img
Cómo combinar bien los colores básicos de la ropa en un armario masculino
img
Antonio Manuel Murcia | 10-07-2015 | 14:00

Combinar correctamente las prendas de nuestro armario supone una de las dificultades más comunes. Las tendencias cambian y adaptar nuestro vestuario es uno de los retos más complicados, por eso es aconsejable revisar nuestra ropa a la hora de ir de compras. Ante todo hay que adquirir prendas que nos gusten, pero que también sean fácilmente combinables con el resto de atuendos que tengamos  en nuestro ropero, siempre teniendo en cuenta el tejido y el tono. A continuación se facilitan algunos consejos en cuanto a combinación del color se refiere, ya que como se dice, el secreto de la elegancia no es otro que el saber combinar bien y disimular los posibles defectos del cuerpo.

Total Look blanco de Zara y chino blanco de Mango.

Blanco: 

El blanco es uno de los colores más solicitados para todo tipo de prendas en esta época estival, en la que el calor es el factor predominante a la hora de vestirse. Y lo mejor es que sustentamos la teoría de que el blanco armoniza con todos los colores, aunque debemos intentar evitar combinarlo con tonos claros como el beige, el amarillo pastel o el azul cielo, entre otros.  En ambientes calurosos o tropicales es ideal para usarlo en un traje, siempre combinado con colores más oscuros que resalten entre la neutralidad del tono o con un total look de la misma coloración entre todas las piezas.

Usar prendas de este color es un punto a favor cuando estamos morenos. Sin embargo, no hay que olvidar que el blanco puede ser traicionero según tus características físicas, ya que es el color que te hace más gordo. El hecho de arriesgar es otro de los factores positivos que tiene este tono, y es que el centrarse en más de dos colores para formar tu look es otra de las ventajas que admite esta gama.

Básicos de Pull and Bear y Traje negro de Mango.

Negro:

El negro es otro de los colores más fáciles de combinar, aunque debemos evitar  mezclarlo con tonos como el marrón oscuro o el azul marino.  Otra de las ventajas que tiene este color, al contrario que el blanco, es que este tono es el que nos hacer parecer más delgados.  También es un color apropiado para primavera o verano, aunque en esta época, evita combinarlo con distintas gamas de negro dentro de un mismo outfit. Has de saber que el negro es el color de la elegancia, aprovéchalo para todo tipo de eventos especiales en los que los códigos indumentarios tengan una presencia destacada.

Los pantalones negros son en su mayoría una de las prendas más solicitadas por el género masculino a la hora de rellenar el armario. Apuesta al menos por un chino y un tejano de este color, nunca sabes cuándo puedes usarlo, ya que serán una respuesta muy recurrida a la repetida pregunta de ¿Qué me pongo? En más de una ocasión.  Que sea el color que más atrae el calor tampoco quiere decir que rechacemos un  look de esta tonalidad en primavera o verano, aunque como recomendación, lo mejor es tenerlo en cuenta a partir de ciertas horas de la tarde cuando el sol está menos presente.

Traje corto de Zara y chinos de Massimo Dutti.

Gris:

Es uno de los que más predomina entre nuestro vestuario, ya que es de los tonos que mejor se adaptan a cualquier tipo de situaciones. Podemos verlo tanto en trajes de vestir, como en outfits más casual formados por camisetas y jeans. Combina con casi todos los colores, aunque los que más le favorecen son los tonos rojos, los azules y el negro.  También combina muy bien con otras tonalidades de gris dentro de un mismo look. Es un tono que se encuentra entre la transición del negro y el blanco, lo que aporta sensaciones  tanto de elegancia como de sencillez.

Además, según su  tonalidad puede hacernos más o menos delgados. Por otra parte, el traje gris es de los más solicitados ya que es el más versátil. Puede ser apropiado tanto como para ir a trabajar como para asistir a eventos más importantes del nivel de una boda o cualquier otra celebración.

Traje de Asos y chino de Sprinfield.

Marrón: 

Se considera de los colores más difíciles de combinar, aunque por regla general se suele mezclar con tonalidades distintas de su propio color como pueden ser la gama de los tierra, caquis o colores similares. Aunque también acepta colores como el amarillo, el verde, el azul  y el rosa. Es una gama poco utilizada en el vestuario de un varón, y a pesar de ser un clásico, también es de los colores menos usados por los diseñadores de moda masculinos.

Apostar por unos chinos marrones y una camisa azul, es una buena elección ya que da un aire de elegancia y formalidad. Los trajes marrones son de los menos utilizados debido a que son difíciles de encontrar, mejor apuesta por una americana marrón y un chino, aunque depende de su tonalidad puede hacerte parecer más o menos mayor.

Americana de Asos y chino de Massimo Dutti.

Rojo:

El rojo es un color que transmite fuerza y personalidad. Los tonos que mejor combinan con este color son el blanco, el negro, el gris, el azul, algunos tonos tierra y aunque os parezca una auténtica locura, el amarillo. Es un color que se adapta tanto a tonos cálidos como a tonos más fríos como los grises.  Su combinación con blanco es perfecta, ya que al ser muy llamativo, el mezclarlo con tonos neutros hace que se rompa con la uniformidad de la otra prenda o accesorio.

Unos pantalones de color rojo con una camisa blanca y una pajarita negra pueden vestirte para cualquier evento o fiesta. Así que si tienes ganas de romper las reglas y llamar la atención atrévete con algo del “color de la pasión”. Al ser un color cálido asociado al sol, es un tono que va muy bien para la temporada de primavera- verano. Una americana roja con un chino negro, azul o blanco también es una opción perfecta si tu intención es destacar entre el resto de gente en cualquier acontecimiento.

Traje azul de Cortefiel y pantalón azul de Zara.

Azul:

Junto con el gris es uno de los colores estrella en el armario masculino. Combina perfectamente con el blanco, con algunos tonos de rojo como el granate o el burdeos, con el gris y con los colores crema como el beige. La gama cromática más usada son los azules oscuros como el azul media noche o el marino. Aunque los azules eléctricos y celestes son cada vez más solicitados por el varón tanto en pantalones, como en camisas o camisetas en esta última temporada primavera- verano 15.

El color azul hace nuestra figura más estilizada. Por otro lado, una buena opción es combinarlo con un calzado marrón o negro según la tonalidad del color. Si el zapato también es azul el look se puede ver demasiado recargado, y si es blanco quedará bastante hortera. Los jeans de color azul son la prenda más solicitada y más cómoda por excelencia, siempre debe de haber un par en tu armario para combinarlos con una camisa estampada o camiseta (si lo que quieres es conseguir un look más casual).

Camiseta básica de Pull and Bear y Bermuda de Massimo Dutti.

Verde:

Al igual que el marrón, es de los colores más difíciles de combinar. La gama de verdes que más se usa son los tonos oliva o esmeralda, y el marrón es de los poco colores que le va bien. También combina con algunos tonos de gris o el negro, aunque en las últimas temporadas los diseñadores están arriesgando respecto a este color con la intención de crear contrastes con otros tonos fuertes como el rosa.