La Junta comienza la restauración de los cauces de los principales arroyos

Las obras programadas, cifradas en un millón de euros, pretenden minimizar los efectos de posibles avenidas . Se prevé la construcción de nueve diques en el municipio.
La Junta de Andalucía ha comenzado esta semana los trabajos de restauración hidrológico-forestal en el municipio, actuaciones que persiguen el doble objetivo de proteger el suelo frente a la erosión y salvaguardar a la población frente a inundaciones o posibles avenidas.

Con la ejecución de estos trabajos sobre arroyos y sus márgenes se evitarán las formaciones de caudales sólidos, consiguiendo que el transporte de los mismos hasta el Rincón de la Victoria será mucho menor y la evacuación de las aguas torrenciales hasta el mar se realicen de forma adecuada con menor dificultad, según un comunicado de la Delegación provincial del Gobierno.

Corrección de riberas

Con un plazo de ejecución de 12 meses y un presupuesto superior al millón de euros, el plan hidrológico-forestal incluye actuaciones de restauración y corrección de riberas que persiguen la estabilización de los cauces consiguiendo minimizar el proceso de erosión, así como el de transporte de sedimentos y materiales ante lluvias torrenciales.

En concreto, se prevé la construcción, por un lado, de un total de nueve diques de hormigón armado, tanto de consolidación como de retención, en los principales arroyos de Rincón de la Victoria. Las actuaciones afectarán al arroyo Las Piletas, donde se realizarán dos diques; Las Viñas, Pilones, Trigueros, Cementerio (también con dos diques), Villodres y Granado.

De otro lado, el proyecto incluye también restauraciones sobre una superficie total de 305.000 metros cuadrados en las riberas de los arroyos Las Piletas (sobre una superficie de 24.000 metros cuadrados), Las Viñas (31.000 metros cuadrados), Los Pilones (110.500 metros cuadrados), La Huerta de Villodres (101.400 metros cuadrados), y Los Granados (38.200 metros cuadrados).

Repoblación forestal

Las repoblaciones en los márgenes de estos cauces crearán una cubierta vegetal protectora que servirá de freno a las avenidas disipando la energía del agua y favoreciendo la estabilización de los mismos, según expresa el comunicado de la Junta.

Las repoblaciones supondrán a la vez dotar de valor ecológico y paisajístico a tales cauces constituyéndose como refugio de especies animales.

Las especies vegetales que se emplearán en estas reforestaciones serán las consideradas más adecuadas a las características ecológicas, topográficas e hidrológicas de cada cauce, serán sauces, adelfas, acebuches, algarrobos, lentiscos, retama, hiniestas, pinos carrascos y coscojas.

Diario Sur, 31/01/2008

Una quincena de edificios del centro muestra sus restos arqueológicos

La muralla fenicia, piletas de salazones romanas, hornos y tenerías islámicas y el Castillo de los Genoveses del siglo XIV son algunos de los hitos que se pueden ver a pesar de que no hay editada ninguna guía.
El pasado no siempre permanece enterrado. En ocasiones se destapa para convivir en armonía con el presente y aportar una riqueza añadida a los edificios que se enorgullecen de enseñarlo. Una quincena de inmuebles del centro tiene integrados los restos arqueológicos descubiertos tras alguna intervención. La muralla fenicia, piletas de salazones de época bajo imperial, el sistema defensivo que propició la dinastía Hammudí en el siglo XI, el Castillo de los Genoveses, hornos y tenerías islámicas son algunos de los vestigios que se pueden ver en sótanos, aparcamientos, librerías o tiendas. Sin embargo, no existe una guía que los reseñe y ni una señalética especial que los distinga desde el exterior.

Por ello, más de un visitante se lleva una sorpresa al entrar en el Rectorado de la Universidad de Málaga, el Museo Picasso o el hotel Kris Tribuna. Desde 1985, la Ley de Patrimonio Histórico obliga a que exista control y protección arqueológica en determinadas zonas de una población. Esto ha provocado que salgan a la luz -y puedan ser estudiados y documentados- importantes hitos de momentos históricos anteriores. Sin embargo, el propietario no está obligado a la integración, aunque sí a que la cimentación no altere los hallazgos más relevantes, según haya determinado la Comisión de Patrimonio de la Junta. Aunque algunos promotores consideran que la arqueología frena sus proyectos, otros la ven como una aliada para aumentar su valor.

