Diario Sur
img
Mercedes Benz Fashion Week Madrid “entre bastidores”
img
Antonio Manuel Murcia | 10-03-2017 | 20:49

Hace ya unos días que pasó uno de los eventos más vistos, esperados y comentados del panorama nacional en cuanto a moda y tendencias se refiere. Los amantes de la moda sacaron sus mejores galas y se dejaron ver por el front row apoyando a amigos, admiradores o familiares. Mucho color, brillo, metales y estampados fueron los principales detalles que se vieron durante los desfiles. Pero como siempre, y mas en todos estos eventos, no es oro todo lo que reluce.

Nos colamos en los backstages, echamos una vista rápida y vemos como el duro trabajo de los diseñadores se ve reflejado en las sonrisas de adicción hacia sus prendas por parte del público. La realidad es que para presentar, y lo más importante, poder llevar a cabo este evento, muchos sujetos externos como maquilladores, personal de relaciones públicas, ventas, marketing, periodistas, bloggers y muchas más han tenido que trabajar duro consecutivamente para rozar el sumun de la perfección.

“Estoy muerto, pero siento la necesidad de volver un año más” un evento que pese a su grado de absorción enamora año tras año a miles de profesionales relacionados con el sector. No se sabe si por su posición social, o por la emoción interna del mismo. El caso es que la semana de la moda no es solo desfiles, ropa bonita y gente que socialmente viste bien; sino que es una semana donde los nervios, la presión y el estrés están a la orden del día en cada segundo que pasa.