Diario Sur

img
La “red carpet” cerró el festival con aires muy botánicos
img
Antonio Manuel Murcia | 30-04-2016 | 23:09| 0

Siempre se ha dicho que sólo las verdaderas estrellas tienen derecho a llegar tarde. Los actores y actrices de la última jornada del Festival de cine de Málaga se tomaron este dicho al pie de la letra, pues la alfombra roja volvió a comenzar casi media hora tarde.
De los primeros actores y actrices en pasar por la «red carpet» fueron Nathalie Seseña, que optó por un mono negro con escote de pico. Seguida de Marta Nieto también de negro impoluto con un vestido de encaje y una raja de infarto siendo la pierna lo único  que enseñó. Con gafas de sol y una barba muy a lo «hipster» se presentó el diseñador canario Paco Delgado, muy acertado y conjuntando al más puro detalle los complementos de su uniforme (corbata y pañuelo de bolsillo).

La alfombra roja se revolucionó cuando Macarena Gómez apareció gritando y simpatizando con sus fans más fieles al otro lado del «paseíllo», vestida de pies a cabeza del diseñador italiano Salvatore Ferragamo, muy revolucionada y sin dejar de mostrar sus «espectaculares» zapatos a todo el público, “he venido por todos mis fans” comentaba a todos los medios la actriz.

Una de las más llamativas sin duda fue Vanesa Romero, con un original vestido amarillo, estampado con flores azul klein y un peinado muy natural con ondas al agua. Un conjunto que fue de los más resultones de toda la jornada. Belén López sorprendió con un vestido difícil de calificar, en color rosa fucsia y con un cuadrado negro en la parte inferior. Nerea Barros  optó por defender la moda andaluza con un vestido de estampado floral con cola, y muy llamativo, firmado por Antonio García. Pero ella no fue la única en homenajear el diseño andaluz, Patricia Montero,  lució un espectacular vestido en color celeste con lentejuelas, que combinó con un cinturón y un clutch, diseñados especialmente para la ocasión de la marca granaina Lilian Urquieta.

De los más originales fue Eduardo Casanova, que repitió de David Delfín con un brillante jersey verde de la colección «El tiempo de los monstruos», combinado con un pantalón oversize y zapatillas de purpurina, también del diseñador malagueño.
Siguiendo con las más aclamadas del «paseíllo», María Adánez se presentó con un vestido largo de estilo griego firmado por Rosa Clará, sencilla y elegante pero a su vez muy desapercibida entre el nivel de la última jornada de la alfombra. Ana Fernández, con escotazo por delante y por detrás optó por un diseño de Duyos.

Ellos, por su parte aparcaron el negro enfundándose en trajes mayormente en tonos azules, como el de Fran Perea o Miguel Ángel Muñoz. José Corbacho fue otro de los que marcaron la diferencia, con una americana aterciopelada en color vino tinto, que combino con sus personales gafas de pasta negras, simpático y sonriente a las bromas del público.

Así, dando fin a la última «red carpet» de la 19 edición del festival, las más solicitadas y aclamadas fueron, con diferencia, Belén Rueda enfundada en un vestido con cola en rosa fucsia y escotazo de infarto, por la parte trasera. Michelle Jenner, optó por un vestido de bordados florales de Dior en rosa cuarzo, alcanzando el sobresaliente y muy solicitada por sus fans. El broche de oro lo puso Amaia Salamanca, con un vestido de Santos Costura que conjuntó con un sencillo recogido, que cerró el “paseíllo” dejando con un buen sabor de boca a la 19 edción del Festival de Cine Español de Málaga.

Nathalie Seseña

Paco Delgado, con barba a lo “hipster”

Macarena Gómez, de Ferragamo

Vanesa Romero, con un llamativo vestido

Belén López

Perea Barros

María Ardánez, vestida de Rosa Clará

Miguel Ángel Muñoz

Eduardo Casanova, vestido de David Delfín

Fran Perea

Maggie Civantos

Patricia Montero

Belén Rueda de rosa fucsia, entre las más aclamadas

Michelle Jenner, simpatizando con sus fans

Ver Post >
Una alfombra roja “de cine”
img
Antonio Manuel Murcia | 29-04-2016 | 23:34| 0

El equipo de “El futuro ya no es lo que era”

Dicen que lo bueno se hace esperar, pues otra vez los primeros actores y actrices del Festival de cine de Málaga se retrasaron media hora más de lo previsto en hacer el «paseíllo».

