequeña historia, escrito allá por 1961, hasta esta nueva producción en 2011 que se proyecta en la imagen, en la voz, en el cuerpo.

El poeta se nutre de la autenticidad y el misterio del flamenco, expresión más genuina de la cultura andaluza, resultado del mestizaje de culturas como la fenicia, la cartaginesa, la griega, la romana, la gitana, la árabe, la judía, etc. Poesía y Flamenco, dos caras de una misma moneda, que hablan al corazón, lo rompen para siempre con su belleza. Soledad, amor, muerte son protagonistas del baile de los versos. Al compás de los movimientos llega la letra, haciéndonos alcanzar un nuevo sentido de lo humano.

El espectáculo no necesita más presentación que escuchar los acordes de guitarra que abrirán un nuevo tiempo para el público.

Helena Trujillo

Quiero el divorcio

QUIERO EL DIVORCIO

Su pareja le ha dicho que ya no aguanta más, quiere la separación. Tal vez no es la primera vez que lo escucha, fruto de una discusión, pero ¿y si esta vez es la definitiva? Muchas veces hacemos caso omiso a estas “advertencias” y dejamos que el tiempo pase o que unas palabras cariñosas vengan a poner paz y después gloria. Pero, todos sabemos que las cosas se dicen por algo, si su pareja le pone de manifiesto que no está a gusto, que no quiere seguir en esas condiciones, tenemos que poner manos a la obra si no queremos que la relación se vaya al traste.

Tras más de diez años de experiencia en terapia de pareja he podido ver casos muy diferentes y no siempre la separación es la peor solución. Falta de comunicación, incomprensión, falta de libertad, disminución del deseo sexual, problemas psicológicos en algún miembro de la pareja, infidelidad… son algunos de los problemas más frecuentes. Si hacemos un examen superficial de lo que puede ser una vida de un ciudadano medio vemos que la felicidad individual es un estado que choca, en muchas ocasiones, con los intereses de las personas allegadas. Tomando las palabras de un gran poeta: La libertad individual no es un bien de la cultura, pues era máxima antes de toda cultura. Es cierto que el desarrollo individual y social ha deparado, cada vez, nuevos y mayores compromisos, restricciones de la libertad personal y una limitación de los placeres inmediatos, muchas personas son incapaces de soportar tales límites y caen presa de la insatisfacción y/o neurosis. Otros muchos, aceptan la relación coste-beneficio y entienden que todo progreso conlleva la asunción de nuevos pactos, la transformación de ciertos valores y tendencias personales, lo que podemos entender como progreso.

En este sentido, para muchos vivir en pareja o tener hijos se ha convertido en un peso que se arrastra día a día y se vive con cierta insatisfacción. Muchos siguen anhelando una libertad que sólo pueden otorgarse ellos mismos, un ideal de satisfacción que no siempre es el más adecuado. Esta tendencia al individualismo que anida en todos nosotros nos impide, en muchas ocasiones, pactar y compartir con otros. No se trata de encontrar la media naranja que piense como tú, porque no la hay. Se trata de encontrar a personas compatibles, aprender a amar esas diferencias y desarrollar la tolerancia y la capacidad de respetar la vida del otro. Sí, claro, por encima de todo está uno mismo, eso no se puede olvidar, pero una vez que formamos una pareja, tenemos que sumarle a nuestra vida esa nueva complejidad, no estamos solos. Si alguna vez había pensado que su vida sólo es de usted, se equivoca, su vida influye en muchas personas y eso debe ayudarnos a tomar decisiones más sociales.

No existe la clave del éxito en la vida y en la pareja, pero sí existe, y es fundamental, la posibilidad de ponernos a trabajar en la persona que somos, desarrollar las potencialidades que anidan en nosotros. Nadie nos enseña a vivir, cuándo hablar, cuándo callar, cómo amar de forma saludable… El ser humano no viene hecho, es una construcción que nos va a llevar toda la vida, por tanto, si tiene problemas con su pareja, no espere a que el vaso rebose, es tiempo de una reflexión, de un cambio, de un uso diferente de los recursos. La vida, en realidad, es una conversación.

Helena Trujillo Luque

Psicoanalista

info@htpsicoanalisis.com

www.htpsicoanalisis.com

Poesía y Flamenco en Málaga. ¡¡Mucho arte!!

