img
Fecha: abril 29, 2017
El armario del piloto Álvaro Fontes
Almudena Nogués Ortiz 29-04-2017 | 1:00 | 0

La elegancia no se compra ni se vende. Es un halo. Una actitud innata. Y, en muchos casos, hereditaria. En el caso de Álvaro Fontes, al menos, lo es. En la retina de este piloto malagueño está la imagen –siempre impecable– de su padre, del que conserva una amplia colección de corbatas de Hermès, por las que él también tiene ahora fijación. «Era un caballero a la antigua usanza, siempre iba perfectamente vestido», rememora este abogado de formación, que a los 33 años dio rienda suelta a la que siempre había sido su pasión en mayúsculas: la automoción. Su niñez la pasó arrastrando coches por toda su casa. En cuanto pudo se compró un deportivo y un buen día un amigo le animó a probar la sensación de correr en un circuito. Aquella experiencia le enganchó hasta el punto de cambiar su vida, jalonada hasta la fecha por 250 carreras.
Entre sus hitos, destaca el haber sido dos veces campeón de España –una en 2012 en GT y otra en 2015– y el haber logrado el que es uno de sus trofeos más especiales: el que obtuvo en 2012 en el equipo de Jorge Lorenzo, con quien consiguió el podio del 24 Horas de Montmeló. «Para mí este deporte es un regalo que la vida me ha hecho, me aporta la sensación de sorpresa y disfrute continuo», advierte Fontes, cuyo reto actual pasa por correr las 24 Horas de Le Mans.
De base clásica –se confiesa poco amigo de los riesgos– y estética ‘sporty chic’, en los ‘looks’ del piloto dominan las prendas básicas de fondo de armario. Con pocos estampados y sin estridencias. Cortes sencillos y tejidos de calidad, a los que da prioridad. La comodidad es el eje sobre el que giran sus propuestas, entre las que predominan los polos que colecciona de sus múltiples carreras, los vaqueros, las camisas –le gustan de camiserías con solera de toda la vida– y las zapatillas de deporte. «Huyo de las modas y tampoco me gusta llamar la atención», advierte. Las camisetas –le gustan ceñidas–, las cazadoras de cuero y los trajes de chaqueta italianos son otros de los imprescindibles en sus ‘outfits’, teñidos principalmente de tonos grises y azules. En materia de complementos, no sale sin sus gafas de sol ni sin sus inseparables pulseras, cada una con un significado especial.

Os dejo con sus looks al detalle. ¡Feliz fin de semana!

Ver Post >