La alfombra roja de ayer comenzó llena de brillos y con escotazos de infarto, muy al estilo «fiebre del sábado noche». Alcanzando el notable, el equipo de ‘El futuro ya no es lo que era’ fue el primero en posar en la alfombra. Cargada en lentejuelas con un vestido de Asos, Lucía de la Fuente fue de las primeras en despertar los gritos de los jóvenes que esperaban en los alrededores del Cervantes junto con Carolina Bang, otra que optó por el brillo brilli.

De los más piropeados fue José Lomuño, que pese a no optar por un traje de infarto, fue homenajeado con singulares cánticos por los fans de los alrededores del teatro que hacían referencia a su físico. Elena Furiase, vestida de pies a cabeza de su propia marca, lucía un conjunto sencillo y elegante con mono negro que combinó con un chaleco blanco oversize. Belén López esta vez optó por un escotazo de vértigo, muy cercana a sus admiradores y vestida con un mono negro, acompañado de un cinturón dorado con detalles florales, que casi rozó el notable. ¿El único fallo? Quizás la caída de la parte inferior del mono sobre el zapato.

Sin duda, el gran acierto de la noche fue para Antonio Velázquez, enfundado en un traje azul biscay bay según la carta de colores Pantone de Paco Balera, combinado con camisa blanca y corbata negra, revolucionando el entorno del Cervantes, un conjunto de sobresaliente. Por otra parte, entre los más piropeados estaba Miguel Ángel Muñoz, alabado por su belleza a pesar de suspender por debajo del cero en el «paseíllo». Un traje color arena restaba protagonismo a las alabadas facciones del actor, combinado con zapatos, camisa y corbata del mismo color. Sin duda, el desacierto más notable de toda la jornada, que además paseó tranquilamente por la alfombra.

Tito Valverde recorriendo por la «red carpet» como si del pasillo de su casa se tratase, bromeaba constantemente con los jóvenes del otro lado de la alfombra mostrándoles “yo no se qué” en si Iphone, muy simpático y cercano, el actor no fue de los más destacados por su estilo, sino por su cercanía.

Y es que no sólo actores y actrices fueron los que pisaron la alfombra roja, sino que celebridades de la música como Carlos Jean, vestido muy casual con camiseta y parka negra, acompañado de la cantautora Bebe «vestida de mí» fueron otra de las sorpresas de la noche. Simples, sencillos pero muy identificados con su estilo personal.

Llegando casi al final del espectáculo, el equipo de Kóblic posó bajo los constantes gritos del público que no cesaron hasta el final del show. Inma Cuesta, parte del reparto del largometraje, optó por un vestido largo de Fernando Claro con cola en tono anaranjado, pasando de los tonos serenities, tendencia de esta temporada, que acompañó con un impecable recogido que dejaba ver el simple maquillaje de la actriz, algo que nos dejó con “una de cal y otra de arena”.

La última en pisar la pasarela fue la homenajeada Gracia Querejeta. Ganadora del premio Retrospectiva, la cineasta española optó por un vestido asimétrico de manga corta, que combinó con un bolso estilo sobre negro y una simple cadena dorada, complementos muy básicos poco acordes al vistoso vestido. Una opción acertada aunque muy alejada del sobresaliente.

Así dio por concluida una jornada que aguardó multitud de sorpresas y dejó el listón más alto de lo previsto. Bien porque el festival está llegando a su fin, o porque los actores y actrices del panorama español se han dado cuenta, que los vestidos y trajes de infarto han dejado mucho que desear durante toda la semana. Veremos como se defienden nuestros actores y actrices en la pasarela de mañana, el cierre del festival, donde como mínimo se esperan modelazos de vértigo.

