Skip to content

La UMA empata en San Cugat y el C. R. “B” cae con Jaén

2008 mayo 7

El equipo senior de la Universidad de Málaga ha logrado hoy un meritorio empate (23-23) frente al San Cugat, en el partido de ida de la eliminatoria de permanencia en División de Honor. Con este resultado en tierras barcelonesas, el conjunto malagueño disputará una auténtica final el próximo fin de semana, en el campo de Teatinos.

En el otro partido de la jornada, el equipo B del Club de Rugby Málaga cayó en casa frente al Jaén R. C. “B” por 31-36, en un choque muy intenso dirigido por la señora Mentxu Hidalgo. Está por determinar el partido de vuelta, pero a buen seguro que volverá a ser un encuentro disputadísimo.

AMPLIACIÓN

Teatinos dictara sentencia

Sant Cugat, 4 de mayo de 2008.

Se enfrentaba el cuadro malagueño a la primera de sus dos finales por eludir el descenso de categoría frente a un muy voluntarioso Sant Cugat, que afrontaba esta segunda oportunidad por estar en División de Honor “B” con mucha ilusión y concentración, lo cual les dio un merecido empate al final del partido contra un rival netamente superior, como se pudo apreciar durante los primeros 20 minutos del encuentro.

Los jugadores entrenados por Diego Lentini acusaron en exceso la falta de partidos durante más de un mes y medio, aunque no fue suficiente para que los locales se llevaran la victoria. En los primeros arranques del partido se vio como un equipo totalmente entregado a su afición luchaba por abrir huecos en la defensa de los universitarios, aunque estos resultaron totalmente estériles durante los primeros compases del partido, mostrando el cuadro colegial gran seriedad y concentración, lo cual les llevo a materializar un ensayo en una gran jugada de continuidad por delantera que Román Corvalán aprovecharía para ensayar, a lo que habría que añadir los dos puntos de la transformación, ejecutada por Calle, lo cual dejaba el resultado a los 20 minutos en 0 – 7.

Recortaron distancias los locales con un tiro a palos, 3 – 7, lo cual era una muestra de la férrea defensa universitaria.

Pocos minutos después llegaría nuestro segundo ensayo, a manos de Sebastian Atencio, en otra jugada de la delantera malagueña, que acuso en exceso el jugar en césped artificial, dominando los rucks y maul del partido pero sin poder hacer lo mismo en las Melés debido a la falta de agarre de este tipo de terrenos. Marcador 0 – 12.

Ante lo que parecía iba a ser una victoria holgada los jugadores de la UMA comenzaron a relajarse en vista de la facilidad con que habían conseguido esos primeros puntos, relajación que aprovecho el equipo local para ensayar y transformar su tiro a palos y recortar ventajas con los colegiales. 3 – 12.

Los fallos, mas propios de la falta de ritmo que de la falta de calidad o cansancio comenzaron a llegar, y en un error de placaje de la 3/4 hizo que los locales anotasen su primer ensayo antes del descanso, situando el marcador en un 10 – 12, que alimentaba la ilusión de los locales y les empujaba a luchar por la victoria. Y así se llegaba al descanso.

Durante el descanso los jugadores coincidían en la perdida de concentración mostrada durante los primeros minutos de juego y se marcaron el objetivo de seguir en esa línea en los siguientes 40 minutos.

Los locales comenzaron fuerte esta segunda parte, ejecutando varios cambios en el XV inicial, algunos por lesión y otros por cansancio, pero no cejaron en su voluntad por ganar el encuentro.

Los jugadores de la UMA comenzaron a hilvanar algunas jugadas de gran calidad, con un gran Igor Huerta machacando a los 3/4 rivales que poco podían hacer para parar sus embestidas.

Fruto de estas jugadas llego el 3er ensayo para los malagueños, situando el marcador en un 10 – 17 que hacia presagiar el despegue en el marcador, pero no fue así, los fallos en los tiros a Palos en hasta cuatro ocasiones hicieron perder la concentración de los universitarios que volvieron a padecer los mismos síntomas que en el final de la primera parte, momentos que aprovecharon los locales para volver a recortar distancias con un ensayo no transformado, con lo que el marcador quedaba en un 15 – 17 que hacia creer a los locales en la victoria final.

A partir de aquí se comenzaron a ver jugadas que el árbitro del encuentro, Sr. Roure, no supo controlar, permitió que los jugadores locales saltaran en los rucks, jugadas que el árbitro del encuentro debió sancionar y no hizo. Esto acab