Skip to content

La cura

2014 junio 13

La primera vez que escuchó que tenía cáncer de mama nadie pronunció la palabra “cáncer”, quizás era un término demasiado complicado de articular, sobre todo cuando la tremenda noticia no se da en privado, sino en una sala abarrotada de extraños. La primera vez que escuchó que la operación había salido bien, nadie le preguntó a M. Ángeles cómo se encontraba, cómo tenía la herida ni cómo tenía el corazón bajo la herida. Ahora, quimioterapia. Y a los que poco sabemos de esta enfermedad, puede parecernos un paso correcto; de hecho, dudo mucho que yo misma me plantease la opinión de un doctor, aún imaginando el profundo trauma que supone exponer al cuerpo a un tratamiento tan agresivo. Pero Ángeles, que había trabajado para la Asociación Española Contra el Cáncer durante años, sabía que la quimioterapia no tenía porqué ser el siguiente paso. Existe una prueba denominada “oncotype” que puede verificar la necesidad o no de quimioterapia, solo que esa prueba en Andalucía no está cubierta por la Seguridad Social. A M. Ángeles le aconsejaron pagar los 3.200 euros a un especialista privado, y no a uno al azar, claro; a uno con nombre, apellidos y cuenta bancaria. La primera vez que pensó no hacerlo así porque aquello le hacía sentir que estaba pagando “un rescate por su vida”, no solo tuvo que luchar contra la enfermedad, sino también con amigos y familiares que le decían que se olvidara del dinero, que su salud era lo más importante; y con la burocracia y la discriminación de las administraciones que sí ofrecen el tratamiento en otras Comunidades Autónomas. Para ella no era una cuestión de dinero y, de repente, había dejado de ser un asunto sobre “su cáncer”, sino un derecho de cualquier potencial enfermo de cáncer de mama, ya fuese mujer u hombre. M. Ángeles comenzó a escribir una reclamación diaria y la primera vez que salió en el periódico, la Junta aceptó pagarle –a ella- esta prueba. Ahora escribe dos reclamaciones diarias, para que la primera vez que a alguien le vuelvan a diagnosticar cáncer de mama en Andalucía, sea la última vez que recibe un número de cuenta en lugar de un abrazo.

 

(Firma de peticiones)

Comments are closed.