img
Fecha: noviembre, 2016
El jersey de cuello vuelto es la prenda de temporada
Antonio Manuel Murcia 26-11-2016 | 5:00 | 0

Una prenda que surgió  a finales del siglo XIX y que fue utilizada en sus primeros años de vida como parte de uniformes de trabajo. Con forme fue pasando el tiempo, se convirtió en una prenda unisex (utilizado por muchas feministas de principios del siglo XX como forma de reivindicación). Según ha ido evolucionando la actualidad, este jersey ha servido de comodín en las ocasiones más formales para evitar la corbata y la camisa. Así que estamos de suerte, pues esta temporada podremos volver a hacerlo porque este suéter vuelve a ser tendencia.

Según el tono que escojas, esta prenda puede transmitir diferentes impresiones como por ejemplo los tonos oscuros. Ya sea en negro o en azul marino, este clásico propio de los intelectuales bohemios te dará un toque interesante. Utilízalo para las tardes y extiéndelo hasta la noche, ya sea con chaqueta de cuero, con americana o abrigo XXL.

En otras ocasiones, la estética y lo patrones de esta prenda han vuelto a su origen recuperando el grosor de este jersey, el cual para el O/I 2016 se tiñe en blanco y tonos piedra para erigirse como una de las principales tendencias. El normcore es otra corrientes de estilo que a lo largo de las últimas temporadas ha ido invadiendo cada rincón de nuestro armario. Así, aquellos jerséis de cuello alto y cremallera atribuidos a los uniformes de los deportistas han pasado al guardarropa en su versión más sofisticada.

Un jersey que se ha convertido en un must de temporada, que ha inundado las tiendas más comerciales del país y que ha logrado convertirse en un 24 horas, adaptable a cualquier hora, evento y situación del día.

Ver Post >
Consejos para llevar bien los tirantes
Antonio Manuel Murcia 19-11-2016 | 1:45 | 0

Un complemento con especial popularidad en los principales eventos estos últimos años atrás. Una pieza con voz propia, que aporta color, armonía y define más la personalidad del caballero que los viste. El icono de elegancia masculina, que pese a estar más o menos de moda, siempre ha sido un complemento que ha perdurado en el tiempo, sin llegar a extinguirse en ningún momento. Por todo esto, merece la pena comentar algunas normas para saber cuándo y cómo llevar bien los tirantes.

Atención al cierre

Hay dos maneras de abrochar unos tirantes, con pinzas, o con latiguillo – cinta que se abrocha al pantalón.  De las dos maneras, la tradicional y más elegante es la segunda, latiguillo, así que si decides usar como complemento de un traje de chaqueta unos tirantes intenta siempre usar esta, pero para que puedas usar esta forma correctamente, los pantalones deben tener unos botones interiores a la altura de la cintura.

Por otra parte, si apuestas por un pantalón casual, lo más cómodo será usar las pinzas, porque este tipo de pantalones no suelen tener botones interiores para este complemento.

Regulación

Los tirantes deben estar regulados para sujetar el pantalón en la cadera sin tirar, a esta altura la caja del pantalón está en su sitio y la raya del pantalón del traje consigue una colocación perfecta. Lo ideal es ajustarlos cada vez que los uses, porque de un pantalón a otro, la longitud necesaria puede variar.

El tiro del pantalón

No todos los pantalones son aptos por su tiro para el uso de los tirantes. Donde realmente encajan son en aquellos pantalones con tiro de medio a largo. Evita usar tirantes con pantalones de caja baja, para este caso, es mejor sujetarlos con un cinturón.

Espacio

Los tirantes deben sujetar, no ajustar, éste es cometido del cinturón; lo que quiere decir que debe de haber cierto espacio de confort en la cintura cuando usemos tirantes.

No olvides el origen de los tirantes

Los tirantes nacieron como prenda interior masculina, y de alguna manera, conservan esa esencia: deben estar siempre cubiertos por una prenda exterior, aunque sean visibles, o bien por la americana del traje, un chaleco, o una blazer.

Ver Post >
Lo hemos probado: Anaphase+ champú anticaída de Ducray
Antonio Manuel Murcia 11-11-2016 | 8:00 | 0

El champú siempre ha sido una de mis principales preocupaciones y dramas en cuanto a belleza e imagen personal. Siempre he necesitado que satisfaciera miles de requisitos insuperables como: que no me aportase grasa, que me dejase el cabello fresco, que oliese bien, que me diese brillo… y un largo etc. Y como todos sabemos la perfección no existe, pero si que puede llegar a rozarse.

Lo que vengo a referirme es que desde que probé el champú con complementos anticaída de Ducray, esa preocupación y obsesión por el cabello perfecto ha disminuido notablemente. Actualmente llevo como un mes usándolo, y la diferencia es perceptible. El producto tiene un tacto suave y agradable, huele bien y el acabado es casi de sobresaliente. Me quita toda la grasa del pelo y además me aguanta limpio aproximadamente un día, por lo que no lavarlo todos los días; a veces me es posible.

Además una vez secado el pelo, este es fácil de moldear para aquellos que apostamos por peinados imposibles en nuestra rutina diaria. Otra de las características que me ha dejado sorprendido durante el tiempo que llevo usando el champú, es la hidratación que aporta al cabello; perfecta para lugares con climas secos. Pues todos sabemos que con la llegada del invierno el pelo se vuelve más sensible, con mayor tendencia a la caía y con un mayor riesgo a partirse.

En resumen, un champú que después de probar no puede faltar en mi bañera ya que me ofrece todo lo que demando, o casi todo. Gracias a todas estas características, como la hidratación, he notado como mi pelo está más fuerte, por lo que el volumen de caída ha disminuido notablemente a pesar de usar casi todos los días productos como laca, cera, etc. Una opción totalmente recomendable para cuidar el cabello y mimar al cuero cabelludo, sobretodo para nosotros que por lo general, presentamos mayores probabilidades de caída.

Precio: 14,94 aprox.

Ver Post >