img
¿Por qué las New Balance son un éxito de ventas?
img
Antonio Manuel Murcia | 14-07-2015 | 20:30

La tendencia sportwear ha revolucionado el mercado de la moda a niveles internacionales. Las prendas anchas, las bomber y la comodidad son los mandamientos fundamentales de la nueva estética, y es que el mundo del calzado también ocupa una posición bastante importante para completar el outfit deseado. Son varios los modelos que han revolucionado el sector del mercado de las deportivas, pero sin duda las New Balance han sido las que mayor impacto han causado  en nuestro país.

Sus orígenes se remontan a principios del siglo XX en Massachusetts, donde William J. Riley, inmigrante inglés de 33 años tiene una innovadora visión.  Crear un calzado pensado para personas que padecían problemas en los pies, aplicando los primeros arcos de soporte para el empeine dentro del zapato. Así es como aparecen con el nombre de “New Balance”.

En 1930 surge la primera zapatilla running de la marca, que se creó especialmente para el Club Boston Brown Bag Harriers confeccionada en piel de canguro. Pero no fue hasta 1953 cuando apareció el primer modelo moderno de New Balance “Trackster”, más parecido a los que se conocen actualmente, con suela ondulada y varias anchuras de pie.

El primer modelo de NB Trackster, seguido del 320 y el High Top 740

 

Jim Davis decide comprar la compañía en 1972 el día en que se celebraba la maratón de Boston, coronando a la empresa con el reconocimiento a las mejores deportivas según la revista Runner’s World Magazine, que disparó las ventas del modelo 320. También es el responsable de la creación del logo por el que todo el mundo conoce a las zapatillas a día de hoy. Y además, hizo que dichas deportivas superasen el valor de los 100 dólares con el modelo 990 en 1982.

Tras el éxito de las zapatillas, la marca no tardó en plantear la fabricación de modelos específicos para otros deportes de masas como el futbol, el baloncesto o el tenis. Fue en la década de los 80 con el modelo Detours 480 y el High Top 740 cuando el nuevo fichaje de los Lakers, James Worthy, en 1982 apareció presumiendo de sus exclusivas NB en la cancha. A partir de este momento, la masificación de estas zapatillas siempre ha estado presente “in crescendo” en los pies de los deportistas más elitistas.

Desde hace escasos años la tendencia ha cambiado, y las New Balance se han hecho imprescindibles en el armario de cualquier persona amante de las tendencias, como complemento de lo más “it a la hora de crear un outfit, a pesar de haber estado desaparecidas hasta hace un par de temporadas. Se supone que al ser una zapatilla running, se limitan los campos al deporte o hacia un estilo más casual. Pero lo cierto es que ha ocurrido todo lo contrario, sin saber explicar nadie el por qué, las NB se han convertido en el calzado más versátil que existe hasta el momento. Cada vez es más vista la combinación de ropa más formal como es un traje con estas deportivas.

 

La fachada de las NB es otro de los factores más importantes de la marca, y es que debido a su amplia gama de modelos ha hecho que cada uno de los consumidores tenga sus favoritas. Aunque sí que es cierto que los tipos más vendidos hasta el momento han sido los WL574 y los WL373. Los colores más solicitados temporada tras temporada han sido los  tonos azules marinos y grises, aunque actualmente se ha apostado por tonos más llamativos como el burdeos o el verde (siendo los colores estrella de la temporada actual) que hemos visto calzados en muchas de las celebridades más referentes del mundo de la moda, el cine, la música o el deporte.

Actualmente la firma cuenta con una fábrica propia en Inglaterra, y uno de cada tres pares de zapatillas se vende en el mercado europeo. Así, la fórmula de su éxito es apostar en todo momento por el rendimiento y la comodidad por encima de la moda, además de una elevada inversión en la fabricación del calzado y constante innovación tecnológica y del diseño.