img
Autor: Antonio Manuel Murcia
Los cuatro mejores relojes del verano
img
Antonio Manuel Murcia | 11-08-2015 | 4:40| 0

Desde los fugaces avances tecnológicos y la dependencia crónica de los teléfonos móviles y otros aparatos, el reloj ha acabado por convertirse en una pieza estética que completa el outfit del caballero, obviando en cierto modo su función real. Pero al igual que las prendas de ropa, la relojería también avanza según el tipo de temporada dejando en el mercado verdaderas obras de arte que visten nuestra muñeca entre otras muchas funciones. A continuación, una selección de los cuatro mejores relojes de la temporada de verano, en la que conceptos como elegancia y tecnología se fusionan en todas sus derivantes.

Omega Seamaster 300

Una mezcla de piel y oro con referencias marinas y lanzado al mercado en 1957, se concibió especialmente para los submarinistas y pescadores que trabajaban bajo el agua. Ahora el modelo ha readaptado su diseño y se ha mostrado como una pieza fabricada en piel de Barenia y oro Sedna de 18 quilates.

El reloj presenta un calibre de 8400 Master Co-Axial, presentado en una caja circular y simétrica, con un bisel giratorio unidireccional en una esfera oscura. Un modelo elegante con pinceladas de lo más vintage.

Adidas Stan Smith Watch

Si pensabas que este personaje solo estaba presente en la versión de zapatillas de la firma, estas totalmente equivocado. Adidas ha trasladado la identidad de este icono a tu muñeca con una pieza limitada. Con una corona y cuerpo de metal, este reloj soporta una profundidad submarina de unos 100 metros bajo el agua.

Además incluye dos correas adicionales a la metálica original con motivos verdes, con la intención de hacer mención especial a la reedición de la última versión de zapatillas. Un diseño con toques vintage adaptados perfectamente al estilo actual, ideal para esta temporada estival.

Cartier Diver Carbono

De carácter deportivo se presenta como la revolución del modelo de Cartier, con corona de oro rosado y acero. Su esfera tiene un diámetro de 42 mm que le aporta contundencia al modelo con una esfera negra, y unos marcadores de cinco minutos en Súper Luminova. Su movimiento de manufactura es de carga automática con un calibre de 1904- PS MC.

Como detalle, su esfera está formada por dos elegantes aperturas: Una para el calendario a las 3 horas, y otra para los segundos a las 6 horas. Lo que viene a ser un modelo, que si duda alguna, engrosar el volumen de elegancia de la marca.

 

Ice Sporty Chrono

De la gama de los Ice Watch y con estilo deportivo, esta pieza se exhibe en una amplia gama de colores con una impermeabilidad de 10 ATM. Su correa se presenta en silicona con una doble capa o cronógrafo. Un reloj pensado para caballeros con un estilo de lo mas casual y sport adaptable a todo tipo de situaciones ya que su material permite que sea una pieza de uso diario, y su cuidado diseño eleva a una categoría mayor el estilo del reloj.

Ver Post >
El zapato de tacón fue cosa de hombres
img
Antonio Manuel Murcia | 08-08-2015 | 1:06| 0

Actualmente siendo el símbolo de la feminidad y el glamour, el zapato de tacón fue en su tiempo, entre los siglos XVII y XVIII, un accesorio exclusivo y en muchos casos esencial para el género masculino. Usado inicialmente en Oriente próximo, calzando los pies de los jinetes con la intención de agarrase bien a los estribos y liberar las manos, para poder atacar al adversario en las grandes batallas sin ninguna dificultad. Una buena equitación era esencial en los estilos de combate en Persia.

Zapatos de tacón de punta cuadrada usados por la aristocracia del siglo XVII y XVIII

Una visita diplomática para estrechar relaciones de ayuda militar entre el Imperio Persa y España, Alemania y Rusia en 1599 fue lo que acabó con una nueva moda en las cortes. Los zapatos de tacón fueron una tendencia acogida por los aristócratas como símbolo de virilidad y distinción. Un calzado incómodo que solo se podían permitir las clases más altas de la ciudad debido a su sedentario estilo de vida.

Pero quien realmente popularizó los zapatos de tacón fue el rey Luis XIV de Francia (1638-1715) apodado como “el grande” que tan solo con 1,63 metros de altura, calzaba unos tacones de 10 centímetros decorados con hilos de plata representando escenas de batallas. Otra característica a destacar es que las suelas y el tacón siempre acostumbraban a ser de color rojo en contraste con el tejido del zapato con un tono marcial, creados por su zapatero personal Nicholas Lestage.

