Diario Sur

img
Les Bosquets
img
Antonio Javier López | 14-06-2015 | 10:42

Cuando entré en el periódico –para mí, estas páginas y todo lo que hay tras ellas son ‘el periódico’, sin más, como cuando pulsas el botón del portero electrónico de casa y basta con decir ‘soy yo’ para que te abran la puerta– cuando llegué aquí, decía, hace casi dieciséis años, me costó acostumbrar la escritura al murmullo constante de la Redacción, como un mar que no cesa, pero con una espuma de teléfonos, radios, televisores y voces. Ahora, cuando me toca mandar una crónica desde una habitación de hotel, incluso cuando intento redactar algo desde casa, necesito reproducir la costumbre adquirida en la mesa de trabajo y juntar las letras con ruido blanco.

Mis dificultades para hacer más de una cosa a la vez me impiden buscar palabras mientras suenan otras de fondo, así que sólo escucho música instrumental. Empecé con la clásica, la fui mezclando con el jazz y de un tiempo a esta parte paso la jornada laboral, sobre todo por las tardes, con gente como Max Richter, Olafur Arnalds, Balmorhea o Shigeru Umebayashi. A ellos llegué saltando por las recomendaciones de Spotify, desde las bandas sonoras de Dario Marianelli, Ludovico Einaudi o Hans Zimmer. Así que, cuando vi que la música de ‘Les Bosquets’ era de este último, me asomé a la película con la curiosidad de quien tiene noticias de un viejo conocido.

Les Bosquets’ se proyecta en una pequeña sala a oscuras del CAC Málaga. Sólo un banco, la pantalla y una tela gruesa para aislar de la luz y del mundo. ‘Les Bosquets’ dura 18 minutos y ofrece momentos de una belleza maravillosa, delicada y cruel, con los bailarines de la Ópera de París danzando sobre las azoteas de las monumentales colmenas de cemento de las afueras de la capital gala, en Les Bosquets (La Arboleda), un barrio de torres con vistas a ninguna parte donde hace una década prendió la mecha de la desesperación ante la falta de futuro. Los disturbios se repitieron hace un par de años y JR decidió volver a lugar donde había empezado todo, donde pegaba las fotocopias de sus primeras fotografías en blanco y negro hechas con una cámara que encontró en el metro.

Y casi da igual si esa historia es real o inventada, si la vida es capaz de ofrecer semejante serendipia, porque ‘Les Bosquets’ es capaz de reconciliarlo a uno con eso que llaman el arte urbano, con el proceso de ‘glamourización’ del conflicto emprendido por marcas comerciales e instituciones culturales, con la apropiación de manifestaciones ilegales y/o espontáneas por parte de los museos que buscan así el calor del público joven interesado en esas prácticas, pero ajeno a las propuestas y los discursos de la élite cultural.

La arboleda de JR comparte raíces con el bosque de cabezas de ‘Uprising’, el vídeo que ha estrenado esta semana en el CAC Málaga, que durante un tiempo ha estado con la mosca detrás de la oreja por la posible competencia del Pompidou portuario en la cartelera local de arte contemporáneo. Un árbol que no dejaba ver otro bosque más frondoso que iba creciendo en el Museo Picasso. Con la excepción hecha de ‘El factor grotesco’, sus exposiciones más memorables –en el sentido etimológico de la palabra– de los últimos años han venido de la mano de autores que bien podrían haberse visto en el CAC: Martin Kippenberger, Richard Prince o Bill Viola. Incluso ambas instituciones negociaron a la vez y por separado con el austriaco Franz West para organizarle una exposición por aquí, pero uno por otro, al final la casa expositiva se quedó sin barrer.

Aunque bien limpia, casi aséptica, le ha quedado al Picasso la exposición de Louise Bourgeois estrenada el miércoles. Un conjunto de obras por momentos excepcional presentado en un ambiente quirúrgico. Las heridas y las costuras de Bourgeois nos habían acostumbrado a la intimidad cálida del claroscuro. Sucedía en la Tate Modern, en el Pompidou parisino, en la Casa Encendida o en el mismo CAC Málaga. Ahora el Picasso arroja luz, más luz, sobre la obra de Bourgeois, capaz del nudo en la garganta y la piel de gallina. Y eso es, al cabo, lo importante. Como pasa con ‘Les Bosquets’.

LES BOSQUETS – OFFICIAL TEASER – JR from SOCIAL ANIMALS on Vimeo.