img
Etiquetas de los Posts ‘

Pumas

Marcos Ayerza: “Hay que buscar resultados sin comprometer los valores esenciales del juego”
Héctor Barbotta 13-04-2017 | 5:50 | 0

El internacional argentino destaca en su retirada la necesidad de que el rugby preserve su esencia pese a la presión del hiperprofesionalismo


Héctor Barbotta  / Fotos: Josele-Lanza / Marbella

El anuncio público de su retirada de las canchas, el pasado martes 11 de abril, sorprendió a Marcos Ayerza en Marbella, donde disfrutaba de unas cortas vacaciones. Era el punto final a una carrera brillante que comenzó en Newman, el club donde se formó, para dar el salto al Leicester Tigers en 2006. El jugador argentino, 66 veces internacional y con participación en tres mundiales (2007, 2011 y 2015), dos veces campeón con Leicester Tigers y considerado uno de los mejores pilares izquierdos del mundo, asistía ese día al campus organizado por el Trocadero Marbella Rugby Club, donde también ofreció una charla a los entrenadores del club en la que puso énfasis en los profundos valores de este deporte. Al final de la jornada concedió esta entrevista a SUR.

 

 

 

“El scrum es un obstáculo para el espectáculo, pero es una parte esencial del rugby”

–El rugby ha sido siempre un deporte de valores. ¿En estos 22 años de profesionalismo qué parte de esos valores se han perdido y qué parte se ha mantenido?

–El rugby ha perdido en muchos aspectos por el ‘business’ del juego. Hoy no importan los valores de identidad, aunque hay algunos resabios como en Leicester y en otros lugares, donde se mantienen ciertos valores de identidad y de lealtad hacia el club. Reconocer el club como propio. Pero con tal de conseguir jugadores cada vez mejores, ganar más dinero, que haya más presión, y como lo único que importa es tener resultados en la cancha y gente que vaya a ver los partidos para tener estructuras financieramente sanas, se dejan de lado lealtades, jugadores, personas… Es la parte donde el rugby no ha progresado. En el rugby siempre se ha hablado de los clubes como una familia, que cuidan a sus jugadores y donde los jugadores dejan todo por el club y por la camiseta. No hay que descuidar que el rugby siga siendo formativo en las etapas iniciales, que siga buscando la excelencia en la etapa profesional y que se busquen, por lo tanto, resultados. Pero nunca comprometiendo los valores esenciales del juego.

–Antiguamente se decía que el rugby era el deporte donde podía jugar el chico, el grande, el gordo, el flaco, el rápido, el lento, donde todos tenían algo que aportar. Ahora parece un deporte jugado por superhombres.

–El rugby moderno está exigiendo mucho de sus jugadores. Los jugadores del máximo nivel son todos atletas que entrenan como tales. Muchos genotipos físicos han dejado de tener sitio. El gordito es ahora un tipo grande y fuerte. Se exigen ciertas fortalezas. Pero el rugby de base sí sigue siendo igual, toda persona es incluida, es parte del sistema. El gordo necesita del rápido, el rápido necesita del alto, el alto necesita del habilidoso.  Cada uno en su fortaleza contribuye al equipo. Y eso sí se respeta en el rugby. El deporte evolucionó muchísimo, pero aún así sigue habiendo lugar para cualquier jugador que se esfuerce y persevere para llegar.

–¿El negocio también trae cambios en el juego? Porque ahora la pelota se disputa menos, parece que siempre tiene que estar en juego.

–Completamente de acuerdo. Ahora en muchos aspectos del juego se busca el espectáculo para que traiga más audiencia, más interés, más dinero. Y el deporte de elite está teniendo algunos cabos sueltos, con carreras truncas. Son personas las que están jugando. Ese exitismo que es muy lindo cuando te cuida, en algunos lados te deja de lado. Las uniones madre no cuidan tanto a los jugadores, que son un número, no una persona con amigos, con familia, con tradición, con su club. Esa es una de las cosas que no es tan linda del rugby profesional.