José Corbacho

Carolina Bang

José Lomuño

Belén López

Elena Furiase, vestida de su propia marca

Antonio Velázquez, vestido de Paco Balera

Miguel Ángel Muñoz y Tito Valverde

Bebe, “vestida de mí”

La galardonada, Gracia Querejeta

Inma Cuesta, vestida de Fernando Claro

El equipo de Kóblic

Ver Post >
La alfombra más malagueña
img
Almudena Nogués Ortiz | 29-04-2016 | 11:51| 0

La de ayer fue una de esas noches para presumir de talento local y sacar pecho. La industria cinematográfica tiene unas raíces cada vez más sólidas en la provincia y la séptima jornada del Festival de Málaga puso el foco sobre ellas otorgándoles un más que merecido primer plano. Así, la alfombra roja se convirtió en un desfile de estrellas autóctonas que brillaron con ese halo que otorga el trabajo bien hecho. Abrieron el paseíllo los premiados con la estatuílla del certamen Málaga Cinema. Carmen Baquero, Virginia Muñoz y Noemí Ruiz fueron de las primeras en posar ante los focos. Esta última -la más mediática, conocida por su papel de directora de la clínica de la serie de Antena 3, ‘Allí abajo’- puso la nota más primaveral de la velada con un llamativo vestido camisero estampado con maxi flores de colores firmado por Nihil Obstat que acompañó con acierto de unas sandalias rojas.
La actriz Maggie Civantos -otra malagueña- fue de las más aclamadas. Al son de los gritos de «¡Macarena!» -su papel protagonista en la serie carcelaria ‘Vis a Vis’- la intérprete (que vive uno de los mejores momentos de su carrera) recorrió la antesala del Teatro Cervantes repartiendo autógrafos entre el público juvenil y dando toda una lección de simpatía. Para su gran noche, Civantos se enfundó un vestido dorado de manga francesa y falda pareo de Elisabetta Franchi (una de las firmas más repetidas este año sobre la alfombra roja). Remató el estilismo con unas sandalias de taconazo con cristales y tachuelas. «Estoy muy ilusionada de recibir este premio en mi ciudad, Málaga, acompañada de mi familia», reconoció ante los medios, visiblemente emocionada. «Ha sido muy bonito y aún estoy aturdida», añadió.
Laura Insausti -voz de Dry Martina, vestida con un traje negro de brillo de &Other Stories-, el actor Jaime Ordóñez («¡mira!, ese es el tío que habla más rápido de España», como lo definió uno de los curiosos agolpados en el entorno del teatro), Emilio Palacios o el debutante como director Álvaro Carrero completaron la constelación malagueña, en la que repitieron el director Enrique García y Virginia DeMorata, con vestido negro de la diseñadora local Stephanie Valiente. La actriz había adelantado el miércoles que para su segundo paseíllo elegiría un modelo de infarto. Y cumplió su palabra apostando por un traje largo cogido al cuello que dejaba toda su espalda al descubierto.
Fue, sin duda, la más sexy de la alfombra del jueves, solo ensombrecida por Adriana Ugarte. La actriz, que acudió al festival a recoger el Premio Belleza Comprometida de L’Oreal, subió la temperatura con un diseño de Cavalli de print floral de pedrería en tonos rosa, verde y negro que marcaba al máximo su silueta. Coronó el look, hiperfemenino, con unas sandalias plateadas de plataforma y joyas de Rabat.
Dicen que segundas partes nunca fueron buenas…pero el dictamen popular se desmonta si se trata de Silvia Abascal. La actriz -de las más queridas del Festival- volvió a enfilar anoche la ‘red carpet’ con éxito. Muy acertado su modelazo camisero blanco con lunares de colores de Teresa Helbig, una de las agujas con más proyección de la moda española. En esta ocasión Abascal dejó su melena rizada al viento logrando un resultado más fresco y natural.
El premio a la originalidad se lo llevó Emma Suárez. La actriz posó ante los medios junto al equipo de ‘La propera pell’ ataviada con un vestido color bisón con una espectacular capa rematada con flecos. ¿Su autor? Un amigo suyo, como ella misma explicó, responsable de la firma ‘Solo la verdad es sexy’. «Esta película es un sueño hecho realidad», destacó en las entrevistas a pie de alfombra. Carolina Bang y Álex de la Iglesia – ella con traje negro de Max Mara-, el televisivo Berto Romero y la cantante Silvia Pérez Cruz -vestida de Cortana- completaron el séptimo desfile.