“El Rectorado es un enclave muy interesante por su secuencia estratigráfica”, explica en una visita guiada a un grupo de aficionados la arqueóloga Carmen Íñiguez. En este punto de la ciudad se constatan desde niveles fenicios -se halló el cierre de la muralla, aunque no es visitable- hasta el lienzo del tercer recinto defensivo de la Alcazaba. En el vestíbulo de la planta baja se puede ver un grupo de piletas de finales siglo III al IV de nuestra era. Son obras de mampostería recubiertas de opus signinum para impermeabilizar estos contenedores.

“Tenemos constancias de piletas romanas desde aquí hasta la calle Carretería y Pasillo Santa Isabel”, explica la arqueóloga. “Aprovechaban las riquezas marítimas para hacer salazones y garum -una pasta hecha con vísceras maceradas de pescado-, un producto muy apreciado en todo el Mediterráneo, que se exportaba”, añade Íñiguez. Junto a esta floreciente industria, el aceite y el vino también tenían su importancia en la provincia de Málaga. Pero sobrevino una crisis generalizada en el Mediterráneo, creció la inseguridad, los barcos se perdían en el camino y “se inició en Málaga un periodo de protofeudalización”, comenta la arqueóloga. Desaparece el garum y la población huye a los Montes. Durante época visigoda se ha documentado un abandono masivo de la ciudad. A finales del siglo VI al VII desaparece el Puerto.

No será hasta el periodo califal cuando Málaga vuelva a tener relevancia. En el segundo tercio del siglo XI, bajo la dinastía Hammudí, se construyó la Alcazaba. El tercer recinto de este complejo militar se encuentra adosado a las piletas del Rectorado y se puede ver en la sala de exposiciones del sótano de dicho edificio. Este lienzo de muralla, en el que se puede ver cómo se adaptaba a la topografía del terreno, daba al mar y su objetivo era proteger la urbe de la llegada de los normandos.

El aparcamiento subterráneo de la Plaza de la Marina, que se hizo en los años 80, descubrió “una de las secuencias más interesantes; se halló una necrópolis de época emiral y el retorno de la actividad portuaria en la época Omeya”, dice Carmen Íñiguez. Aunque, sin lugar a dudas, la arqueóloga señala el Castillo de los Genoveses (s. XIV) como el hito más interesante ya que controlaba el comercio del reino nazarí con el Mediterráneo. Sin embargo, lo que quedaba fue destruido por orden del entonces alcalde Pedro Aparicio. “La muralla llegaba hasta la fuente, pero durante un fin de semana, por la noche, las máquinas arrasaron toda la secuencia”, criticó Íñiguez. “La Junta paralizó todo, se sancionó al Ayuntamiento pero no sé si se hizo efectivo el pago, las dos administraciones eran del mismo signo político”, acusa. “Estaba en muy buen estado, hubiese sido un referencia nacional si hubiese quedado visitable”, añade. Lo que sí pudieron salvar los arqueólogos se puede ver hoy mientras se aparca el coche. Sin embargo, no existe ni un sólo panel explicativo, por lo que muchos ni siquiera saben qué es el muro de piedra al que se le adosaban cinco torres semicirculares con base poligonal. Y mucho menos, que ya se usaba una especie de micropilotes de madera (extraída de un barco del siglo XIII) para anclar perfectamente la estructura a la arena.

Otros hallazgos tuvieron más suerte. En la plaza de las Flores, la tienda de Olivares aloja en su interior unas tenerías califales, un establecimiento para el curtido, el tintado y el tratamiento de las pieles. Éstas forman parte del barrio artesanal, que pierde su funcionalidad con la llegada de las tropas del norte de África. Estos terrenos quedaron destinados al ámbito doméstico, además de zoco y alcaicería.

Aunque no se ha realizado exactamente como los expertos propusieron, sí que los restos de muralla del siglo XI y la barbacana del XIII (línea defensiva de altura menor a la muralla) se pueden ver dentro del hotel Kris Tribuna, en la calle Carretería. Este recinto amurallado que estuvo en funcionamiento hasta el siglo XVIII (de unos 10 a 12 metros de altitud) se fue colmatando por las arrolladas del Calvario y las casas fueron sellando su trazado, abierto por siete puertas. Una de ellas era la de Buenaventura, uno de los principales accesos a la Málaga medieval. Por ella se entraba a la medina y se salía al arrabal de Funtanella. En el interior de la renovada librería Proteo se puede ver uno de sus torreones.

El Museo Picasso, el edificio Perchel Plaza y el Mercado de Atarazanas (cuya puerta principal es original de época nazarí), son otros inmuebles en los que los restos hablan de la herencia de nuestros antepasados. Aún quedan otros para sumarse a la lista.

