Skip to content

Un VI Naciones con la mirada en Nueva Zelanda

2011 febrero 3
por Manuel Becerra

El torneo que comienza mañana mostrará qué selección europea es la alternativa a las potencias del hemisferio sur

J. A. PÉREZ CAPETILLO BILBAO

Este 2011 tiene forma oval. Durante septiembre y octubre, el rugby cobrará protagonismo con la celebración en Nueva Zelanda el Mundial de rugby . Por ello el Seis Naciones, que empieza por primera vez en viernes con un atractivo Gales-Inglaterra en el Millenium Stadium, supone, además del propio peso del torneo, un termómetro para medir qué selección europea podría cuestionar el favoritismo de los anfitriones ‘all blacks’, de los ‘wallabies’ australianos o de los ‘springboks’ sudafricanos.

Las seis mejores selecciones europeas ya proponen sus batallas técnicas y sacarán todas sus agallas para doblegar a sus rivales, porque cada partido del Seis Naciones significa «un momento especial en la vida de cada jugador», como ha reflejado más de uno tras catar la esencia del torneo.

El quince a batir

En un principio, puede parecer que Francia parte como el ‘quince’ a batir, al defender el título del torneo más antiguo del mundo al defender el título del torneo más antiguo del mundo tras ganar los cinco partidos de la pasada edición. Aunque a los ‘blues’ parece que aún les pesa la humillante derrota ante Australia por 59-16.

Es cierto que han cambiado su juego, estilo y cuentan con una de las mejores melés de su historia, pero Inglaterra está ahora un punto por encima. Francia, con Sebastien Chabal en el banquillo de los suplentes, debuta el sábado ante Escocia en París, para después afrontar tres jornadas seguidas como visitante frente a Irlanda, Inglaterra e Italia. Con los dos primeros, los de Marc Lièvremont se jugarán sus aspiraciones, antes de cerrar esta edición de nuevo en el Stade de France con Gales.

Inglaterra no gana el torneo desde 2003, el mismo año en el que se proclamó campeón del mundo en Australia con el famoso drop de Jonny Wilkinson. Y ésta puede ser la hora de un gigante dormido. Jean Baptiste Elissalde, ex internacional francés, ha dicho que ve a Inglaterra, a día de hoy, «como la selección del hemisferio norte más capacitada para llegar lejos en Nueva Zelanda». Entonces, se deduce que llega como la más fuerte a este VI Naciones. Las casas de apuestas señalan a los de la rosa como máximos aspirantes. Los de Martin Johnson, que quieren volver cuanto antes a ser referencia, quizás se la jueguen en la última jornada frente a los irlandeses.

Los jugadores y aficionados de Irlanda, en uno de esos momentos en los que aparecen en la cima de la montaña rusa, aguardan, sobre todo, a que llegue la segunda jornada. Y es que, tras comenzar en el Flaminio de Roma ante Italia, el domingo 13 de febrero será día de estreno en este torneo para ellos. El mítico Lansdowne Road ha sido renovado y pasa a denominarse Aviva Stadium (50.000 localidades). Irlanda, un ‘quince’ interesante en el que conviven dos generaciones que harán historia, recibirán esa tarde a la campeona Francia. Luego, el que pasará por este nuevo escenario será Inglaterra. Dos citas de lujo en un estadio que albergó su primera cita internacional de rugby con un amistoso, el Irlanda- Sudáfrica (21-23) de septiembre del año pasado.

Menos opciones

Gales, que se impuso en 2008 en el torneo, tiene bastantes bajas. Pero la pasión del equipo al que siguen los tres millones de habitantes del país puede con todo. Junto con Inglaterra, Gales es la selección que más veces (35) ha ganado el torneo.

Por su lado, Escocia, con un plantel muy renovado dirigido por Dan Parks, busca su sitio otro año más; mientras Italia aparece como esa selección que puede amargar la tarde a un país como hace un año lo hiciera con la propia Escocia, a quien batió por 16-12.

Por vez primera en la historia, el torneo se inaugura un viernes. Aunque el primer partido que se jugó en esta jornada fue en 2009, con triunfo de Francia sobre Gales por 21-16. El ‘kick off’ espera mañana en el Millenium Stadium, que se llenará con 75.000 espectadores. Llega el momento del gran torneo. De sufrir, porque hay una sentencia de este deporte que reza: «¡Cómo vas a saber lo que es morir un poco si nunca has recogido un oval bajo palos!». Y también el momento de vivir: «¡Cómo vas a saber lo que es la vida si nunca has jugado al rugby!», asegura otra.