img
SURCOS
img
Francisco Griñán | 16-09-2006 | 12:24

por JUAN ANTONIO VIGAR.- No quisiéramos en este blog que, entre los pliegues de la actualidad, quedara oscurecida la muerte de un buen director: José Antonio Nieves Conde. Casi tan mayor como nuestro propio cine -94 años- falleció el jueves el autor de ‘Surcos’, película considerada como uno de los primeros, mejores y mayores exponentes del neorrealismo cinematográfico español.

Estrenada en 1951 con participación en su guión del escritor Gonzalo Torrente Ballester, ‘Surcos’ se convirtió en un retrato veraz y afilado de una España franquista donde el éxodo del campo a la ciudad, la prostitución, el delito y el conflicto generacional latían como problemas sin solución en el subsuelo de aquella triunfal y tremenda dictadura. Gran poema sobre el fracaso en lo personal, político y social, la película tuvo enormes dificultades para ser estrenada. Tan solo gracias a las influencias de Nieves Conde -contradictoria con su obra había sido su militancia en Falange- permitieron que el filme llegara a las pantallas para bien del cine español.

Al margen de su zigzagueante carrera que le llevó de la exaltación religiosa en ‘Balarrasa’ (1950) hasta un incipiente cine del destape con ‘Señoritas de mala compañía’ (1973) pasando por la problemática social de ‘El inquilino’, otra de sus obras más destacables, realizada en 1958, Nieves Conde está considerado como uno de los directores fundamentales para entender la evolución y sentido de nuestro cine. Hoy más que nunca cuando, “tras leer unos cuantos periódicos” -en palabras de su hijo- y quizás hastiado de tanta noticia feroz, decidió decirnos adiós dejando, por supuesto, surcos y caminos a seguir en el cine español.