Málaga Hoy, 29/01/200

Las tres desaladoras de la provincia emitirán tanto CO2 como 48.000 coches

Sólo las plantas de Marbella y la capital, a las que se unirá la de Mijas a finales de año, emiten la misma cantidad de gases contaminantes que unos 32.000 vehículos diariamente.
La Unión Europea presentó el miércoles el nuevo plan de lucha contra el cambio climático por el que España deberá reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un diez por ciento y aumentar al 20 por ciento el consumo de energías renovables antes de 2020. Sin embargo, en Málaga sólo las dos desaladoras existentes en la capital y Marbella y la que se está construyendo en Mijas supondrán una emisión de gases de efecto invernadero equivalente a la contaminación que producen unos 48.000 vehículos.

A pesar de que la desalación se plantea como la mejor alternativa para garantizar el abastecimiento de recursos hídricos a la población en el futuro, a nadie se le escapa que también conlleva un importante coste ambiental debido a la electricidad que precisa para su funcionamiento. En el caso de una desaladora como la de Marbella, con capacidad para tratar unos 54.000 metros cúbicos de agua salada al día, se necesitan alrededor de 259.200 kilovatios de energía eléctrica para funcionar.

Si se tiene en cuenta que la generación de un sólo kilovatio supone la emisión de alrededor de 340 gramos de dióxido de carbono a la atmósfera -según el dato extraído de un estudio elaborado por la Universidad de Málaga-, la planta de Marbella contaminaría lo mismo que 16.630 coches que realicen una media de 30 kilómetros al día.

Es la misma cantidad que se estima que emitirá la desaladora que se está construyendo en Mijas, que tendrá capacidad para tratar unos 20 hectómetros cúbicos de agua salada al año y que se prevé que esté lista a finales de 2008.

La planta desalobradora de El Atabal, sin embargo, contamina menos a pesar de que trata al día 160.000 metros cúbicos de agua para abastecer a toda la población de la capital malagueña. La razón es que los recursos hídricos que recibe no tienen una concentración tan elevada de sal al no ser agua de mar, por lo que no necesita tanta energía eléctrica para su tratamiento.

Pero a pesar de eso, se calcula que sus emisiones diarias de CO2 a la atmósfera equivalen a los gases que generan casi 15.400 vehículos.

El debate sobre la necesidad de construir más desaladoras o apostar por el almacenamiento de los recursos en los pantanos está servido. Sin embargo, la política llevada a cabo por la Junta de Andalucía desde que en enero de 2005 recibió las competencias del Gobierno central, muestra una clara apuesta por la desalación en la provincia de Málaga.

El delegado provincial de Medio Ambiente, Ignacio Trillo, lo tiene claro. La desalación es, en su opinión, el modelo “más ecológico” para garantizar el abastecimiento del agua tal y como promulga la Unión Europea. Además, asegura que la tecnología que se aplica en las desaladoras “está cada vez más desarrollada” y eso conlleva que tanto el coste económico como el energético “sea cada vez más bajo”.

En cambio, el también director provincial de la Cuenca Mediterránea Andaluza opina que la construcción de un pantano supone la pérdida de biodiversidad de la zona y del caudal ecológico del río, además de “acabar con una parte importante de la vegetación que actúa a su vez como sumidero de la contaminación”.

Pero lo cierto es que la desalación también conlleva un coste añadido en el precio del agua que muchos ayuntamientos no están dispuestos a aplicar en sus tarifas mientras exista la posibilidad de aprovechar los recursos embalsados. El gerente de la Empresa Municipal de Aguas de Málaga (Emasa), José Luis Rodríguez, considera que “es absurdo que para no afectar a unas personas se esté optando por una tecnología más cara para todos”.

Es lo que el responsable de la empresa municipal denomina la “paradoja de la sostenibilidad”, ya que mientras la Unión Europea “nos está pidiendo que reduzcamos las emisiones de CO2 para poner freno al cambio climático no paramos de construir desaladoras”.

El director general de la Cuenca Mediterránea Andaluza, Antonio Rodríguez Leal, va más allá y señala que la solución para abastecer de agua a una provincia tan castigada por las sequía no pasa sólo por la desalación sino también por la reutilización y el mayor control de las administraciones en la adecuación de los consumos.

Málaga Hoy, 28/01/2008

El reciclado del aceite doméstico se dispara en Marbella por una mayor concienciación

La ciudad ha pasado de recoger 190.132 kilos en 2006 a 255.100 en 2007, más 1.369 de particulares. Las dos plantas depuradoras trataron 77.015 toneladas de grasas en 30 hectómetros de agua.
La vida del aceite doméstico no expira después de contribuir a la elaboración de una suculenta fuente de patatas, pimientos fritos, croquetas y sanjacobos. Si el consumidor se lo propone, este líquido elemento, tan a menudo comparado con el oro, puede seguir siendo útil. Tratado convenientemente, mueve coches, autobuses y hasta maquinaria industrial. Las grasas vegetales de uso alimenticio, ya procedan de la oliva, el girasol o la soja, también deben ser recicladas.

