Diario Sur
img
Fecha: abril, 2017
El armario del piloto Álvaro Fontes
Almudena Nogués Ortiz 29-04-2017 | 1:00 | 0

La elegancia no se compra ni se vende. Es un halo. Una actitud innata. Y, en muchos casos, hereditaria. En el caso de Álvaro Fontes, al menos, lo es. En la retina de este piloto malagueño está la imagen –siempre impecable– de su padre, del que conserva una amplia colección de corbatas de Hermès, por las que él también tiene ahora fijación. «Era un caballero a la antigua usanza, siempre iba perfectamente vestido», rememora este abogado de formación, que a los 33 años dio rienda suelta a la que siempre había sido su pasión en mayúsculas: la automoción. Su niñez la pasó arrastrando coches por toda su casa. En cuanto pudo se compró un deportivo y un buen día un amigo le animó a probar la sensación de correr en un circuito. Aquella experiencia le enganchó hasta el punto de cambiar su vida, jalonada hasta la fecha por 250 carreras.
Entre sus hitos, destaca el haber sido dos veces campeón de España –una en 2012 en GT y otra en 2015– y el haber logrado el que es uno de sus trofeos más especiales: el que obtuvo en 2012 en el equipo de Jorge Lorenzo, con quien consiguió el podio del 24 Horas de Montmeló. «Para mí este deporte es un regalo que la vida me ha hecho, me aporta la sensación de sorpresa y disfrute continuo», advierte Fontes, cuyo reto actual pasa por correr las 24 Horas de Le Mans.
De base clásica –se confiesa poco amigo de los riesgos– y estética ‘sporty chic’, en los ‘looks’ del piloto dominan las prendas básicas de fondo de armario. Con pocos estampados y sin estridencias. Cortes sencillos y tejidos de calidad, a los que da prioridad. La comodidad es el eje sobre el que giran sus propuestas, entre las que predominan los polos que colecciona de sus múltiples carreras, los vaqueros, las camisas –le gustan de camiserías con solera de toda la vida– y las zapatillas de deporte. «Huyo de las modas y tampoco me gusta llamar la atención», advierte. Las camisetas –le gustan ceñidas–, las cazadoras de cuero y los trajes de chaqueta italianos son otros de los imprescindibles en sus ‘outfits’, teñidos principalmente de tonos grises y azules. En materia de complementos, no sale sin sus gafas de sol ni sin sus inseparables pulseras, cada una con un significado especial.

Os dejo con sus looks al detalle. ¡Feliz fin de semana!

Ver Post >
¡Fuera supersticiones!
Almudena Nogués Ortiz 22-04-2017 | 10:03 | 1

En el teatro, sobre el escenario, lo miran de reojo. Y hay quien se pone hasta nervioso si alguien del público lo lleva. El amarillo es un tono vetado sobre las tablas y de ahí, por extensión, para muchos es considerado el color de la mala suerte. Al parecer, la muerte en escena del dramaturgo Jean-Baptiste Poquelin (Molière) fue el detonante de esta superstición. En febrero de 1673 el francés estrenó ‘El enfermo imaginario’ vestido de amarillo y en plena representación se sintió indispuesto. Pocas horas después murió en su casa. Desde entonces, se considera un color gafe.
Esta temporada, sin embargo, la moda se ha dispuesto romper con esta superstición elevando al amarilo al podio de los imprescindibles. Se lleva en todas sus modalidades. Desde su versión más ácida hasta la más delicada y sutil. No obstante, si hay una que arrasa entre las fashionistas es la denominada ‘primrose yellow’, considerada por el instituto Pantone como el color clave de esta primavera. Un tono alegre y potente que desprende vitalidad y energía positiva con el que refrescar nuestros looks y lograr que acaparen miradas.
En México hay un dicho que reza que ‘la que de amarillo se viste, en su belleza confía’ dado que es un un color atrevido que nunca pasa desapercibido. ¿No sabes cómo lucirlo? Cuatro mlagueñas te dan sus claves.

