WordPress: renovarse o morir

Cuando en el año 2003, el sistema de gestión de contenidos conocido como WordPress veía la luz, nadie podría haber pensado que 9 años después se convirtiera una de las plataformas de blogs por excelencia con más de 50 millones de personas utilizándola.

Entre los factores que han llevado a catapultar a WordPress con semejantes cifras radican su facilidad de uso, el diseño como gestor de contenido y la enorme cantidad de desarrolladores y programadores que trabajan sobre él a raíz del nacimiento de los ya conocidos como plugins.

Sin embargo, el descontento de algunos usuarios, el nacimiento de otras plataformas de generación de contenido más sencillas de utilizar como Tumblr o Pinterest y las nuevas plataformas de acceso a Internet como las tablets o los smartphones han hecho mella en su popularidad. De hecho Tumblr cuenta con más de 20 millones de blogs registrados en tan sólo 4 años.

La reacción no se ha hecho esperar y su fundador, Mark Mullengeb, se ha aventurado a afirmar que la plataforma va a sufrir un cambio en su estructura muy radical que facilitará entre otras cosas, el acceso a la plataforma desde móviles y tablets, añadiendo que el panel de administración será más fácil de utilizar con una interfaz más sencilla y original adaptada a estas plataformas.

Está claro que estar en la cresta de la ola supone adaptarse a las circunstancias…renovarse o morir al fin y al cabo. Veremos a ver si estos cambios mantienen a la plataforma en el lugar que tanto le ha costado alcanzar.

Nosotros desde aquí utilizamos una plataforma WordPress, y vosotros, ¿cuál utilizáis?

 

Diario SUR

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.