Por esto existen en Marbella varias empresas especializadas en el asunto y hasta un ecomóvil que reserva uno de sus cajones para la recogida selectiva del aceite doméstico. Los datos recabados por este periódico revelan que la ciudad está más que concienciada de la importancia de garantizar el futuro de este líquido y desviarlo del camino que lleva a la contaminación.

A menudo la falta de información obra en contra de la buena fe de los ciudadanos. En Marbella parece que no. Según los datos facilitados a este periódico por las empresas de recogida de aceite que operan en la ciudad, destinadas sobre todo a controlar el industrial que empapa las cocinas de los restaurantes, hoteles y chiringuitos, los operarios recogieron un total de 255.100 kilos, unos 30.000 en San Pedro. El progreso respecto a 2006 es evidente, cuando el balance fue de 190.132 kilos, unos 16.000 en San Pedro.

Una de estas empresas es Regrasol, que estima que un hogar medio consume un mínimo de dos a tres litros al mes, cifra que se multiplica en el caso de hacer uso de la freidora. Regrasol recogió en concreto 155.100 kilos de aceite en 2007 que procedían de 300 clientes (por 152.200 de 2006). María de los Ángeles Navarro es una de sus responsables. «Es cierto que en Marbella estamos notando un verdadero avance respecto a la concienciación ciudadana que supone concederle un uso útil a este elemento después del consumo doméstico», expone.

En cualquier caso, insiste en propagar un mensaje de respeto al medio ambiente para que las cifras sean todavía mejores en 2008: «Mucha gente no sabe que se puede reciclar y creo que todavía falta información». Los expertos consultados exigen un incremento de las campañas institucionales de sensibilización entre la población para equiparar el reciclado del aceite al del resto de residuos.

Todavía hay pérdidas

Regrasol trabaja con una flota de cuatro furgonetas en la calle con rutas fijas cada semana. Pese a la creciente concienciación de algunos ciudadanos, que depositan los residuos en su sede, reconoce que «una cantidad todavía se pierde».

Similar experiencia aporta Savisol, otra compañía con una importante presencia en Marbella, donde seleccionó hasta 100.000 kilos en 2007, 20.000 más que un año antes. Montserrat Mateos es su portavoz. «Estamos sin duda en la buena senda; la ciudad también parece haber despegado en este sentido», asume. Como en el caso de Regrasol, el incremento vuelve a ser significativo. «Alrededor del 95 por ciento del aceite que recogemos tiene su origen en la hostelería, los comedores de colegio, los ‘caterings’ y los hospitales», describe la portavoz.

Marbella seleccionó 1.369 kilos de aceite de particulares en 2007 a través del ecomóvil, un vehículo de grandes dimensiones para la recogida selectiva de residuos. Diciembre fue el mes más destacado, con 426 kilos de aceite doméstico reciclado.

La empresa pública Acosol, dependiente al cien por cien de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental, aporta datos reveladores sobre el destino de buena parte del aceite una vez usado. Entre las plantas depuradoras de Guadalmansa y La Víbora se tratan 211 toneladas de grasas al día, esto es, 77.015 al año. Ambas plantas rondan los 30 hectómetros de agua tratada.

GESTIÓN DEL ACEITE
Diario Sur, 28/01/2008

El parque de la Piedra, diez años en el limbo municipal

En 1997 el Ayuntamiento de Málaga compró, para crear un parque forestal, 2,5 millones de metros cuadrados en Huertecilla Mañas que están aún sin tocar.