AHORA ANDARÁN DICIENDO…
Viernes 17 de junio, 19:30 horas
POESÍA Y FLAMENCO
Espectáculo poético musical y presentación del cortometraje “Ahora andarán diciendo”
RECITA: MIGUEL OSCAR MENASSA, candidato al Premio Nobel de Literatura 2010
BAILA: VIRGINIA VALDOMINOS
GUITARRA:KEPA RÍOS
Sala Ámbito Cultural de El Corte Inglés, Málaga. (Edf. Hogar Dept. Librería)
Sábado 18 de junio 20 horas
POESÍA Y FLAMENCO
RECITA: MIGUEL OSCAR MENASSA, candidato al Premio Nobel de Literatura 2010
BAILA: VIRGINIA VALDOMINOS
GUITARRA:KEPA RÍOS
Peña Flamenca Juan Breva, C/Ramón Franquelo, 4 Málaga

Entrada libre


HT Psicoanálisis y la Escuela Grupo Cero presentan la nueva producción del prolífico poeta Miguel Oscar Menassa, un espectáculo de poesía y flamenco: AHORA ANDARÁN DICIENDO. Los versos del candidato al premio Nobel de Literatura del pasado año serán acompañados por el baile flamenco de Virginia Valdominos y la guitarra de Kepa Ríos. Una belleza para los sentidos que no dejará a nadie indiferente. Nuevamente un paso más en la creación artística de un movimiento científico cultural, Grupo Cero, que mira hacia el futuro. Una puesta en escena de la cultura que nos invita a un nuevo siglo de rebelión y crecimiento encarnados en la mujer y la poesía, volando sobre los versos magistrales del poeta Miguel Oscar Menassa..

Más información en www.htpsicoanalisis.com

El amor, siempre le pedimos lo que no puede darnos.

Existe el contrato de trabajo, y no sólo en el derecho, sino más bien, primero, en el lugar de trabajo. No existe por ahora un contrato de amor, ya que el contrato matrimonial no se puede considerar un contrato de amor, ya que en él tiene que ver más el dinero que el amor o, sencillamente, el deseo.

No existe ningún contrato universal que regule la cantidad de horas que necesita un amor para sobrevivir. Sin embargo, hay leyes internacionales del trabajo que aquellos países que no las cumplen son subdesarrollados o peor aún. Todo trabajador tiene una idea más o menos clara de cuántas horas tendrá que trabajar este mes y también cuántas horas tendrá que trabajar el mes que viene.
Ningún amante sabe exactamente las horas que tendrá que dedicarle a su amante durante este mes y el próximo para poder lograr su goce, su felicidad, su permanencia a su lado.
Separar apropiadamente el sexo del dinero debe ser tarea tan fuerte como separar el número dos de la palabra amor, que no sé si algo he conseguido en ese sentido, a pesar de haber puesto toda mi energía en el tema durante los últimos cuarenta años de mi vida. ¡Qué horror!
(Fragmento del libro: NO VE LA ROSA, de Miguel Oscar Menassa)

El amor, siempre le pedimos lo que no puede darnos.

Existe el contrato de trabajo, y no sólo en el derecho, sino más bien, primero, en el lugar de trabajo. No existe por ahora un contrato de amor, ya que el contrato matrimonial no se puede considerar un contrato de amor, ya que en él tiene que ver más el dinero que el amor o, sencillamente, el deseo.

No existe ningún contrato universal que regule la cantidad de horas que necesita un amor para sobrevivir. Sin embargo, hay leyes internacionales del trabajo que aquellos países que no las cumplen son subdesarrollados o peor aún. Todo trabajador tiene una idea más o menos clara de cuántas horas tendrá que trabajar este mes y también cuántas horas tendrá que trabajar el mes que viene.
Ningún amante sabe exactamente las horas que tendrá que dedicarle a su amante durante este mes y el próximo para poder lograr su goce, su felicidad, su permanencia a su lado.
Separar apropiadamente el sexo del dinero debe ser tarea tan fuerte como separar el número dos de la palabra amor, que no sé si algo he conseguido en ese sentido, a pesar de haber puesto toda mi energía en el tema durante los últimos cuarenta años de mi vida. ¡Qué horror!
(Fragmento del libro: NO VE LA ROSA, de Miguel Oscar Menassa)

El amor, siempre le pedimos lo que no puede darnos.