El rey francés Luis XIV, luciendo sus característicos zapatos de suela y tacón rojo 

La moda de calzar este tipo de zapatos pasó rápidamente a Gran Bretaña y el Rey Carlos II de Inglaterra en su coronación (1661) se atrevió con un par de tacones rojos estilo francés, pese a que sin ellos medía 1,85 metros. En la década de los 1670, tras este acontecimiento y llegado a los oídos de Luis XIV, el monarca firmó un edicto donde solo los miembros de su corte podían calzar tacones rojos. Aunque en la práctica, la alta sociedad se caracterizaba por usar imitaciones e incluso zapatos de tacón no autorizados.

La forma del tacón se encargaba de levantar bien el talón y empujar el pie hacia delante. La zona de la punta era estrecha, y el empeine normalmente cerrado a través de una lengüeta con hebilla. Los adornos del calzado se caracterizaban por la multitud de materiales empleados en su producción como: Sedas, incrustaciones de piedras semipreciosas o hilos de plata y oro.

Zapatos de tacón con motivos bordados

En el siglo XVII fue cuando las mujeres adaptaron ese símbolo de masculinidad en su imagen, que se distinguían por materiales y formas. Normalmente los de las mujeres eran más estrechos y los de los caballeros más anchos y robustos. Pero a la vez que evolucionaban los tipos de tacón, el hombre dejó progresivamente de utilizarlos hasta el año 1740 cuando quedaron en desuso por parte del genero masculino, para convertirse en uno de los iconos más femeninos de la actualidad, siendo a día de hoy una tendencia robada del caballero.

Ver Post >
Indicaciones indumentarias para el caballero y su correcto uso del traje de corto
img
Antonio Manuel Murcia | 04-08-2015 | 11:30| 0

Rescatar las tradiciones y las costumbres antiguas siempre ha sido de los factores más populares entre los que destacan la cultura malagueña y andaluza. Una larga trayectoria de acontecimientos donde la indumentaria y el vestir se posiciona entre los primeros puestos del podium. La tienda de moda flamenca malagueña Viva la Feria, nos ha situado en contexto con correctas indicaciones para uno de los acontecimientos más esperados por muchos y muchas malagueños de la capital. Una semana donde se revive el barroquismo andaluz, en la que los caballistas y aficionados se concentran en el Real de la Feria luciendo sus uniformes y su compleja combinación, en la que se mide hasta al mínimo detalle.

La composición del traje de arriba a abajo se divide entre diferentes accesorios y prendas específicas que hacen del uniforme un objeto de lo más sofisticado y elegante, con la intención de realzar la figura del caballero en todo momento. Así, hay que tener en cuenta diferentes normas indumentarias que van desde la correcta posición del sombrero, hasta detalles de lo más cuidados como el uso de las polainas en la bota.

El traje en sí para la feria de Málaga, está formado en primer lugar por el sombrero. Normalmente esta pieza está hecha de lana con un ramaje entre los 180 o 220 gramos, en una amplia variedad de colores. Los tonos clásicos son los negros, grises y marrones. Una alternativa al sombrero de lana, y mucho más fresco para los días de calor en el Real es el de Panamá, disponible en marrón, caramelo o panamá natural, con los ribetes y cintas en diferentes colores. Así el dato clave para vestir correctamente esta pieza es colocarlo ligeramente inclinado a la ceja derecha para el caballero, y para la mujer hacia la ceja izquierda, según las indicaciones de Viva la Feria.

Las camisas que se utilizan para componer el uniforme, suelen ser de color blanco con motivos plisados o bordados según el gusto del caballero, aunque la innovación y la evolución de las tendencias ha hecho que se empiece a probar con otra gama de tonos más fuertes. En cuanto a uno de los detalles más importantes de la camisa como es el cuello, este siempre debe de ir abrochado hasta el último botón como norma fundamental. Por otra parte, el chaleco suele ir en tejidos frescos como el cachemir, siempre a juego con la chaquetilla, con un diseño muy cuidado y con accesorios como hebillas con la intención de lucir de manera más sofisticada el traje.

El marsellé, otro de los elementos más importantes que visten el torso del caballero, no es más que una prenda de abrigo, usada en los meses de marzo o abril en las romerías, y que normalmente se fabrica en tejidos de espiga, fil-a-fil u ojo de perdiz. Los aficionados a la doma vaquera lo están usando como adorno cuando están en el Real de la feria. Esta prenda irá recogida y apoyada en la perilla de la montura, como un adorno más a lo que es todo el conjunto del caballo y sus acciones. En esta pieza destacan detalles como el diseño de los botones o el forro interno con una perfecta técnica de bordado, donde el color y la forma se llevan el punto fuerte.

Las calzonas también en colores clásicos, pueden ir con terminación en cairel y acompañadas de botas y polainas. Para que esta prenda vaya a su sitio es imprescindible usar tirantes, que normalmente no se ven, pero también puedes optar por obviar el chaleco y la chaquetilla, apostando por una camisa y un fajín dejando a la vista el tirante. La altura de las calzonas debe de cubrir los lumbares, ya que según la tradición esta prenda se utilizaba con la intención de aguantar los riñones después de tantas horas a caballo trabajando con el ganado.