Una década hace que la antigua finca Garnica, encima de Huertecilla Mañas y Colmenarejo, pasó a manos municipales, aunque las negociaciones comenzaron hace unos 17 años. Quienes más han hecho por este rincón verde del distrito de Campanillas no han sido los responsables del Consistorio sino los cazadores furtivos, que campan por sus anchas por estos cerca de 2,5 millones de metros cuadrados que esperan su conversión en parque forestal: el parque de la Piedra o el parque de la Piedra de la Torre.
El nombre viene de los restos de torre vigía que se alzan en todo lo alto de la finca (a 207 metros de altura), coronando una impresionante roca. “La torre estaba conectada con la del Atabal, que se ve al fondo”, explica el concejal de Izquierda Unida Antonio Serrano, que esta semana visitó el ´parque fantasma´.
“En todo este tiempo el Ayuntamiento no ha puesto un árbol, los únicos que hay son los pinos que el colegio de Campanillas planta el Día del Árbol. Unos agarran y otros se pierden”, comenta.
El deseo de los vecinos de Campanillas de tener pronto un parque forestal en la zona pudo verse en 2001, en una moción presentada en la junta de distrito, aprobada por todos los miembros, para crear allí un aula de la Naturaleza.
El pasado mes de julio, Izquierda Unida presentó una moción en el pleno del Ayuntamiento, denunciando “la dejadez y falta de cumplimiento y de compromiso del equipo de gobierno”. Izquierda Unida pidió entonces que se creara el Gran Parque Forestal de la Piedra de la Torre, para transformarlo “en el pulmón ambiental y paisajístico” de Málaga.
La moción también pedía mobiliario adecuado para el parque, “a semejanza del parque del Morlaco, pero con su propia personalidad” y la creación de espacios para los visitantes y una red suficiente de senderos. “También sería bueno que los coches pudieran acceder al menos a la parte baja del parque”, apunta Antonio Serrano, que explica que, una vez conseguido el parque forestal, el siguiente paso debería ser recuperar la torre que da nombre a esta zona verde, como en su día se hizo con la torre del Atabal.
Las vistas desde lo alto de la finca son increíbles. Al sur se divisa el mar y en primer plano, allá en las ´bajuras´, el cementerio de San Miguel. Al este el Puerto de la Torre y el vertedero de Los Ruices, aunque casi nunca llega mal olor y al oeste, la vega del Guadalhorce. Un paraíso a tiro de ´piedra´.

La Opinión de Málaga, 25/01/08

Urbanismo examinará hoy los restos arqueológicos hallados en Los Asperones

La Junta asegura que no ha encontrado ninguna pieza pese a las evidencias gráficas. El concejal de IU Antonio Serrano se ofrece a mostrar el sitio exacto.

Un técnico de la Gerencia de Urbanismo visitará hoy el vertedero formado frente a la entrada de la planta municipal de Los Ruices para examinar los restos arqueológicos acumulados.
El vertedero, denunciado por un técnico de Urbanismo hace dos semanas ante la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía, fue visitado la semana pasada por el concejal de Izquierda Unida Antonio Serrano, quien ayer informó a La Opinión de Málaga de que serán dos las mociones que presentará en el próximo pleno para pedir más protección arqueológica y el control de los vertederos ilegales. Fuentes de la Gerencia de Urbanismo han apuntado, como unas de las posibilidades, que se trate de “terreras de las propias excavaciones, porque cuando excavamos, lo hacemos en el 50 por ciento del solar y de las tierras que analizamos no se sacan todos los materiales, sólo lo exponente y concreto”. Otra posibilidad apuntada por la Gerencia es que se trate de ese alrededor del 50 por ciento de tierra que no se excava por motivos de seguridad.
Con respecto al origen de los vertidos, las mismas fuentes han explicado que puede tratarse de un vertedero ilegal, producto de la “picaresca” o bien de “vertido de tierras para sobrealzar la zona y a lo mejor está permitido”.
En cualquier caso, estas fuentes señalaron que un técnico visitará la zona e insistieron en que hay que averiguar “quién vierte aquello y de quién es la obra”.
Por su parte el delegado de Cultura de la Junta de Andalucía, Francisco López, ha explicado que el pasado viernes, dos arqueólogos visitaron la zona en cuestión “y ellos me aseguran que no han visto nada”. Con respecto a los restos localizados y reunidos por Rafael Baeza, el técnico que denunció el caso y que puso las piezas a disposición de las administraciones, la Junta se limitará a pedirle que las deposite en el Museo de Málaga.
El propio Rafael Baeza ha mostrado su extrañeza por esta inspección de la Junta. “No sé qué decir, como no los llevemos de la mano”, destacó. El técnico ha aventurado que la inspección de la Junta pudo limitarse a una pequeña vuelta y recordó que no hay restos en ´todos´ los montones de escombros. “Es increíble, hay ánforas, piezas pequeñas, aquello se remueve con una máquina y tienen que aparecer miles de cosas”.
Por su parte el concejal de Izquierda Unida Antonio Serrano se ha ofrecido a acompañar al delegado de Cultura al sitio exacto.?”Habrá algún error de localización de la Junta. Yo mismo saqué una vasija árabe o romana (foto de arriba). No soy arqueólogo pero a la vista está que hay restos de mayor o menor importancia y no son del siglo XX”. Serrano ha pedido a la Junta que investigue “más seriamente”.
Por otro lado, el concejal socialista Enrique Salvo ha declarado que le resulta “preocupante”?la situación de los restos y vertidos en Los Asperones y ha pedido el levantamiento de un expediente por parte de la Gerencia de Urbanismo.