Ver Post >
Adriana Ugarte, impecable con mono asimétrico de Torretta
img
Lorena Codes | 28-04-2016 | 13:11| 0

Por Almudena Nogués

Para Adriana Ugarte la vida es de color de rosa…al menos en lo que a estilismos se refiere. Puro reflejo de su personalidad. La actriz destila dulzura por los cuatro costados y no escatima en sonrisas y buenos gestos, ni ante la prensa ni ante los flashes ni ante la legión de blogueras y fashionistas que esperaban ansiosos su aparición estelar esta mañana en la terraza del AC Málaga Palacio. La actriz –que llegó y conquistó- acudió a la cita para recoger el Premio Belleza Comprometida, galardón que cada año entrega  L’Oréal Professionnel en el marco del Festival de Cine de Málaga. Y lo hizo, como hemos avanzado en el arranque de este post, vestida de rosa. Así la vimos a su llegada al hotel, en el hall, ataviada con un bonito traje sastre en rosa pastel muy favorecedor. A la carrera, Ugarte acudió a cambiarse de ropa a su habitación. Y su segunda opción tampoco decepcionó. Un espectacular mono asimétrico con sobrefalda de Roberto Torretta en el color más ‘in’ de esta primavera: el rosa cuarzo. Sin duda, un guiño a las tendencias que demuestra que la actriz conoce de sobra las reglas que rigen el mundo de la moda esta temporada. La premiada coronó el look con sandalias topo, unos pequeños aros de Rabat y una cola de caballo despeinada que reforzaba el aire fresco y natural de su cuidado outfit. Sin duda, un acierto.

La firma de belleza celebra la sexta edición de un reconocimiento que ya recibieron en años anteriores Manuela Velasco, María León, Juana Acosta, Verónica Echegui y Nerea Barros. “En todos los casos, se trata de actrices de brillante palmarés profesional, indudable belleza y además un marcado compromiso con la causa del VIH, a la cual van destinados los 6.000 euros de dotación económica del premio”, explican desde la marca. En concreto, la partida supone una ayuda a la causa de la Fundación Lucha contra el sida, creada por el doctor Bonaventura Clotet y que centra su trabajo en la investigación y avances científicos en la material para mejorar la calidad de vida de los pacientes. Al recoger el premio, Ugarte destacó la ilusión que le hace este galardón, “por su significado y porque me siento parte de esta cadena”, destacó. Judit de la Fuente, directora de L’Oréal Professionnel, aseguró por su parte que la actriz encarna los valores de la marca, “por su compromiso y su perseverancia en el trabajo así como con las causas solidarias”, “por lo que es un orgullo entregarle este premio”, concluyó.

Ver Post >
La noche de Silvia Abascal y Malú
img
Almudena Nogués Ortiz | 27-04-2016 | 22:20| 0

