Diario Sur
img
Etiquetas de los Posts ‘

feria Málaga arte “escultura urbana”

Los amos del cortijo
Antonio Javier López 09-08-2011 | 4:44 | 0

A veces la casualidad te deja un poco más tranquilo o, al menos, te ofrece la posibilidad de pensar que, quizá, lleves algo de razón en lo que puedas opinar.

Hoy sale publicada en SUR mi segunda ‘Rotonda’ del verano. Se titula ‘El cortijo’ y trata sobre la necesidad de plantear un debate en torno a la feria de la ciudad. En concreto, sobre su doble ubicación. Dejo el texto del artículo más abajo.

Resulta que algunas personas me han escrito y llamado a lo largo del día para ofrecer sus opiniones sobre el artículo. La mayoría, la verdad, no eran muy favorables. Andaba con ese runrún esta mañana por las calles del Centro Histórico cuando me he encontrado esta imagen: la ‘Paloma quiromántica’ de Rafael Pérez Estrada enjaulada por una caseta de feria. Le hice una foto con el móvil que dejo aquí arriba.

Y sí, creo que debemos reflexionar sobre esto.

 

El cortijo

Quema la ciudad los números negros del calendario, la recta final hacia una semana en la que todos los días, todas las cifras, parecerán rojas. Festivas. La feria de agosto, que este año amagaron con cambiar a septiembre. O quizá no. Sólo era una idea. Una excusa para el debate de ascensor, una distracción para olvidar durante un rato la que está cayendo. Si era eso, funcionó. Como motivo de reflexión, parece que la cita feriante ofrece cuestiones de mayor calado. Quizá no sea el momento para plantear estos asuntos, con las casetas blanqueadas recortando el Cortijo de Torres, los oídos aclimatándose al subidón de decibelios y las primeras botellas apiladas en el refrigerador. O quizá sí.
Conviene pararse a pensar, por ejemplo, qué sentido tiene que una parcela de medio millón de metros cuadrados, en plena zona de expansión de la ciudad, entre el Palacio de Ferias y la Universidad, ofrezca durante 51 semanas al año el aspecto de un poblado fantasma y, justo cuando llegan los días de sacarle la vida y el dinero, ese recinto encuentre la competencia directa del Centro Histórico. Aunque la reflexión resulte impopular, ninguna festividad turístico-folclórica de la provincia encuentra su principal rival al otro lado del callejero. Cada recinto tiene sus defensores, por supuesto. Sus propios ‘lobbies’. Les va mucho en ello y los amos del cortijo –el de Torres y el otro– defienden con ardor sus intereses. Faltaría más. Dicen que esa duplicidad singulariza la fiesta. Dicen incluso que hay días para todos. Lo que no está tan claro que haya presupuesto –familiar y público– para ambos. Quizá sea el momento de abrir un debate sereno sobre la necesidad de un solo recinto que aúne visitantes e inversiones. Quizá se le podría plantear a los amos del cortijo feriante. O quizá no. Mejor dejarlo. O debatir sobre septiembre.

Ver Post >