Skip to content

El origen de las olas

2009 junio 16
por JuanCalderon

En muchas ocasiones me han preguntado el por qué de esa fijación con las olas, el mar y el surf. Es algo realmente difícil de entender para alguien que está fuera de este deporte o que lo conozca poco. Muchas veces me he preguntado a mí mismo de dónde venía esa ola que se acercaba, los kilómetros que ha recorrido y cómo se originó. Algunas de las respuestas estas preguntas nos la desvela hoy nuestro amigo Joose Yague en uno de sus magníficos reportajes en los que, una vez más, nos aclara algunos secretos y a la vez nos acerca al mundo de las ciencias marítimas. En esta ocasión nos explica el origen de las olas. Fascinante.



Antes de nada he de decir que hablar de olas al colectivo surfero es una misión complicada. Sabemos de antemano mucho más de meteorología y oceanografía que cualquier persona normal. De hecho en mi paso por la facultad, había aspectos que mi experiencia como surfero me hacía tener mucho más claros que algunos profesores noveles de oceanografía. Por eso, he de avisaros que habrá cosas que sabréis de sobra y que podíamos obviar, incluso que habrá nociones que a alguno le parezca un sinsentido teniendo los medios de predicción que hoy día hay a nuestra disposición, pero creo que empezar de cero puede ayudarnos a tener un base más sólida y tapar lagunas en nuestro conocimiento de las olas.

Además os invitaría a que participaséis comentando experiencias, preguntas sobre algo que haya obviado o correcciones. También destacar que tengo que contar algunas mentiras o medias verdades para simplificar todo esto.

Dividiré el contenido en artículos que van desde la formación de una ola, su viaje hasta las cercanías de la costa, los procesos que le pueden suceder en las inmediaciones a la playa o el pico para terminar con la rotura de la misma. Hoy comenzaremos con el nacimiento de una ola.

En fin, allá voy: Nacimiento de las olas de surf.

Empecemos por aclarar de que hablamos: Una ola no es más que una forma en la que se transmite la energía.

La última ola que me impresionó, fue el pasado 7 de junio en Barcelona: Era la que provocamos en la grada los asistentes al espectacular concierto de AC/DC dio en Montjuic, y al cual tuve la suerte de asistir. Y es que una ola, por definición es eso, la propagación de una perturbación.

La ola de surf es por donde fluye parte de la energía del cosmos. Lo que nace, viaja y muere, sólo es el medio de transporte, ya que la energía “ni se crea ni se destruye, sólo se transforma…” Una vez la ola rompe, la energía se transforma en mover arena, en crear corrientes, en empujar a unos tí@s encima de objetos flotantes…. Somos jinetes de la energía del cosmos. Y no me he fumado nada, lo justifico:

El sol calienta la tierra más en unas zonas que en otras, debido a la inclinación del eje de la tierra y a su forma más o menos esférica. Esto provoca que existan zonas más calientes y más frías en la superficie terrestre.

El aire caliente pesa menos y, como el humo de una hoguera, asciende, y el aire frío pesa más y baja hacia la superficie. Las zonas donde bajan masas de aire son zonas de alta presión (Anticiclones) y donde suben o ascienden, se corresponden con zonas de baja presión (Borrascas). De las zonas de distinta presión surge el viento y de aquí surge la circulación general atmosférica: Hay en la superficie unas zonas donde los vientos a escala global siguen unas direcciones más o menos fijas.

El viento produce la perturbación, que viajando es la ola. Es decir, que es el astro rey lo que proporciona en última instancia la energía a las olas.


El viento generador de oleaje está asociado fundamentalmente a las borrascas. En estas, los vientos giran en sentido contrario a las agujas de reloj en el hemisferio norte (al revés en el H.Sur). Cuanto más apretadas estén las isobaras, más viento, y más viento en la misma dirección, más olas. Aunque con matices que veremos.


Predicción para el 11/06/09 a las 8:00 hora local (Málaga).


Y la foto del satélite en el canal visible a las 9:00 hora local (Málaga).


La borrasca es como una turbina que “escupe” olas en todas direcciones, pero en algunas con más fuerza que en otras. No es toda la borrasca la que produce olas para una costa determinada, sino que es la parte de ella que tiene orientadas las isobaras, y por tanto el viento, hacia ese lugar. Es lo que se conoce como fetch meteorológico.

A esto se le suma la trayectoria que siguen las borrascas. En nuestras latitudes (la costa malagueña y la gaditana están entre 36º y 37 º de latitud norte) las borrascas suelen viajar del W al E, ya que estamos en la zona de los llamados “Westerlies” o para nosotros los Ponientes, como podéis ver en el dibujo anterior de circulación general atmosférica.