Málaga la quiere. Y eso se nota. Los gritos de «¡guapa!» resonaron a las puertas del Teatro Cervantes desde el primer segundo en el que pisó la alfombra. Y ella, una vez más, se entregó a su público con el mejor de los complementos: una inmensa sonrisa. Auténtica. Honesta. Cercana. Sin poses de diva. Vestida con un acertado diseño estampado de Temperley London, con un agradecido tejido de seda que realzaba su figura, Silvia Abascal volvió a dar una lección de estilo ante los focos. Aunque también es cierto que no tuvo su mejor noche. El imponente traje rojo de pedrería de Hoss Intropia con el que reapareció en 2014 tras sufrir un ictus puso el listón muy alto. Por no hablar del espectacular mono blanco y dorado con capa y transparencias de Stephane Rolland con el que apareció en la pasada edición. Aquel estilismo ya ha quedado grabado a fuego en la historia fashionista del Festival de Málaga. Y superarlo era complicadísimo.
Su asesor habitual, Víctor Blanco (estilista de moda, encargado de vestir entre otras a Nieves Álvarez,Sara Carbonero o a Mónica Cruz), tenía pues ante sí un reto muy difícil. ¿Su propuesta? Un favorecedor escote halter con maxi volante en la pechera y una sutil cola que acompañó de un espectacular clutch rojo de flores de Jimmy Choo y joyas de Rabat.
La actriz -que vino al certamen a presentar la cinta ‘Los comensales’, de Sergio Villanueva- se convirtió por méritos propios en la mejor vestida de una alfombra con pocos rostros conocidos y una banda sonora: la de Malú. La cantante hizo el paseíllo acompañada del equipo del documental que lleva su nombre y arropada por los gritos de una legión de adolescentes que coreaban su nombre y cantaban sus canciones. Fue, con diferencia, la reina del autógrafo de la noche.
Para la ocasión, la intérprete eligió un diseño plisado en rojo firmado por Elisabetta Franchi, ceñido con un mini cinturón metalizado y con un escotazo de espalda en forma de v que dejaba al descubierto el tatuaje de su nuca. Malú remató el look con un clutch dorado de Agatha París y sandalias negras de taconazo imposible de Louis Vuitton solo aptas para valientes.
El rojo fue, de hecho, el color de la velada. Cual camaleones, fueron varias las protagonistas del paseíllo de anoche que camuflaron sus estilismos con el tono de la alfombra. Rosalinda Galán -actriz de la cinta ‘Zoe’- fue otra de ellas. En su caso optó por un estrambótico mono de gasa con mangas de murciélago y cola de Pier Paolo Álvaro que lució con sandalias peep toes negras de Paco Herrero.
Galán posó divertida ante los medios acompañada de su sobrina, la pequeña Zoe, que enterneció a los presentes con su traje rosa de princesa, con varita mágica incluida, cosido «por su tía de Los Palacios», como ella misma explicó. No fue la única niña en someterse a los focos. También lo hicieron las hijas del productor malagueño Kike Mesa, preciosas las dos iguales con vestidos de falda de volantes en color champán y esa tímida sonrisa propia de su corta edad, desconcertadas ante tanto flash.
Muy distinto fue el paseíllo del equipo de ‘Resort Paraíso’, que se dejaron la timidez en casa. Capitaneados por el director malagueño Enrique García fueron los más divertidos de la alfombra. El cineasta – «de riguroso negro», como él mismo definió en tono guasón su look- se atrevió hasta con unos bailes. De negro también apareció su compañera, la actriz Virginia DeMorata, vestida de corto por la también diseñadora local Estephanie Valiente. E hizo una advertencia: «Mañana llevaré un traje de infarto», adelantó entre risas. El bicolor blanco y negro fue también la apuesta de la homenajeada de la noche, Teresa Font. La montadora de títulos como ‘El día de la bestia’o ‘Jamón, jamón’ recibió el Premio Ricardo Franco con un impoluto traje negro de Hugo Boss y blusa Armani.

Ver Post >
Póquer de damas sobre la alfombra roja
img
Lorena Codes | 29-04-2016 | 11:52| 0

Juana Acosta, María Valverde, Ingrid García Jonsson y Bárbara Goenaga pusieron color y magia al quinto desfile de este Festival de Málaga

La quinta jornada de la alfombra roja del Festival de Málaga se las prometía felices con una lista de invitados en la que figuraban algunos de los valores seguros en esto de desfilar ante los focos. Sin confirmar su presencia, con la mera posibilidad de que Juana Acosta acudiese a su cita con el Teatro Cervantes, la expectación entre el público se multiplicó. «Que ‘la Juana’ no vino ayer, así que le toca hoy seguro», porfiaban las señoras desde las terrazas aledañas a la alfombra a eso de las 20.30 horas. Y así fue, esta vez no las hizo esperar demasiado. La actriz de origen colombiano volvió a dar en la diana del estilo con un look de gala impecable firmado por Andrew Gn.

Ver Post >
Aire fresco en las mañanas del Festival
img
Lorena Codes | 29-04-2016 | 11:53| 0

Si la alfombra roja de anoche dejó a los fans algo decepcionados ante la falta de espectáculo en el terreno estrictamente ‘fashionista’, las mañanas están resarciendo esta falta de imaginación para las galas con estilismos intachables. Es el caso de la presentación hoy de la película ‘Gernika’, del director Koldo Serra. El trío de actrices de la cinta, conformado por Ingrid García Jonsson, Bárbara Goenaga y María Valverde, ofreció una lección de estilo, sobriedad y contención con tres diseños muy acertados para la ocasión.