La Opinión de Málaga, 22/01/08

El Seprona investigó 44 delitos por casos urbanísticos en 2007

Las infracciones por obras o construcciones ilegales se redujeron a la mitad. Se tramitaron 261 expedientes, de los que 217 fueron de carácter administrativo.

Los casos urbanísticos copan gran parte de la actividad judicial en la provincia de Málaga. La Fiscalía de Medio Ambiente estima que la mitad de los municipios de la provincia han sido investigados por cometer presuntas irregularidades urbanísticas, ya sea por edificaciones ilegales, por la concesión de licencias de obra que contravienen la normativa urbanística, o por no cumplir con los plazos legales para construir.
Precisamente el Servicio de Protección de la Naturaleza investigó en 2007 un total de 44 delitos por casos urbanísticos, de los que 37 correspondieron a edificaciones presuntamente ilegales y siete a obras, según datos proporcionados por la Subdelegación del Gobierno. No obstante, los casos en materia urbanística tramitados por el Seprona se han reducido considerablemente, en concreto a la mitad con respecto a hace dos años. El pasado año la Guardia Civil abrió 261 expedientes urbanísticos -suman las infracciones administrativas y los delitos-, mientras que en 2006, actuó en un total de 495, lo que convirtió a Málaga en la provincia con más infracciones en Andalucía. No obstante, de esos expedientes, sólo se consideraron delitos seis casos.
En cuanto a las infracciones administrativas tramitadas en 2007 (no conllevan a un proceso penal), 109 hacían referencia a edificaciones, 89 a obras y 19 a trabajos de movimientos de tierra.

Minería. El Seprona también intervino en casos contra el medio ambiente, derivados del uso de recursos naturales sin permisos o sobreexplotación de yacimientos. En el ámbito de la minería se tramitaron un total de 48 infracciones administrativas por extracción de recursos mineros y 38 por explotación de los minerales sin autorización de la administración competente.
Otras intervenciones en este ámbito correspondieron a expedientes administrativos por actividades con aguas minerales o termales, y otras once por infracciones derivadas de otras actividades mineras.

Denuncias. En el apartado de turismo, se formularon 71 denuncias administrativas por acampar en zonas no habilitadas, nueve por el uso de caravanas y 27 por el empleo de embarcaciones de recreo en parajes costeros. Asimismo, se recibieron cuatro denuncias por construcciones en vías pecuarias.
El Seprona trabaja muy ligado a la Fiscalía de Medio Ambiente para luchar contra la delincuencia urbanística en la Costa del Sol. Sus actuaciones se han convertido en la principal fuente parta los órganos judiciales que inician causas contra la ordenación del territorio.
Además de este servicio, la Guardia Civil cuenta con un equipo especializado en corrupción inmobiliaria que colabora con la Fiscalía Anticorrupción. En España hay 200 agentes dedicados a esta labor.

La Opinión de Málaga, 21/01 /2008

Arrojan a un vertedero ilegal restos arqueológicos

Un técnico de Urbanismo denuncia ante la Gerencia y la Junta de Andalucía vertidos ilegales en un área de 1,5 kilómetros en la zona de expansión de la Universidad, en Los Asperones. Las montañas de escombros esconden piezas de la Málaga fenicia, romana y musulmana.

Frente al vertedero de Los Ruices ha surgido lo que los biólogos llaman un ´sistema de dunas´, aunque no ha sido formado por la Naturaleza. Se trata de un centenar de montículos de tierra y escombros, desparramados en un área de un kilómetro y medio, en Los Asperones, justo en la zona en la que irá la ampliación de la Universidad.
La mayoría de los montículos de este gigantesco vertedero ilegal encierra piezas arqueológicas. El hallazgo, realizado por Rafael Baeza, técnico de Urbanismo y licenciado en Historia, fue denunciado hace dos semanas a la Gerencia de Urbanismo y la Junta.

