img
EL LIBRO DE LAS LUCES
img
Francisco Griñán | 30-03-2006 | 21:46

por JUAN ANTONIO VIGAR. Leer buenos libros nunca es una mala idea. Y hablar de ellos siempre fomenta su lectura. Al menos los pone en valor aunque, como en este caso, hable sobre una persona bien tímida. El Festival de Málaga ha editado junto a Cátedra un libro dedicado al admirable guionista y premio Ricardo Franco del Festival, Rafael Azcona. Su autor es Bernardo Sánchez, un joven escritor de ancho conocimiento y profunda amistad hacia Rafael. Siguiendo la misma ‘teoría del incremento’ que Azcona aplica a sus guiones, Bernardo ha ido acumulando anécdotas cercanas, amplia cinefilia, agradecida complicidad, precisión literaria y numerosos datos que perfilan -imposible abarcar del todo la discreta y brillante humanidad de Rafael- la personalidad y el hacer literario del huidizo guionista. Rafael Azcona: hablar el guión es, en palabras del crítico Diego Galán, “un libro con sustancia, reposado y minucioso”. Una obra surgida de la admiración de su autor y de los editores hacia un hombre tan grande como esas pequeñas cosas que hacen que la vida valga la pena.

Como trailer de esta pantalla de papel cuya lectura/visionado recomiendo con la seguridad de un buen consejo, valga esta anécdota -una de las muchas incluidas en el libro- en la que Azcona relata cómo surgió la idea para su película ‘El cochecito’. «Una vez, a la salida del fútbol, en medio de los coches, se hizo de repente un claro y avanzaron treinta o cuarenta hombres en sus pequeños cochecitos de inválido. Iban deprisa comentando a gritos el partido que acababan de ver. Uno de ellos de repente exclamó: “¡Nada hombre, son un equipo de baldaos!” Y en ese momento pensé que aquellos hombres estaban más vivos que yo». Así, en lo tocante al ingenio, Azcona sube una simple colina para hacer bajar a nuestra sonrisa toda una montaña.

Como en su día no sonó demasiado la presentación del libro y muchos medios se olvidaron de recordarlo, hoy me empeño en que no queden sombras sobre este libro de las luces. Las del pensamiento de un genial hablador.