Existe el contrato de trabajo, y no sólo en el derecho, sino más bien, primero, en el lugar de trabajo. No existe por ahora un contrato de amor, ya que el contrato matrimonial no se puede considerar un contrato de amor, ya que en él tiene que ver más el dinero que el amor o, sencillamente, el deseo.

No existe ningún contrato universal que regule la cantidad de horas que necesita un amor para sobrevivir. Sin embargo, hay leyes internacionales del trabajo que aquellos países que no las cumplen son subdesarrollados o peor aún. Todo trabajador tiene una idea más o menos clara de cuántas horas tendrá que trabajar este mes y también cuántas horas tendrá que trabajar el mes que viene.
Ningún amante sabe exactamente las horas que tendrá que dedicarle a su amante durante este mes y el próximo para poder lograr su goce, su felicidad, su permanencia a su lado.
Separar apropiadamente el sexo del dinero debe ser tarea tan fuerte como separar el número dos de la palabra amor, que no sé si algo he conseguido en ese sentido, a pesar de haber puesto toda mi energía en el tema durante los últimos cuarenta años de mi vida. ¡Qué horror!
(Fragmento del libro: NO VE LA ROSA, de Miguel Oscar Menassa)

Hay hombres que no saben

HAY HOMBRES QUE NO SABEN

Hay hombres que no saben, que se lo digan al director del FMI, Dominique Strauss-Kahn, que ha cambiado su habitación de hotel de 3000 dólares por una celda en una cárcel neoyorkina. Muchos hombres siguen pensando que un no femenino es un sí tímido. Muchos creen que conquistar a una mujer es asaltarla, invadirla con sus propuestas, insistirle y que sus negativas son signo de frigidez, no de determinación y libertad.

Decir esto no niega que hay hombres sensibles, considerados, que saben observar a una mujer, interesarse por sus cosas, esperarla, conversar con ella. Hay hombres que fascinados por una fémina se acercan a su realidad, se incluyen en ella y así van conquistando ese lugar en el deseo femenino. Sin embargo, son los menos.

Sirva mi experiencia como observadora, como profesional y como mujer para explicarlo. Pongamos el ejemplo de las redes sociales, facebook, medio para establecer contactos profesionales y también personales. Muchos hombres se basan en una fotografía para entrar en contacto con una persona, mujer. No consideran los datos en los que se indica que sólo desea contactos profesionales, tampoco si utiliza el perfil exclusivamente para informar de sus actividades. Ellos ven una mujer y creen que es una mujer. Esto da lugar a conversaciones de besugo donde una les intenta explicar que la amistad se produce, no puede obligarse a nadie a ser tu amigo; que no tienes por qué dar información de tu estado civil, que no estás ahí para chatear, que si está interesado por alguno de tus servicios puede proseguir la conversación y, de no ser así, mejor dar por zanjado ese contacto inconsecuente que sólo busca ligar con una desconocida.

Está claro que los hombres de hoy en día no son como los de antes, afortunadamente. Muchos han logrado conquistar ciertas parcelas de la vida familiar, sensibilidad afectiva y un aire diferente en la estética y la higiene. Pero no me pueden negar que los hombres de ahora, muchos de ellos, se han vuelto un poco torpes. Han perdido la capacidad de ser constantes, se quejan del trabajo y se desalientan cuando no obtienen lo que quieren a la primera de cambio. ¡Qué mundo este! ¿Dónde ha quedado la persistencia, el espíritu de conquista varonil? Confunden una imagen de mujer con una mujer, es decir, no consideran que una mujer en el ámbito profesional no es una mujer, que una jefa no es una mujer, que una cosa es la imagen y otra la función que cada uno desempeña en cada momento.

Chicos, ¡despertad! Tenéis que aprender a interpretar las situaciones, a diferenciar los distintos roles de las personas, ser mujer no quiere decir estar al servicio de los deseos de los hombres. Nosotras tenemos mucho que decir, uno no liga si la otra no quiere. Para hablar tenemos que desearlo los dos. Para ir a la cama, también. La mujer del siglo XXI no es una mujer objeto al servicio del deseo del varón, es una mujer sujeto de sus deseos, una mujer trabajadora, con libertad para decidir y que establece relaciones más equitativas con los hombres.

Helena Trujillo Luque

Psicoanalista

info@htpsicoanalisis.com

Magia, Religión y Ciencia. Vídeo de la Charla

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.