img
Larga vida a los premios Goya
img
Francisco Griñán | 07-02-2015 | 18:29

De cumplirse el guión, estaría de camino a Atocha, con el portátil, el móvil y un traje oscuro. Sin pasarse en el vestuario, pero también sin desentonar con el derroche de elegancia de la alfrombra roja de la gran fiesta del cine español. El interés periodístico es evidente. Antonio Banderas recibe su primer Goya, el de Honor, y nos dará más de un titular. Dani Rovira pondrá su inconfundible humor para hacernos pasar un buen rato, además de jugarse uno de los cabezones por su descacharrante personaje en ‘8 apellidos vascos’. Además, a las estatuillas también aspiran dos paisanos de ‘La isla mínima’, Antonio de la Torre -un clásico en las nominaciones- y la actriz malagueña que ha dado la sorpresa con una candidatura a interpretación de reparto, Mercedes León. Pero no se vayan todavía que aún hay más. En los cortos de animación, la argentina Victoria Sahores, que adoptó Málaga por voluntad propia hace una década, también aspira a llevarse al pintor aragonés a su casa, mientras que el filme ‘Autómata’, producido y protagonizado por Banderas, figura en cuatro categorías técnicas. No se recuerda una edición con una presencia tan importante de artistas y producciones malagueñas, aunque este criterio informativo no ha sido suficiente para que la prensa local -no solo este medio- sea acreditada en la presente edición de los Goya.

 

 

En el amable rechazo de la Academia nos invitaban a seguir la retransmisión por la web o la televisión en «riguroso directo». ¡Cuanto daño ha hecho al periodismo las ruedas de prensa de don Mariano Rajoy a través de pantallas de plasma!

Ayer mismo, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas justificaba telefónicamente su decisión en la falta de espacio y en criterios periodísticos, aunque admitía que había faltado sensibilidad con los medios malagueños en las acreditaciones. Esa misma sensibilidad que sí han tenido desde el departamento de Protocolo de la Academia, que con lógica han invitado al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, por las mismas razones que no han servido para acreditar a la prensa interesada en cubrir una gala que, además de malagueña, promete coronar al cine andaluz con la formidable cinta ‘La isla mínima’.

Lo contaremos desde la distancia pero no con distancia. Larga vida a los Goya.