img
TENGAMOS LA GUERRA EN PAZ
img
Francisco Griñán | 11-05-2006 | 14:04

por JUAN ANTONIO VIGAR.- Parece que el cine de guerra vuelve a interesar en Estados Unidos. Aunque éste sea en el fondo una reflexión sobre la paz. Como en el caso de ‘Iluminados por el fuego’, la última película del director argentino Tristán Bauer, que ha recibido el premio al Mejor Film de Ficción en el recientemente clausurado Festival de Cine de Tribeca: un certamen impulsado por el actor Robert De Niro en el viejo corazón de Nueva York.

Protagonizada por Gastón Pauls -el listo que aprendió a hacerse el tonto en ‘Nueve reinas’-, la película de Bauer rememora la absurda Guerra de las Malvinas: un enfrentamiento militar entre Inglaterra y Argentina por la soberanía de unas islas plantadas en mitad de un océano de despropósitos. Miles de jóvenes argentinos lucharon en esa guerra sin futuro, injusta y desigual, para ganar unas tierras mientras en su país se perdían las libertades por culpa de una Dictadura de cielos incendiados y un infierno en su nación. Desencanto, derrota y frustración fueron las banderas clavadas por Argentina en el pico Desolación de su propia y perdida juventud durante aquel año 1982.

‘Iluminados por el fuego’ es una película pequeña que, sin embargo, atesora grandes méritos. Así lo reconocieron también los académicos españoles al otorgarle este mismo año el Goya al Mejor Film Extranjero de Habla Hispana. Sin duda, porque su historia es un aprendizaje útil para el mundo entero. Su lectura negativa de la guerra -aunque la película mantenga aún viva aquella vieja reivindicación territorial- es tan contundente como el fuego de mortero o el atronar de los tanques. Sin embargo, siempre nos quedará la duda de si en Estados Unidos cualquier análisis de la guerra no terminará armando de razones a un pueblo tan combativo. Máxime ahora, cuando su presidente, empeñado en una guerra para salvar a un mundo que solo quiere que le dejen en paz, renueva los enemigos sin más que tengan turbante o sean gentes del desierto. Quizás, en esto de la guerra, lo mejor sería dejarse de películas.