Así el fajín, como complemento con las calzonas, existe en una variedad amplísima de colores. “Hace 20 años parecía que no eras malagueño si no usaban un fajín verde y morado. Ahora prácticamente está en desuso, ya que se está llevando simbólicamente y sobre todo para niños” explica Viva la Feria. Otro detalle a tener en cuenta, es que el nudo del fajín va al lado derecho de la cadera, porque las riendas del caballo se cogen con la izquierda y así queda la mano derecha libre para usarlo en cualquier urgencia.

Cuando el pantalón tiene una terminación en cairel lo normal es usar zapatos y polainas, que es un sustitutivo de la bota pero con adornos y detalles. Existen dos tipos de polainas como las de trabajo, que normalmente son lisas, con velcro y muy fáciles de poner, y las de paseo, consideradas como un artículo de lujo y con un diseño más cuidado. La polaina de paseo lleva todo tipo de acciones y además una apertura en la que normalmente el caballero suele utilizar debajo un ejecutivo blanco, para que a la hora de subirse al caballo la polaina se abra y quede como un detalle más.

Pero para gente que opta por no vestirse de corto, existen otras alternativas más frescas adaptadas del clásico uniforme de caballista. Normalmente se apuesta por camisas más casual en tonos blancos, combinadas con cinturón y botas camperas. La diferencia la marcan los pantalones romeros disponibles en diferentes colores y en tejidos elásticos que van a la altura de la cadera. Toda una variedad indumentaria donde las tendencias y la imaginación de los caballeros, son claves decisivas a la hora de lucirse en lo que se conoce como una semana llena de tradiciones y diversión.

Ver Post >
Las últimas tendencias masculinas en moda de baño
img
Antonio Manuel Murcia | 31-07-2015 | 5:14| 0

La playa o la piscina es de los destinos principales cuando suben las temperaturas, y es que aunque la ropa sobre en su mayoría de los casos en esta época estival, no existe excusa para formar el outfit perfecto compuesto por prendas adaptadas al calor como pueden ser los bañadores, entre otro tipo de accesorios.

En esta temporada, el estilo bóxer se corona como el patrón estrella. Por el contrario, no quiere decir que olvidemos el resto de estilos, el hecho de innovar o combinar con diferentes formas y colores también es un factor positivo.

Por otra parte y en cuanto a los motivos por los que se diferencian estas prendas de baño, los estampados marineros y tropicales son los más populares, que además de haberse visto reflejados en este tipo de prendas, también los hemos podido visualizar en camisetas, camisas e incluso zapatillas. Aunque también se ha arriesgado con otros estilos como las formas geométricas y el militar print.

A la izquierda bañador básico de H&M en diferentes colores y a la derecha un estampado geométrico en tonos marrones de Mango

Las rayas marineras, los tradicionales cuadros bicolor o tricolor, y todo tipo de estampados tropicales que van desde flores hawaianas, hasta hojas de palmera y piñas o sandias son los protagonistas de esta temporada. Aunque ante la indecisión y la duda entre toda la oferta disponible, los básicos en colores fuertes y llamativos como el amarillo, el verde o incluso el rosa para los más atrevidos o los tonos pastel, también son una apuesta acertada.

Flores hawaianas en Zara y ASOS

A la izquierda y derecha bañadores con estampado tropical de Zara y Mr. Crab

Toda una amplia variedad de formas y colores, donde el criterio del consumidor se convierte en absoluto protagonista.

Ver Post >
La cadena de moda femenina Stradivarius venderá ropa de hombre en 2017
img
Antonio Manuel Murcia | 28-07-2015 | 5:09| 0

Una de las empresas de moda más aclamadas del Grupo Inditex por el consumidor femenino, ampliará en 2017 su público objetivo, con un producto destinado generalmente a hombres jóvenes entre los veinte y treinta años.

La marca Stradivarius hasta ahora centrada en moda y complementos femeninos se lanza con un equipo multidisciplinar apostando por la ampliación de sus consumidores, y con la intención de llegar a un público masculino joven. El equipo estará formado por profesionales de diferentes áreas como diseñadores, patronistas y compradores, entre otros, todos relacionados con el sector textil.

Desde su sede central en Barcelona y en la que se realizarán todos los trámites y organización. Stradivarius es una de las cadenas más jóvenes del Grupo Inditex, al que pertenecen otras empresas como Zara o Pull and Bear, y que cerró su ejercicio en 2014 con una facturación superior a los 1.100 millones de euros y con 910 establecimientos en 60 países.

Además recientemente se ha renovado la imagen de sus tiendas, en la que destacan una combinación de estilos donde predominan la luminosidad y los espacios abiertos como características principales.

Ver Post >