Historia en la basura. “Las piezas pueden verse paseando, no hace falta escarbar”, denuncia. Tégulas (tejas) y ánforas romanas, trozos de hornos, vasijas, piezas de cerámica, lámparas de aceite, figurillas votivas…todo el pasado de Málaga aparece expuesto en este tosco ´sistema de dunas´.
“Puede haber piezas fenicias, también hay romanas pero la mayoría son de la época medieval”, explica Rafael Baeza, que ha salvado del olvido una veintena de piezas significativas que guarda en su casa a disposición de las autoridades.
El técnico de Urbanismo informó hace dos semanas a un miembro del servicio de Arqueología de la Gerencia de este vertedero ilegal. “Vino alguien de Urbanismo pero me dijo que no había encontrado nada”. Y sin embargo, la evidencia salta a la vista. Junto a Rafael Baeza se encontraba la semana pasada, visitando el terreno, el concejal de IU, Antonio Serrano, que observa lo que podría ser una vieja tubería y tras escarbar un poco, saca, incrustada en el repellón y en buen estado, una vasija de posible origen romano o árabe. Por todas partes asoman cerámicas.
Tras las gestiones infructuosas en Urbanismo, el técnico Rafael Baeza se dirigió, hace también dos semanas, a la delegación de Cultura de la Junta para presentar una denuncia. “Me dieron las gracias y no he vuelto a saber nada”, explica.

Origen: el Centro. Los montículos desparramados por lo que será la nueva Universidad de Málaga son de dos clases. Mientras unas montañas de escombros tienen tierra, otras tienen arena. De hecho, de uno de estos montones, Rafael Baeza extrae un trozo de ánfora, posiblemente romana, con restos marinos. “Sin ninguna duda, todos estos montones vienen del Centro de Málaga”, comenta el técnico. Y?por lo que parece, uno de los lugares de extracción se encuentra cerca de la costa o estuvo cubierto por las aguas del mar en el pasado.
Para el técnico y el concejal lo más probable es que los camiones que vierten de forma ilegal toda esta riqueza arqueológica provengan de obras del Centro que se han querido ahorrar el ´engorro´ de las catas arqueológica.
Así lo cree también Rafael Puertas, ex director del Museo de Málaga: “Aquí está claro que no se ha hecho una cata, porque, en principio, el destino de todas estas piezas es el museo provincial”.
El pasado de Málaga, desparramado en un páramo por ´obra´ y gracia de personajes sin escrúpulos, con ganas de evitarse molestias burocráticas.

IU presentará una moción reclamando más control
El concejal de Izquierda Unida Antonio Serrano, quien visitó la semana pasada el vertedero ilegal, ha declarado a La Opinión que su formación presentará una moción en el próximo Pleno denunciando la situación.
“Queremos ver de qué forman se controlan los vertidos en Málaga, porque es falso lo que asegura el equipo de gobierno de que están controlados”, explicó.
Por otro lado, la moción también tendrá una ´vertiente arqueológica´. En opinión del concejal, “es lamentable que haya tan poca sensibilidad en plena pugna de la capitalidad cultural, vertiendo restos de forma indiscriminada en cualquier escombrera”. Por eso, la moción pedirá el control de estos restos.?”Que los almacenen y cataloguen por rasgos de importancia y hay que buscar una manera de archivarlos porque forman parte de nuestro pasado”.
Antonio Serrano ha lamentado la “falta de control” de las administraciones y ha subrayado que lo peor “no es la falta de medios, sino la falta de interés”.
Por último, insistiendo en la falta de medios, ha recordado los tiempos en los que el servicio de arqueología almacenaba los hallazgos en las cocheras de la EMT de Pedregalejo en muy pobres condiciones. “Es un desastre absoluto”, resumió.

Diario Sur, 21/01/08

Los árboles de la capital absorben la mayor parte de las emisiones

Las especies arbóreas que adornan las calles de Málaga son las más eficientes para acabar con el dióxido de carbono que emiten los vehículos · Sólo las palmeras se exceptúan al tener escasa biomasa.

Los árboles que se plantan en una ciudad no sólo tienen una función ornamental. La elección de las especies que se van a utilizar es fundamental porque de eso depende en gran medida la cantidad de gases de efecto invernadero que llegue finalmente a la atmósfera. En el caso de la capital malagueña, las especies arbóreas que adornan las calles son algunas de las más adecuadas para absorber el dióxido de carbono (CO2) que emite, sobre todo, el tráfico rodado. Diez ejemplares de jacarandas, por ejemplo, una de las especies más distribuidas en Málaga, son capaces de neutralizar los gases contaminantes que producen 1.405 vehículos al día.

El ficus, el plátano de sombra, el brachichiton, la acacia y la tipuana son otras de las especies más frecuentes en los barrios malagueños, mientras que el olmo y el naranjo aparecen con menos frecuencia. Y da la casualidad de que son también, junto a otras varias, las más aptas para contrarrestar la contaminación atmosférica de la ciudad.