Para la existencia de olas en una playa es determinante también el fetch geográfico: Desde donde y con cuanta extensión de mar nos pueden llegar las olas. En un lago, por mucho viento que haya, no se formaran olas considerables, ya que su fetch muy pequeño.

En Huelva hay menos olas que en Cádiz porque su fetch es más reducido y peor orientado, y la costa portuguesa tiene un fetch magnífico. Aunque el sumun es Hawaii, que al estar en mitad del Pacífico, puede ser la zona de la tierra a la que rodea más masa de agua sin grandes discontinuidades ni obstáculos. Y claro le vienen olas de todos lados. (Os invito a que cojáis un globo terráqueo o un mapa y veáis la situación del archipiélago)

A mayor extensión de fetch, mayores posibilidades de recibir oleaje, de mayor altura y mejor formado.


¿Por qué hay más olas en California o en Portugal, que en Florida o New York? La costa Este de USA tiene un fetch geográfico de extensiones parecidas a Portugal, pero el oleaje es más continuo e intenso en el país Luso. La razón es que está más expuesto a la trayectoria de las borrascas, que viajan para chocar con Europa. La borrasca acompaña al oleaje en su viaje, convirtiendo su fetch en fetch móvil, aspecto crucial para generar olas de entidad. La diferencia es como si tirases una rueda y la echases a rodar, o la acompañases en su viaje proporcionándole mas energía empujándola.

Veamos con un ejemplo práctico:

En mapa de presión anterior, trazamos en rojo algunos posibles fetch meteorológicos en la borrasca, como F1, F2, F3, F4 y F5 (Zonas donde las isobaras están más o menos rectas y paralelas) y la flecha roja indica la dirección del oleaje originado. También trazamos en verde el fetch geográfico de la costa atlántica gaditana. Y la trayectoria probable de la borrasca en trazo negro grueso.


De este mapa y del fetch geográfico podemos deducir que esta borrasca no generaría a priori olas para costa atlántica de Cádiz:

El fetch1 mandaría olas direccionadas hacia Marruecos y Canarias

El Fetch 2 hacia el norte de Portugal y Galicia.

Como veis, la borrasca esta fuera del fetch geográfico de Cádiz. Si estuviera situada más al sur, los vientos, y por lo tanto las olas, estarían dirigidos a la costa andaluza.

Por la amplia distancia de las isobaras de los Fetch 1 y 2 se deduce poca intensidad de viento, y por tanto olas pequeñas. Quizás la zona con vientos más fuertes están en los Fetch 4 y 5, aunque como el viento irá en dirección opuesta al movimiento de la borrasca, esos vientos fuertes generaran olas de poca magnitud.

La predicción, como veis se asemeja a lo que hemos dicho según vemos abajo:


Predicción de viento en superficie para el 11/06/09 a las 8:00 hora local (península y baleares).


Ahora vemos la predicción de oleaje para 6 horas más tarde.

Mapa de oleaje para el 11/06/09 a las 14.00 hora local.


Las flechas blancas son el mar de fondo y las verdes, el mar de viento. Ambos oleajes pueden cruzarse y tener direcciones distintas en un punto determinado. Como se ve la predicción apenas pone olas para Cádiz, ni siquiera para el cantábrico, ya que ningún fetch meteorológico estaba orientado hacia allí.

¿Por qué hay muy pocas olas en verano en Cádiz? Como vemos en los mapas de presión que corresponden a junio, existe una borrasca, que aunque débil, algo de oleaje manda a Galicia y Portugal. En verano, el Anticiclón de las Azores se posiciona en el Atlántico más al norte y hace de tapón para las borrascas que no les queda otra que viajar hacia arriba. En otoño e invierno la formación de borrascas en latitudes medias es más activa, el de las Azores se posiciona más al sur y deja la puerta abierta al paso de borrascas hacia el sur de Europa. De esta manera la borrasca baja lo suficiente para que las olas puedan salvar el Cabo de San Vicente y que lleguen a la costa andaluza. En el Cantábrico y Atlántico portugués y gallego, al tener el fetch mas abierto, reciben oleaje de las borrascas incluso en verano.

La formación del oleaje por tanto depende de:

  • La intensidad y dirección del viento.

  • Del tiempo que este soplando (persistencia).

  • Y del espacio sobre el cual esté acompañando a las olas (fetch).

Si la borrasca…

  • Acompaña al oleaje hasta la costa, tendremos un mar revuelto, estamos dentro de la zona de generación del olaje, es lo que se conoce como SEA, o MAR DE VIENTO.