–Usted es un apasionado del la melé, del scrum. En Nueva Zelanda el rugby es una religión pero en Argentina la religión es el scrum. ¿Le preocupa que los cambios que está habiendo en el reglamento acabe con el scrum, que es la seña de identidad del rugby?

–Cien por cien de acuerdo. Lamentablemente, el scrum es un obstáculo para el espectáculo. Está en el corazón del rugby, está en la esencia del deporte, en la filosofía del juego, pero para el espectador que no está capacitado, que no entiende las reglas, es aburrido, le ve como algo estático. El riesgo está en que se tomen medidas para hacerlo más seguro –que son necesarias y que hay que hacerlas– y se le empiece a quitar de la escena. Espero que el scrum prevalezca y que haya más tipos enamorados de la formación, que la entiendan, que entrenen, que la quieran hacer, para que se mantenga siendo una parte esencial del juego.

 

 

 

“Hay que fomentar el deporte en sus raíces más íntimas”

-¿Por qué cuesta tanto que los países del Tier 2 puedan dar el salto para competir de igual a igual con los del Tier 1?

–El gran tema es un poco por dónde apretás. El rugby es un deporte complejo, de muchas reglas, y yo creo que nunca va a ser masivo mundialmente. Los países donde tienen mucha tradición en el deporte están creciendo. Fijate lo que le está pasando a Italia, luego de muchos años de estar en el VI Naciones, formando chicos, futuros profesionales, han invertido mucho dinero, se les ha apoyado mucho.

–Y les cuesta mucho.

–Les sigue costando. En las islas del Pacífico Sur son tipos muy fuertes pero no tienen estructuras profesionales para formar jugadores y dar el salto de calidad. En los países donde el rugby no tiene tanta tradición, como España, Suiza, Alemania… el rugby está creciendo, pero a un ritmo más lento. Para atraer cada vez más gente tiene que tener de alguna forma una raíz de donde se juegue más al rugby. A veces cuesta que los chicos no continúen con el deporte que practicó su padre. Traer chicos al rugby cuesta.

–¿Qué es lo que debería hacer España para crecer? ¿Crear una estructura profesional o alimentar más la base?

–No. Yo creo que fomentar el deporte en sus raíces más íntimas. Formar a las personas. Y desde  lo que es el deporte formativo, aumentar la cantidad de gente que se acerque al deporte y luego, con volumen, buscar estructuras que puedan hacer el salto de calidad para que más gente se pueda dedicar. Para eso necesitas dinero, buenas competencias, el interés de la televisión. La televisión va a estar si hay audiencia, y la audiencia, si hay número de seguidores. Todo es un círculo virtuoso. Yo creo que se benefician muy pocos del rugby porque pocos entienden los valores que transmite este deporte, y si no lo han mamado y no lo han recibido de los padres va a ser difícil que se acerquen a un club de rugby, porque no lo entienden.

 

 

“El rugby argentino tiene que encontrar la manera de coexistir con Europa”

–¿Se hubiera retirado si estuviese la posibilidad de ir al próximo mundial?

-No es un tema de que haya decidido retirarme, sino que tengo que retirarme por una lesión. Uno nunca está preparado para retirarse, uno nunca quiere retirarse de un deporte tan intenso y tan lindo. Si pudiese jugaría toda la vida.

–¿Le parece viable la opción que ha tomado la Unión Argentina de Rugby de contar para la selección solamente con los jugadores de un solo equipo, los Jaguares?

–El plan de la Unión Argentina de Rugby debe ser a mediano y largo plazo. En el corto plazo puede sufrir, con este embotellamiento de jugadores que con un solo equipo en la elite no tengan espacio para seguir desarrollándose. En Argentina tenemos un gran problema geográfico, estamos lejos de todos los equipos Tier 1. La Unión decidió seguir por este camino. El Super Rugby y el Rugby Championship son grandes competencias. Es un honor jugar esos torneos. Si fue una decisión acertada o no, sólo el tiempo lo dirá. Lo que se busca es que el rugby siga creciendo y como tal, que podamos tener regularidad de campeonatos, de jugadores, de crecimiento.

