img
PASODOBLE
img
Francisco Griñán | 12-04-2006 | 17:37

por JUAN ANTONIO VIGAR. Manolete, el torero, ha vuelto a la vida a pesar de seguir siendo uno de nuestros muertos más ilustres. Desde que Islero le segara el vivir con la guadaña de su cuerno astifino han pasado ya casi sesenta años. Que es toda una vida para quienes aún no estamos muertos. Manolete se ha reencarnado en el perfil de junco y la nariz aguileña de un actor neoyorquino y famoso: Adrien Brody. Aquel que ganara el Oscar hace unos años – ‘El pianista’, de Roman Polansky- tocando melodías de infinita tristeza y también el corazón de un público impactado por un sufrimiento tan ancho.

Brody ha decidido ser Manolete. Con las enseñanzas taurinas de Cayetano Rivera Ordoñez -torero de salón y cuarto de estar- y con Penélope Cruz -actriz casi siempre en mantillas aunque no vaya a los toros- en el papel de Lupe Sino, la actriz con la que el califa cordobés tuvo algo más que palabras en sus candentes mil y una noches.

La película es de gran presupuesto, 16 millones de euros, y acaba de empezar a rodarse en Salamanca: tierra de toros de casta y de la voz de metal de Farina, el cantaor. Luego vendrán localizaciones en Córdoba, Carmona, El Puerto y Sanlúcar, Madrid y los estudios de la Ciudad de la Luz, donde se concluirá esta tragedia de sombras entre el valor y la épica.

Un holandés, Menno Meyjes, es el director de esta ópera taurina. Esperemos que no de el cante con ella. Al menos, esta hermosa aria de amor y muerte cuenta ya con un ‘pianista’ para que le ponga la mejor melodía posible. ¿Será un pasodoble torero?