Diario Sur

img
El árbitro de rugby que explica que esto no es fútbol
img
Héctor Barbotta | 31-10-2015 | 11:58

Una norma básica del rugby es el respeto a los árbitros, pero hay un uno que despierta mucho más que respeto. El galés Nigel Owens no sólo está considerado el mejor del mundo, sino también una figura célebre a la altura de muchas de las estrellas del rugby. Tal y como se esperaba, ha sido designado para dirigir la final de esta tarde.
Lo más sobresaliente de Owens es que no se ha ganado esa fama con decisiones controvertidas, sino por la forma en que impone su autoridad. En el rugby internacional, los árbitros llevan un micrófono, por lo que los diálogos con los jugadores pueden escucharse. Youtube está lleno de vídeos colgados por los aficionados con los momentos estelares del árbitro galés, que una ocasión interrumpió el partido, reunió a los 30 jugadores y les dio una charla sobre lo conveniente que sería que dejaran de pegarse y se pusieran a jugar al rugby.


No es extraño que ante la más mínima protesta se dirija al jugador díscolo y le diga: «No sé si nos han presentado, pero yo soy el árbitro de este partido, no usted. Haga su trabajo, que yo haré el mío». En una ocasión, después de que un jugador hiciera un lanzamiento parcial en una hilera del saque de banda, donde la pelota debe ir al centro, hizo un juego de palabras: «Yo soy más ‘straight’ que eso». ‘Straight’ en inglés significa recto, pero también heterosexual. Y hace ya tiempo que Owens reveló su condición de gay.
Pero lo que más celebran los aficionados al rugby es la diferencia que el galés marca permanentemente con el fútbol. Suele cortar cualquier atisbo de protesta con un seco «esto no es fútbol». Incluso en alguna ocasión le indicó a un jugador que se quejaba en el suelo tras un contacto que no había sido para tanto: «El estadio de fútbol está 500 metros en aquella dirección».

Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella