img
La moda flamenca malagueña más “viva” que nunca
img
Antonio Manuel Murcia | 11-08-2017 | 09:51

La feria está a la vuelta de la esquina y la cuenta atrás casi llega a su fin, los caballistas preparan sus trajes y carruajes, los farolillos visten la calle Larios como biznagas suspendidas en el aire, los supermercados se enfundan de rosa para dar la bienvenida al Cartojal, y el ambiente malagueño se inunda de ese “olorcillo” que conquista a todo ser que pisa la ciudad. Señores, señoras, se puede decir que ya huele a feria.

A los amantes del buen flamenco nos los podemos encontrar en el Real, mientras que los más marchosos cantan y bailan por las calles del centro. Los jinetes visten a sus caballos, y los carruajes reflejan el brillo más puro del armazón de sus maderas. Las “gitanas canasteras” preparan el uniforme, y los caballeros se atreven con la puesta a punto del traje de corto.

Fotografía: Viva La Feria

La mujer más flamenca y sensual

“La moda flamenca se reinventa año tras año, son muchos los diseñadores que dan rienda suelta a su creatividad lo que nos permite tener distintas tendencias dentro de la misma temporada. Trajes de flamenca con volantes voluminosos o con infinitos metros de vuelo convirtiéndolos en fantásticos trajes de gitana canasteros”, declara Moisés Guerrero López experto en moda flamenca de Viva La Feria. Este año se verán trajes altos, bajos, sencillos, adornados, con volantes rectos, etc mientras que el escote más demandado es el de barco; acompañado de la espalda baja nos comenta Moises.

Haciendo referencia a los tejidos, “se ha recuperado la presencia del lunar en todos sus formatos, el lunar maxi como gran tendencia de esta colección si perder de visto a los elegantes tejidos estampados, solos o combinados con lunares”, confiesa Moisés. Y para las más atrevidas, la variedad brilla por su originalidad pues las gasas, flocados, plumetis, sedas o batistas perforadas son algunas de las opciones más populares que ellas pueden tener en cuenta a la hora de diseñar el traje ideal.

No obstante, el equipo de Viva La Feria nos aconseja tener en cuenta las fechas de cada uno de estos eventos, pues la demanda de una feria de verano, como por ejemplo la de Málaga, es totalmente diferente a la de una de primavera.

Fotografía: Viva La Feria

Los detalles del caballista

Respecto al caballista la variedad es menor, según Moises Guerrero “priman los tejidos y colores clásicos, se han recuperado tejidos algo olvidados en el tiempo como los “ojo de perdiz”, “pata de gallo”, “espigas”. En este caso, y para la feria de Málaga, donde lidiar con las altas temperaturas supone un reto clave, los tejidos más populares son los 500 y 1000 rayas en todos los colores.

El aficionado al caballo cuida el más mínimo detalle y asume las altas temperaturas de la feria. Es por ello que la moda flamenca está más viva que nunca, y no solo lo podemos comprobar en estas fechas de “folclore”, sino en las distintas pasarelas de moda flamenca que se realizan a lo largo del año. “Málaga ocupa un papel muy importante dentro del sector de la moda flamenca, diseñadores muy contrastados, junto con jóvenes diseñadores aportan el magnífico sello de nuestra tierra”, concluye Moisés. Y es que la Feria de Málaga no es solo una semana de tradición, sino también una fecha de ilusión, unidad, donde el espíritu andaluz más puro, acaba invadiendo hasta los rincones más inaccesibles de la provincia.