Skip to content

Enséñame la cabecera y te diré si quiero ver la serie

2014 marzo 18

Ahora que True Detective ha finalizado podemos decir con seguridad que nos ha dejado momentos memorables y uno de ellos es sin duda la cabecera.

Dirigida por Patrick Clair del estudio Antibody y producida por Jennifer Sofio Hall, de Elastic, la cabecera juega con el efecto fotográfico de doble exposición logrando un resultado casi hipnótico, que se complementa con la canción elegida para lograr una atmósfera sombría e inquietante que define a la perfección la esencia de una serie que, con sus más y sus menos, ya forma parte de ese selecto grupo de imprescindibles.

HBO’s True Detective – Main Title Sequence from Patrick Clair on Vimeo.

 

Una gran cabecera que, personalmente, me ha recordado en muchos aspectos a la apertura de True Blood, otro ejemplo entre los destacados.

Fotografía muy cuidada, canción idónea, referencias a la América profunda y sutiles guiños que nos recuerdan la sangre, todo, al servicio de una cabecera que constituye la mejor tarjeta de presentación para una serie de vampiros poco convencional.

 

Y es que una de las cosas que más importan de una cabecera es que sepa condensar el espíritu de la serie.

A este respecto, otro de los grandes hallazgos en el mundo de los opening credits es ‘The Americans. Un montaje lleno de acción, que nos transporta a la época en la que se sitúa la serie, con sus dos universos contrapuestos, desplegando toda la carga icónica de cada uno de ellos. Propaganda, familia, mass media y documentos secretos en un perfecto collage visual de menos de 30 segundos.

 

Si buscamos cabeceras de género, posiblemente tengamos en ‘American Horror Story‘ el mejor de los ejemplos para ilustrarlo. Para aquéllos fácilmente impresionables, se recomienda ver estas intros acompañados y a plena luz del día.

Cada temporada tiene una cabecera distinta pero todas comparten la música y tipografía de los créditos, otro de sus elementos destacables.

 

Otra cabecera muy trabajada (y bastante laboriosa, por lo que vemos en el making of) es la de United States of Tara. La serie, como su cabecera, presenta a Tara una mujer con problemas de personalidad múltiple, interpretada por Toni Collette. Una producción que oscila entre el humor y el drama, con el personal sello de Diablo Cody.

 

No nos olvidemos tampoco de una serie que prácticamente ha alcanzado el calificativo de clásica, ‘A dos metros bajo tierra‘, supo ser innovadora también en su apertura: una cabecera muy limpia y minimalista que nos habla de la muerte, a partir de elementos reales y simbólicos, de forma sosegada.

 

Otra gran cabecera, en este caso de una serie española, es la de ‘Crematorio. Una de las mejores producciones de la ficción española de los últimos tiempos, reflejo de las debilidades de un país en apogeo económico a punto de precipitarse hacia la crisis y sumido en la imposibilidad de taponar los estragos de la corrupción. Montaje y fotografía que recuerdan de nuevo al estilo iniciado con ‘True Blood’, sobre un canción de Loquillo que le encaja como un guante.

 

A estas alturas de post ya podemos subir un poco el tono. ¿Sexo? Efectivamente, estamos hablando de ‘Master of Sex, cuya imaginativa cabecera transcurre entre auténticas metáforas audiovisuales de orgasmos y otras referencias sexuales, seleccionadas con mucho humor.

 

Partiendo también de los presupuestos del humor y la parodia, encontramos la cabecera de ‘Brooklyn Nine Nine’. Lo más interesante en este caso es la revisión de la típica cabecera ochentera de polis, para transformarla en algo más actual.

 

Además de las anteriores, no podemos olvidar las aperturas-resumen de las distintas temporadas de ‘The Wire‘, la épica y capacidad de síntesis de ‘Juego de Tronos y la lograda estética (estandarte de la omnipresencia de After Effects) de la apertura de ‘Mad Men‘.

 

Pero existen otro tipo de cabeceras que siguen una tendencia muy distinta. Se definen por ser muy breves, evocadoras del estilo de la serie y perfectas para espectadores impacientes.

Podríamos pensar en ‘Lost como gran iniciadora de esta línea. Solo unos segundos que ya te dejaban con el corazón en un puño y te metían de lleno en el capítulo. ¿Quién no tiene todavía esta sintonía grabada en la memoria?

 

Aunque volviendo la vista más atrás, encontramos ejemplos anteriores. La brevedad y la elegancia de las cabeceras de ‘Frasier son una clara evidencia. La animación del skyline de Seattle que formaba el título de la serie se modificaba ligeramente en cada temporada.

 

En esta línea de cabeceras cortas podemos incluir numerosas series como Breaking BadModern Family‘, ‘Black Mirror‘, ‘The Good Wife‘ y ‘Cómo conocí a vuestra madre‘.

Muchas de las anteriores juegan con pequeñas variaciones a partir del tema musical de apertura o los colores de la cabecera. Para muestra, esta recopilación de diferentes versiones a partir de la original de  ‘Cómo conocí a vuestra madre’.

 

Como colofón, una cabecera que permaneció fiel durante toda la larga vida de una serie histórica: ’Los Soprano.

Un montaje impecable para una apertura que nos muestra el recorrido en automóvil del protagonista, Tony Soprano, saliendo desde el túnel Lincoln hasta su casa, en Nueva Jersey.Su creador, David Chase dijo que se quería así subrayar que se trataba de la mafia de Nueva Jersey y no de Nueva York.

El único cambio introducido fue la supresión de la imagen de las Torres Gemelas a partir de la cuarta temporada, tras los atentados del 11-S.