  • Y si el mar escapa a la borrasca o la zona de generación, SWELL, MAR DE LEVA, MAR TENDIDA, MAR SORDA o MAR DE FONDO (y no “mal de fondo” como decía mi tía-abuela cuando el mar estaba bravo), o en nuestra jerga malagueña, el MAGÓN.

Todo esto son situaciones ideales, en mar abierto. En la realidad todo se complica más.

Alguno se preguntará por qué siendo el blog de alma malagueña, no hemos puesto ejemplos para nuestras costas. Y que el hecho que nosotros tengamos olas, es un milagro. No tenemos casi fetch geográfico, y el amplio está en la dirección opuesta a la dirección de llegada de las borrascas. Gracias a el posicionamiento del anticiclón en la península y a una baja en el norte de África se producen fuertes vientos del E que nos proporcionan cierto oleaje. Por suerte, la Bahía de Málaga está un poco desorientada del Levante y recibimos más magones gracias a que las olas desvían su trayectoria y escapan del viento, que pasa de largo. Y del Poniente ya ni hablo, es a veces inexplicable, el fetch es menor, aunque a medida que avanzamos hacia Almería, aumenta, y por tanto la posibilidad de olas. Sólo la existencia de vientos realmente fuertes provoca olas de la entidad de este invierno o primavera pasada. De hecho hay quien piensa que las olas de poniente vienen desde el atlántico y no es así, el estrecho es como un borrador que anula cualquier ola de surf en dirección a las costas norte del mar de Alborán.

A todos nos molesta cuando las predicciones fallan, cosa muy común por estos lares, pero es que es un tema muy complejo .En el Atlántico, un mar que se forma cercano a la costa este de América del Norte, puede tardar en llegar a las costas europea varios días, pero ya se sabe de su existencia a través de las boyas, por lo cual se hace más predecible.

En nuestras costas el mar se forma y llega en horas contadas, o no, porque no se llegó a formar. Y así andan corrigiendo las predicciones cada poco tiempo. Particularmente yo me fío poco de las predicciones a más de 72 horas, y sobre todo para el Mediterráneo.

En la próxima entrega trataremos las transformaciones que sufre el oleaje desde su origen hasta llegar a la costa.


¿Qué, cómo se os ha quedado el cuerpo? Súper claro y fácil de entender. Quiero ser el primero en felicitar a Joose porque la explicación es estupenda y nos ha aclarado algunos conceptos que te suenan y no sabes de qué.

Y ahora vamos con los apuntes de actualidad:

  • El bueno de David (Negro) me ha mandado una imagen de los trajes que están a punto de llegar al mercado. Son de lo más peculiares. Estos modelos imitan la morderura de un tiburón, la piel de un tiburón ballena o los músculos del cuerpo humano. A este ritmo, la playa va a parecer una mesa de autopsias. Y para completar la jugada un traje que lleva incorporada una botella de oxígeno para los revolcones en olas grandes.

  • Hace un par de meses os informé de que estábamos trabajando en crear un nuevo club de surf en Málaga al que habíamos decidido bautizar con el nombre de “El club de las olas”. Pues bien, la iniciativa sigue adelante y en breve os presentaré el logotipo del club una vez que la asociación fuese registrada ayer de forma legal tal y como es preceptivo.
  • Aunque sé que el Kite no es precisamente un deporte de devoción en este rincón, el próximo fin de semana se va a celebrar una reunión en la zona reservada delante del Parador de Golf en la que hay previstas un montón de actividades, entre ellas surf, así que el que se quiera pasar seguro que echará un buen rato, a pesar de las cometas… y el viento. La cita comienza a las 11.00 horas del sábado y se prolongará hasta el domingo por la tarde.
  • Vamos con otra cita que en este casi sí nos toca más de cerca. El bar Pachamama acoge el próximo día 26, a partir de las 22.00 horas, una exposición fotográfica en la que se podrán ver imágenes de corcheros malagueños en diferentes lugares de la provincia, el país, Europa y otros continentes. Será una fiesta en toda regla en la que habrá sorteo de regalos. No faltéis.


Y ahí lo dejo. Hoy ha sido un poquito más extenso, pero ha merecido la pena. Reitero mi agradecimiento a Joose porque seguro que ahora cuando muchos vean las borrascas y los anticiclones en los boletines del tiempo en la tele sabrán interpretarlos mucho mejor. Como siempre, perdón por los fallos.

Suerte para tod@s y nos vemos en el agua.
jcalderon@diariosur.es