Solamente las palmeras, que en los últimos años adornan la mayoría de las avenidas de la capital, “no son muy eficaces debido a su escasa biomasa, según el catedrático de Ecología de la Universidad de Sevilla, Enrique Figueroa, que ha realizado recientemente un estudio sobre la importancia de la vegetación en la lucha contra el cambio climático.

El Ayuntamiento de Málaga está tomando buena nota de estudios como éste para tenerlos en cuenta a la hora de elegir en el futuro las especies arbóreas más apropiadas para luchar contra el cambio climático. Fuentes del área de Parques y Jardines aseguraron que se elegirán aquellas “que además de ser ornamentales sirvan para limpiar la atmósfera”.

Según el estudio de este grupo de investigación, un árbol de 20 años absorbería el CO2 emitido por un vehículo que recorre entre 10.000 y 20.000 kilómetros (cada uno libera 200 gramos por kilómetro), mientras que una hectárea arbolada urbana produce al día el oxígeno que consumen seis personas.

Por ejemplo, un plátano de sombra, como los que hay en el Paseo de los Curas o los que el Ayuntamiento de Málaga mandó cortar en el Paseo del Parque, con unas 6.000 hojas puede absorber en un día hasta cinco kilos de gases de efecto invernadero. Esto supone que en una calle donde haya plantados 50 árboles de este tipo, mayores de 20 años, existe una superficie captadora de dióxido de carbono de 400 metros cuadrados.

Las especies vegetales absorben dióxido de carbono gracias a la fotosíntesis, proceso por el que absorben este gas para transformarlo en carbono que queda fijado a sus tejidos. Además, tienen la capacidad de liberar oxígeno a la atmósfera en función de su tamaño, extensión y duración, o según el agua y nutrientes que necesitan.

Pero no hay que olvidar que los árboles y plantas son también productores de CO2. María del Mar Trigo, profesora de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga, explicó que la vegetación devuelve dióxido de carbono a la atmósfera cuando respira “al igual que hacen los seres humanos”. La diferencia es que el balance entre lo que producen y absorben los árboles “siempre es positivo”, de ahí que se consideren sumideros naturales de gases de efecto invernadero.

Málaga Hoy, 21/01/08

Benalmádena sumará 200.000 metros de zonas verdes con el parque Al Baytar

El Ayuntamiento anuncia el comienzo de los trabajos para convertir la antigua depuradora en el mayor recinto de esparcimiento de la localidad Cuenca Mediterránea Andaluza financiará el proyecto, valorado en 15 millones.

El parque Ib Al Baytar está llamado a convertirse en uno de los grandes referentes medioambientales de la provincia. El objetivo es reconvertir la antigua depuradora de aguas residuales de Arroyo de la Miel -en desuso desde la entrada en funcionamiento, el pasado diciembre, de la nueva estación-, en una gran zona verde, de más de 200.000 metros cuadrados.

El alcalde, Javier Carnero (PSOE), anunció hace unos días su intención de impulsar de forma definitiva el proyecto, cuya financiación -que asciende a 15 millones de euros- depende de un convenio firmado con la Cuenca Mediterránea Andaluza (CMA). Como novedad, anunció que desmantelarán la antigua depuradora para integrar sus terrenos en el perímetro del nuevo parque. «Su superficie será aún más extensa que la del parque de La Paloma, y será el nuevo pulmón verde de la localidad», destacó el alcalde.

Tres zonas

Este complejo medioambiental estará dividido en tres partes muy diferenciadas. La primera estará dedicada a la jardinería musulmana. Este área se restringirá a zonas concretas en las que se seguirán todos los preceptos de la floricultura árabe, cuya máxima principal es la de emplear plantas autóctonas de la zona. Además se le dará una especial importancia al agua no sólo como instrumento para el riego sino como elemento para el disfrute de los sentidos.

El segundo espacio estará constituido por las laderas propias del terreno en el que se ubicará el parque, en las que irán colocados grandes terrenos de arboleda y se buscarán fórmulas para optimizar el riego. Para ello se aplicarán las técnicas de xerojardinería, cuyo objetivo principal es el ahorro del agua además de intentar limitar la utilización constante de productos fitosanitarios, esto es, el menor uso de maquinaria con gasto de combustible o el reciclaje.

Por último quedará una tercera parte que será una llanura donde predominarán los naranjos y en la que se dispondrán pistas deportivas, zonas de recreo y de agua. La intención final es poder crear un ecosistema similar al que ya existe en el parque de La Paloma. Además en el interior del parque se van a llevar a cabo 17 pequeños proyectos medioambientales.

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.