img
Fecha: julio 28, 2017
Los modelos de Vetements reinventan el concepto tradicional de pasarela
Antonio Manuel Murcia 28-07-2017 | 4:13 | 0

Siempre se ha dicho, o al menos predicado entre las antiguas cabezas pensantes de la moda, que la pasarela era un lugar de culto. Digamos que un espacio sagrado, donde los vestidos se contoneaban sobre un “cuerpo” neutro; con el objetivo de no restarle el más mínimo protagonismo a las prendas. Al igual que a su asistencia, pues solo las personalidades más empoderadas, futuros compradores de la firma o amigos del diseñador, en su defecto, eran los privilegiados en asistir a este selecto ritual de la moda.

Con el avance de los tiempos, la revolución de la sociedad de consumo y el veloz aterrizaje del prêt-à-porter, el concepto de moda a su vez que la forma de presentarla empezó a cambiar. Las técnicas y estrategias de marketing evolucionaron de forma notoria. Tanto fue así que el concepto de “runway” tradicional comenzó a transformarse.

En 1943, Nueva York, y gracias al impulso de Eleenor Lambert se funda la Press Week en 1943 cuya finalidad consistía en promocionar el diseño de moda americano. Un evento al que sólo podían asistir la prensa especializada. Durante su primera edición sólo pudieron acceder 53 editores de moda, en la actualidad son más de 150 los invitados que se desplazan hasta allí para la ocasión. Una fecha clave que dio lugar al inicio del cambio de paradigma en esta tradición (celebrada dos veces al año).

Sucesivamente y tras la fecha, el concepto de pasarela se fue haciendo cada vez más masivo, democratizando su acceso a casi todo tipo de públicos. Consecutivamente, la pasarela evolucionó en cuanto a cuestiones de producción con: nuevas localizaciones, criterios de selección a la hora de organizar el front row, selección de la música, proyección de efectos especiales, etc.

Pero por mucho que los temas de producción evolucionasen, siempre se podía ver que “la percha” que paseaba el vestido no mutaba (o en su defecto, se acercaba poco a la realidad). Mujeres ¿perfectas? (aunque yo siempre he creído que la perfección no existe): altas, delgadas, preciosas; aunque a su vez con una belleza algo neutral. Al igual que su versión masculina. Y es que no fue hasta hace un par de años atrás cuando comenzamos a ver l@s primeros modelos curvies, con rasgos que se alejan de los tópicos tradicionales, etc.

Fue el streetwear el que acabó dando una lección a todos los diseñadores de alta costura. Tras la masificación del fast fashion, la moda se ha democratizado, hasta tal punto que ahora la visten personas (y si no me equivoco, personas somos todos). HBA dio el pistoletazo de salida en su primera colección, apostando por modelos androgénicos, seguido de otros diseñadores como Jeremy Scoot, o el conocido Palomo Spain. Y sí, los jóvenes que apuestan por la inexistencia del género está muy bien, ¿pero qué pasa con nuestros mayores? ¿Aquellas personas amantes de la moda cuyo ideal se reduce a que este mundo solo está pensado para “jóvenes con tipazo”?

Las respuestas a estas preguntas las tiene, nada más y nada menos, que Vetements. La firma suiza fue la más atrevida, ¿por qué? Sencillo, pues fue la primera en subir a la red carpet a modelos de todas las edades, características, razas, etc. Todos juntos en un mismo desfile. Personas de la calle, que visten ropa ¿para la calle? (eso es cuestionable) pero que refleja perfectamente la personalidad de la firma, es decir, el maravilloso y curioso mundo del streetwear y el coolhunting.

Ver Post >