María Valverde, Ingrid García Jonsson y Bárbara Goenaga. Fotos: Álvaro Cabrera

Ver Post >
Juana Acosta e Ingrid García Jonsson: duelo de estilos en el photocall de ‘Acantilado’
img
Lorena Codes | 25-04-2016 | 11:55| 0


Cuando uno acierta con el estilismo en una alfombra roja y l0gra el aplauso generalizado de público y crítica, enfrentarse a la siguiente cita con los focos debe ser un brete. Ya salir airoso de un photocall tras otro y hacerlo con sobresaliente está reservado a unos pocos. Una de ellas (en el Festival de Málaga quizá la que más) es Juana Acosta. La actriz ha conseguido superarse en cada nueva aparición pública y deslumbrar con sus estilismos desde que se levanta hasta que se quita el traje de gala por la noche.

Ver Post >
La noche en la que la alfombra se tiñó de negro
img
Antonio Manuel Murcia | 25-04-2016 | 08:53| 0

El equipo completo de “Mi Guitarra Flamenca” con Farruquito y Marina Heredia al centro

La tercera alfombra roja del Festival de Cine de Málaga, con motivo del homenaje al director y guionista Santi Amodeo por el premio Eloy de la Iglesia, fue muy básica. Demasiado. El negro fue el color estrella de la pasarela, donde la mayoría de actores y actrices escogieron el luto para hacer el paseíllo. El espectáculo comenzó cuando el equipo del documental “Mi Guitarra Flamenca” de Manolo Sanlúcar desembarcó a las puertas del Cervantes. Con aires flamencos y dejes andaluces, el conocido bailaor Farruquito se entregó a todos sus fans, posando en multitud de “selfies” con su público. Marina Heredia fue una de las más llamativas del encuentro, vestida con una original falda asimétrica con lunares por la parte interior.

Multitud de gritos se escucharon cuando Rubén Cortada pisó la alfombra roja, vestido con un traje negro que combinó con una camisa blanca (frente a la negra de la gala inaugural), una apuesta simple pero elegante. Su acompañante, Kaliah Garzón, también optó por un vestido negro impoluto y transparencias con escasez de complementos. Carmen Machi fue otra de las que se decidió por el ‘luto’, con un vestido de Amaya Arzuaga con cuello de cisne forrado de pedrería que hizo brillar a la actriz.

Una de las más destacadas, al incluir estampados florales y cuadros en su look, fue Pilar López de Ayala, enfundada en un llamativo Chanel en negro y nude que combinó con joyas de Suárez. De lo mejor de la noche con un estilo sencillo, muy acorde con su personalidad.  Irene Escolar marcó la diferencia, no por su brillante indumentaria, sino por atreverse a vestir un diseño rojo pasión, una pincelada de color que se agradeció en mitad de tanto negro. Ella también pasó el examen, con un outfit muy favorecedor.

 Ruth de Armas por su parte apostó por los destellos metalizados con un vestido estampado con circunferencias de brillo de Pedro Palmas que acompañó con un semirecogido con influencias ‘pin-ups’. Correcta sin más, pero menos acertada que en la primera alfombra para la que eligió el blanco.

Ellos volvieron a recurrir a los aburridos trajes en color negro, mayormente combinados con camisas blancas. Con alguna excepción,  como Miki Escarpé, que fue de los mejor vestidos de la noche con un traje azul klein de García Madrid y un corbatín burdeos con finos detalles en negro. Con excesos de personalidad, el bailaor Farruquito optó por un traje y camisa estampada, colocada de una forma más informal, que combinó con unas gafas de sol Ray-Ban que chirriaban en mitad de la alfombra.

Emilio Palacio se saltó las reglas indumentarias propias de una gala apostando por una camisa blanca con detalles en el bolsillo exterior y las costuras que combinó con unos chinos negros. El galardonado, Santi Amadeo, también adaptó el protocolo a su voluntad y se atrevió a recoger el premio en vaqueros, combinados con una blazer a rayas y una camisa firmada por Fred Perry.

