img
LA PATRIA DE SPIELBERG
img
Francisco Griñán | 10-07-2007 | 13:34

Por FRANCISCO GRIÑÁN. No recuerdo que me pasara antes. Todos los títulos que compinten por el Oscar a la mejor película me gustan. Bueno, matizo. Las tres que he visto, me gustan, me encantan y no me han abandonado a mis pensamientos en el patio de butacas, mientras que los que están por venir, que coinciden en tratar un tema tabú como la caza de brujas -’Buenas noches y buena suerte’ y ‘Truman Capote’-, me dan buenas -excelentes- vibraciones. De ‘Brockeback Mountain’ -que será la que ganará en los Oscar- y ‘Crash’ ya ha hablado mi amigo Juan Antonio Vigar en este blog, por lo que añadiré algo de la otra película que ya está en cartel, ‘Múnich’, el regreso con mayúsculas de un clásico, Steven Spielberg. Este cineasta nunca habría llegado a tener una sombra tan alargada sobre la cinematografía contemporánea si no fuera por Hollywood. Pero su cercanía a esa desaforada y poderosa industria también provoca algunas sombras en su filmografía. Afortunadamente, Spielberg da de vez en cuando golpes en la mesa. Del último le ha salido una comprometidísima película que, aunque con concesiones al ‘thriller’ comercial, plantea un vigoroso retrato del terrorismo de Estado desplegado por Israel contra los palestinos como respuesta al atentado contra los deportistas judíos en las Olimpiadas alemanas de 1972. La película, larga pero sin tregua, echa la vista atrás y recupera unos hechos que se definen por sí mismos sin necesidad de tomar mucho partido. El terrorismo de Estado sigue siendo terrorismo. Y por eso le han dado palos por todas partes a Spielberg, sobre todo desde las filas sionistas. Pero, ¿qué esperaban de un hombre que apostó por los derechos humanos al firmar ‘La lista de Schindler? Aunque algunos se confundan, Spielberg sigue mantiendo la misma línea en esta película que tiene aún un mayor alcance actual, ya que el discurso del cineasta tiene una lectura más profunda que también salpica a la actitud guerrera del actual Gobierno de Bush. La última imagen del filme es especialmente reveladora en este sentido y da la razón a los que piensan que las películas, incluso las históricas, pertenecen al momento en el que se hacen. Además de ese compromiso personal y esa visión política que provoca la película, ‘Múnich’ es también un gran drama sobre un suceso histórico que cambió la historia de Oriente Medio y enconó aún más aquel polvorín. Cine de espías, tragedia, ‘thriller’ e intriga se van superponiendo en esta cinta que cuenta con un gran elenco que comanda Eric Bana y en el que destacan dos veteranos: el especialista en ‘limpieza’ Ciarán Hinds (el Julio César de la serie ‘Roma’) y el delicioso mafioso al que encarna el veterano Michael Lonsdale. Una recomendable película contra la amnesia que, como se dice en el filme, defiende que “la única patria son las personas”. Me apunto.