–A veces parece que hay una opa hostil contra el rugby argentino. Los clubes europeos siguen tentando a los mejores jugadores, que si se van ya no pueden jugar en la selección.

–El rugby es un deporte en el que las carreras cada vez son más cortas. Es profesional desde hace sólo 22 años. Como tal, las estructuras van avanzando, los entrenamientos, los preparadores físicos te hacen cada vez más fuerte, más potente, más explosivo; los entrenadores de defensa entrenan cada vez más las estructuras, las presiones. Por eso los impactos son más fuertes, se sufren más lesiones y las carreras son cada vez más cortas. Un jugador que resigna muchos años en salario, en oportunidades, en estabilidad, no se recupera más. La verdad es que por la patria hemos hecho muchos sacrificios. Durante muchos años los clubes europeos nos descontaban más dinero por partido de lo que la Unión Argentina de Rugby nos podía pagar. Lo hacíamos con ganas, jugábamos gratis o perdíamos dinero para jugar para la selección. Pero bueno, la Unión tiene unos presupuestos limitados y tiene que luchar contra presupuestos de dueños de clubes en Europa que son muy fuertes o que tienen estructuras financieras muy fuertes. Yo creo que Argentina tiene que encontrar la forma de coexistir con esa estructura para que el rugby, de la mano de Europa, pueda seguir creciendo. Pero bueno, es un camino que tomó la Unión hoy y como tal hay que apoyarla, respetar a la autoridad. Ojalá que el rugby siga creciendo en Argentina.

–¿Sabe ya qué va a hacer, ahora que se acaba de retirar? ¿Seguirá en Europa?

–La idea es volver a Argentina. Tengo varios proyectos. Quiero mantenerme en el juego, en el deporte. Todavía no sé bien cuál es el nuevo desafío.

–¿Volverá a Newman?

–Vuelvo a Newman.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver Post >
Se acabó el Mundial
Héctor Barbotta 23-10-2011 | 10:33 | 0

1- Los All Blacks ganaron con justicia el torneo, aunque les faltó grandeza en la final

2- Francia jugó un torneo sin la convicción que le sobró en cuartos con Inglaterra y sobre todo en la final con Nueva Zelanda

3- Australia fue la gran decepción. Llegó tras el Tres Naciones con la vitola de favorito y no lo demostró en todo el torneo

4- Gales mostró el mejor rugby del torneo con un equipo joven que es la gran esperanza del Hemisferio Norte para el futuro próximo

5- Sudáfrica: la generación campeona en 2007 se retiró con dignidad. No mereció perder frente a Australia.

6- Inglaterra: ganó en la primera fase los dos partidos clave sin merecerlo. No mostró nada en todo el Mundial

7- Irlanda sufrió una nueva decepción. Se va una gran generación.

8- Argentina completó su renovación generacional. Histórico primer tiempo contra Nueva Zelanda en Cuartos. El Four Nations la espera.

9- Escocia mereció ganarle a Argentina y a Inglaterra, pero no supo hacerlo

10- Tonga se lleva su meritorio triunfo frente a Francia y el premio de haber sido la mejor del Pacífico

11- Italia demostró estar lejos de los grandes

Fiji y Samoa retrocedieron. Canadá, Georgia y Japón mostraron grandes progresos.

El Mundial pasará a la historia como el de los pateadores fallidos, por la epidemia de lesionados y  por el retiro de varios grandes: Thorn, Shane Williams, Muliaina, Mario Ledesma, John Smith y Victor Matfield.

¿Quién fue el mejor jugador del toreno? El debate está abierto.

Ver Post >
Sobre el autor Héctor Barbotta
Licenciado en Periodismo por la UMA Máster en Comunicación Política y Empresarial Delegado de SUR en Marbella