En definitiva, una alfombra roja carente de estampados, con sobredosis de negro e insulsa. Resultado de una jornada muy básica, que se ha traducido en escasa originalidad por parte de los actores y actrices a la hora de escoger el look apropiado en este tercer encuentro del Festival de Cine de Málaga. Mañana más

Ver Post >
Brillos, transparencias y un sabor muy agridulce en la segunda jornada de la alfombra roja del festival
img
Antonio Manuel Murcia | 25-04-2016 | 00:41| 0

 

La segunda jornada de la alfombra roja en el Festival de Cine de Málaga vino con sorpresa. Tras un comunicado urgente , adelantando una hora la cita; los actores y actrices de cine español se saltaron las normas a su voluntad llegando casi una hora más tarde de lo previsto. Con algún que otro modelazo, desastre y admiración; ‘el paseíllo’ fue una lluvia de sorpresas y decepciones en cuanto a indumentaria se refiere. Vestidos con corte de sirena, estilo griego, encaje y muchas transparencias fueron los rasgos más comunes de la segunda alfombra roja. Los caballeros fueron más prácticos y salvo algún que otro look de infarto, el resto recurrió al clásico traje negro o azul klein en su defecto combinado con camisa blanca.

Los brillos fueron otros de los protagonistas entre las actrices durante la segunda jornada de Festival de Málaga, entre las que destacaron la malagueña Maggie Civantos; que se desprendió del traje de carcelaria para enfundarse en un vestido ajustado azul klein de Juan Vidal. El dos piezas de Sara Vega también dio mucho que hablar, siendo la única que se atrevió con este tipo de conjunto; top transparente de pedrería y falda con corte de sirena y cola dejando al aire parte de su torso, sin duda, de infarto.

Natalia de Molina se llevó el sobresaliente en esta segunda jornada de la 19 edición del festival. Con vestido de transparencias de Carolina Herrera, la actriz dejó ver gran parte de su torso, que tapaba con un culotte negro. Entre las más llamativas también destacó la malagueña Noemí Ruiz, con un vestido estilo griego verde oscuro de Rubén Hernández, combinado con un brazalete de Suárez y un recogido trenzado en el lateral.

Así como en toda gala, los suspensos siempre estuvieron presentes. Belén López, vestida de Herve Leger fue el gran desastre de la alfombra roja. Con un vestido rosa fucsia, algo roto en la parte lateral e inferior de las piernas y escasa de complementos, Belén fue sin duda una de las menos acertadas de la noche.

Por otra parte, la moda malagueña también volvió a tener hueco en la jornada. Luís Fernández apostó por el diseñador David Delfín, al incluir en su uniforme el «corsé» masculino de la última colección SS16 Psoas, que combinó con un traje clásico negro y unas deportivas Nike. La esperada Belen Rueda también sorprendió al público con un vestido largo, en color rosa y escotazo en la espalda del diseñador malagueño Benjamín Friedman. Deslumbrante con un recogido acaracolado y una sonrisa que acompañaba a sus contoneos por la alfombra.

Pero no solo la provincia malagueña fue protagonista a la hora de uniformar a nuestro actores y actrices, sino que otros talentos andaluces, también vistieron a otras de las actrices del festival. Patricia Montero, de blanco y bien ceñida optó por un vestido de corte sirena del diseñador sevillano Alejandro Postigo combinado con un cinturón y una corona de la firma granadina Lilian Urquieta.

Por último, y tras un parón de casi un cuarto de hora, las tres últimas actrices más esperadas aparecieron deslumbrantes sobre la alfombra. Maribel Verdú apostó por un Oscar de la Renta con estampado floral, bien ceñido por la parte del pecho, y de vuelo por la parte inferior. Los zapatos, invisibles, pero ligeramente vistos al pasearse, de Prada, y joyas de Tous con un recogido dejándole la cara completamente despejada.

Bárbara Goegana, por su parte, escogió un Liu Jo acompañado de un bolso de mano de Stella McCartney y joyas de Soulbask; su propia marca.

La galardonada Paz Vega fue una vez más fiel a su estilo sencillo y minimalista, con un diseño de Antonio Garcia en color blanco, y plisado por la parte inferior. La ganadora y protagonista de la jornada lucía por la alfombra roja con aire angelical y sencillo, poniendo la nota sobria en una alfombra roja que, por su puesto, siempre se presta a los excesos. Y Málaga no iba a ser menos.

Ver Post >
Sobre el autor SUR