img
Etiquetas de los Posts ‘

“La Ciudad Demudada” “La térmica” málaga cultura exposición “Teatro Cervantes”

Antes de tiempo
Antonio Javier López 14-02-2016 | 11:18 | 0

La Ciudad Demudada toma el pulso (en sentido literal) a la calle.

Andan los almendros en flor desde hace semanas, antes de tiempo, mientras teje la procesionaria su algodón fúnebre sobre las copas de los árboles desprevenidos de este invierno de manga corta y chiringuito. Llega la lluvia en tromba y aquí la confundimos con el frío hasta llevar el abrigo calado por fuera y por dentro, con la espalda mojada de 20 grados a la sombra. Los zahoríes de las isobaras anuncian una ola de frío polar y suena a cuento de Pedro y el lobo. Porque podrían haber metido el invierno en aquel taller, Lo Que No Hay, que también llegó antes de tiempo, hace una década, para poner el dedo en la llaga de cemento, abierta luego en canal como un precipicio al que todavía no le vemos el fondo.

Lo Que No Hay tiene ahora un heredero más moderno y tecnificado, igual de pedestre, eso sí, en La Ciudad Demudada, el ciclo estrenado esta semana en La Térmica como un foro abierto a la participación de los ciudadanos en el debate sobre cómo es –y cómo les gustaría que fuera– el lugar donde viven. Los despachos oficiales pueden mantener cerradas sus puertas para seguir desoyendo estas reflexiones críticas, pero empezar por ahí, por el paseo reflexivo, por la caminata comprometida, supone algo más que un buen comienzo.

La Térmica dará calor durante los próximos cuatro meses a algunos de los intelectuales y artistas menos complacientes con la manera de diseñar esta y otras ciudades. Antonio R. Montesinos, Rogelio López Cuenca (promotor de aquel Lo Que No Hay), Eduardo Serrano, Jaron Rowan, la productora Zaramari o el colectivo Basurama pasarán hasta mayo por La Térmica, albergue para el pensamiento crítico en una iniciativa que tocará cima con ‘Raverdial’ del Niño de Elche y Los Voluble, el mejor concierto de 2015 para la revista ‘Rockdelux’. Por lo visto y oído, el asunto promete casi los mismos pelos de punta, el mismo nudo en la garganta de aquel ‘Omega’ de Enrique Morente con Lagartija Nick. Así que La Ciudad Demudada suma alicientes hasta presentarse como un motivo de esperanza en que otra manera de hacer y de pensar la ciudad y la cultura es posible. Ojalá llegue a término y no le pase como a Lo Que No Hay, truncado, casi a modo de triste metáfora, antes de tiempo.

Y antes del advenimiento de los hipsters’ estuvieron los ‘trendy’ y antes los ‘cool’ y antes los alternativos… o al cabo será el mismo perro con distinto collar, que para el caso es la camisa abrochada hasta la nuez. ‘Alternativos’ se llama un ciclo más que pintoso del Teatro Cervantes para la próxima primavera: Xoel López, La Bien Querida o Grupo de Expertos Sol y Nieve por 15 euros; Sr. Chinarro, Jorge Pardo y The Wedding Present por 20 pavos cada uno. Precio único, patio de butacas, teatro céntrico y horario incluso asumible con una jornada laboral más o menos convencional. En propuestas como esta se va notando la mano de Juan Antonio Vigar al frente de los teatros municipales.

Claro que el invento alternativo del Cervantes ha podido escocer –con razón– en las salas privadas de conciertos, núcleos de resistencia al pie del escenario desde la barricada periférica y poligonera, lejos del presupuesto público y del glamour del casco antiguo de la ciudad, demudada con esta primavera antes de tiempo.

Ver Post >