Diario Sur

img
DOS HOMBRES Y UN DESTINO
img
Francisco Griñán | 10-07-2007 | 13:34

Por JUAN ANTONIO VIGAR. Esta es la historia de dos jinetes que nunca pudieron llevar las riendas de su vida. Nacidos en la aspereza mineral del Oeste norteamericano, la gran montaña les sorprendió descubriendo un amor inocente y manchado. Tan solo que en Wyoming y Texas querer a otro hombre era entonces solo cosa de mujeres.
Basado en el pequeño relato de la escritora Annie Proulx, ganadora del premio Pulitzer, el realizador taiwanés Ang Lee ha dirigido una obra mayor cinematográfica: ‘Brokeback Mountain. En terreno vedado’. La película narra el encuentro físico y sentimental de dos vaqueros en el verano de 1963, cuando su jefe los envía a cuidar un mar de ovejas en las altas montañas del estado de Wyoming. Allí se descubrirán uno al otro y encontrarán un amor destinado a ser tan solo sombra y silencio.
Con un ritmo detenido y preciso, una narración contenida aunque densa y un catálogo sentimental que va desde la rabia a la esperanza, la película desarrolla una emotiva historia de amor entre seres encontrados que por fin se hallan. Dos excelentes actores que asumen todos los riesgos: Heath Ledger -taciturno y desvalido Ennis Del Mar, el tosco granjero de rostro aniñado- y Jake Gyllenhaal, como el vitalista Jack Twist, un hombre que busca en los rodeos las vueltas de sus sentimientos, ponen fuerza, contención, sentido y sensibilidad a una historia de amores difíciles y prejuicios demasiado fáciles. Para resaltar aún más la ortodoxia del ‘western’ -incluso hay un duelo con una televisión como arma arrojadiza- Ang Lee recurre a la amplitud de los paisajes y a la dureza en los rostros y ademanes -casi de jueces de la horca- de algunos de sus actores secundarios. Es una película medida desde el amanecer al ocaso. Un relato valiente y sincero de dos hombres con un solo destino.
«Me gusta rodar dramas donde surjan las complejidades de las relaciones humanas. Desde el punto de vista dramático, esta historia era una mina de oro», confesaba Ang Lee sobre este ‘western’ sin plomo ni apenas balas. ‘Brokeback Mountain. En terreno vedado’ es una película que convierte los sentimientos en punto de encuentro entre dos hombres y lugar de confrontación con sus respectivas familias. Un relato insólito de violencia y nostalgia contado con precisión y elegancia, con sobriedad y cordura. Un amor entre los pliegues del miedo a querer. Un territorio abierto y pedregoso por donde el ‘western’ nunca había transitado. Hoy, cuando para bien las cosas son ya diferentes, aceptamos con normalidad que algunos amores no deben tener el precio de la muerte.