Ver Post >
Domingo de estreno
Almudena Nogués Ortiz 08-04-2017 | 9:13 | 0

El Domingo de Ramos se considera el día más festivo de la Semana Santa.Litúrgicamente se conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén a lomos de un burro y la tradición popular marca que hay que estrenar algo para tener suerte y que no se caigan las manos. Un dicho muy arraigado en el seno de muchas familias que pasa de generación en generación y que empuja a miles de malagueños (grandes y pequeños) a vestirse mañana con sus mejores galas. Cn la Pollinica en las calles inaugurando la Semana de Pasión toca lucir ropa nueva y, de paso, dar la bienvenida -en lo que a estilismos se refiere- a una primavera que desde hace un par de semanas pide paso en el calendario.
Aprovechando el arranque de la Semana Santa invitamos a cuatro malagueñas a que compartan con SUR sus apuestas para acertar con los looks de estos días. ¿La premisa de todas ellas? Ante todo ir cómodas para resistir a intensas jornadas de caminatas y esperas tras las procesiones. Así, el ‘street style’ local se rinde a las deportivas blancas -el calzado de moda-, al color más ‘in’ de la temporada: el rosa, a las gafas redondas de espejo -el objeto de deseo actual de las fashionistas- y a las cazadoras de piel (conocidas como ‘bikers’ y perfectas para estas jornadas de entretiempo). ¿Aún no sabes que estrenar? ¡Pues toma nota!

Ver Post >
El armario de Mónica Lara
Almudena Nogués Ortiz 02-04-2017 | 9:24 | 0

«La moda para mi es un arte». Así de rotunda se expresa Mónica Lara nada más empezar la entrevista. «Crear una colección y sorprender con la puesta en escena de un desfile es puro arte, igual que en el ámbito doméstico y a otra escala lo es componer un buen look», añade esta asistente de imagen de 38 años, vinculada a la industria textil desde que empezó a trabajar en el sector a los 17 años. Durante dos décadas esta malagueña recorrió España de punta a punta abriendo tiendas de la firma Adolfo Domínguez, encargada del visual, la decoración y el escaparatismo. Hasta que el embarazo le obligó a pisar el freno y dar un giro a su vida.
Fue entonces, con la llegada de sus mellizos -que ahora tienen 5 años- cuando decidió hacer realidad el sueño de tener su propia tienda on line con diseños propios. Así nació Momo Shop -proyecto que comparte con su amiga Montse Lechuga. Tras él, propuestas funcionales y femeninas, con detalles especiales, fiel reflejo del armario de Lara, quien se declara adicta a los vaqueros, al color negro – «por el que tengo obsesión»- a las cazadoras de cuero y a las botas, «siempre bromeo con que en otra vida he tenido que ser motera porque me vuelve loca una biker, tengo muchas», sostiene. Desde que es mamá de dos -explica- las zapatillas deportivas se han vuelto pieza clave en sus estilismos de día. En su caso, le gusta llevarlas con leggins o vaqueros entubados y un jersey oversize de cashmere, «un look todoterreno con el que se aguanta toda la jornada».
Poco amiga de los estampados -salvo rayas o lunares en alguna prenda-al caer el sol esta estilista (metida ahora también a fotógrafa o a organizadora de eventos) aparca la discreción que le acompaña durante el día y se atreve con ‘outfits’ «más cañeros» y escotes más pronunciados. Para la noche, es fan del ‘brilli brilli’ y de los acabados metalizados, que combina entonces con taconazos y bolsos joya tipo clutch. ¿Su receta para acertar en un evento? Un mono, o una falda larga vaporosa -«para mi imprescindibles sobre todo en verano»- con una blusa romántica.
En materia de complementos, no sale de casa sin unas gafas de sol ni un buen reloj. ¿La guinda a sus looks? Un anillo XL, un ‘shopping bag’ o una cadena minimal.

Ver Post >