Las viviendas ilegales deben derribarse y no quedar impunes

No se puede permitir que la marea de hormigón de la costa pase al interior.

El máximo responsable de Greenpeace en España, Juan López, visitó ayer Málaga con la intención de apoyar las denuncias contra el proyecto de Los Merinos. Ubicado en Ronda, recoge la construcción de dos campos de golf, tres hoteles de cinco estrellas y 800 viviendas de lujo. Algo que su organización considera como “imposible de aceptar”.

-¿Qué han visto en Los Merinos para apoyar en persona las manifestaciones en contra?

-Los Merinos es un gran ejemplo de lo que no se debe hacer. Llevamos años estudiando la construcción en el litoral y no se puede aceptar que una vez destruida esa franja la marea de hormigón pase al interior. Y lo de Ronda es grave.

-¿Es posible parar este proyecto?

-Los precedentes no son buenos, pero hay que luchar hasta que los hechos estén consumados. Hasta que no se cometa el delito ambiental, éste se puede detener. La experiencia dice que la justicia siempre llega tarde, pero hay que intentar salvaguardar el territorio y más en una zona declarada como Reserva de la Biosfera.

-¿Es posible que los promotores se conciencien del respeto al medio ambiente?

-A los promotores no se les puede pedir eso. No se puede esperar que tenga conciencia ambiental. Lo que se debe es exigir que se cumpla la legalidad y compromiso político para ello.

-En Marbella y Mijas es ahora cuando llegan las órdenes de derribo. ¿Cree que deben realizarse?

-Lo que creemos es que el urbanismo ilegal no puede quedar impune. Ahora se interponen personas que no tienen nada que ver para intentar conseguir esa impunidad, pero la justicia está para algo y las órdenes deben cumplirse. Pero también hace falta un urbanismo más ordenado.

-Entonces los planes de ordenación servirán para eso.

-La presión de la opinión pública está pesando cada vez más para cambiar la situación y se está consiguiendo una mejor ordenación del suelo y para qué va a ser usado en cada caso. Esperemos que todo mejore con los nuevos planes.

-¿Cómo ha visto el incidente del New Flame en Algeciras?

-Es una catástrofe anunciada. Llevamos muchos años denunciando la impunidad con la que se trabaja en el Estrecho. Es responsabilidad de Gibraltar, pero también de España por permitir lo que se hace allí. Y un derrame más grande podría llegar a toda la Costa del Sol.

La Opinión de Málaga, 15/02/2008

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.