img
Que no pare la fiesta
img
David González | 12-10-2017 | 17:52

Con 41 años recién cumplidos el Ford Fiesta se ha vuelto a reinventar en 2017 para seguir siendo el coche revolucionario que maravilló al mundo automovilístico allá por 1976.
ff
Con más de cuatro décadas a sus espaldas poco queda del pequeño compacto que inauguraba el segmento B para la marca del óvalo azul, pero su esencia de vehículo fresco y desenfadado permanece intacta. Y es que, este cuarentón, representa algo más que la puerta de acceso a la gama Ford, supuso toda una revolución industrial para España.

Hace 45 años el gigante americano dio luz verde a un proyecto consistente en crear el automóvil más pequeño de su historia para los países del sur de Europa.
Debía ser una máquina polivalente, útil y sencilla destinado a un amplio público que no quería realizar un elevado desembolso para adquirir un vehículo.
ffi
En 1972 el segundo fábricante automovilístico mundial, Ford, llamó a la puerta del aislado gobierno franquista español con la idea de invertir en nuestra piel de toro.
Almusafes, localidad valenciana, fue el lugar elegido por sus buena comunicaciones para crear las instalaciones de la singladura industrial hispana de Henry Ford II.
hff
El coloso de Detroit pensó que, el primer vehículo creado en nuestro país, debía ser un pequeño polivalente. Así empezó el proyecto “Bobcat” (lince) destinado a luchar contra los Renault 5 y SEAT 127.

En 1976 el “lince” se convirtió en Fiesta (palabra castellana que homenajeaba el lugar de creación del nuevo utilitario) y fue presentado por todo lo alto en el Salón del Automóvil de Barcelona del mismo año.
sss
El Fiesta destacaba por las infinitas combinaciones entre mecánicas, versiones y opciones con una mecánica que buscaba un bajo coste de mantenimiento. Quería demostrar que un vehículo urbano no debía ser incómodo ni espartano, convirtiéndose en uno de los más cómodos de la categoría.
En septiembre de 1981, tras batir todos los récord de ventas, apareció la versión deportiva XR2 con 84 CV. La variante más prestacional acompañaba sus cifras de potencia con una agresiva apariencia digna de los 170 km/h de velocidad punta que alcanzaba.
xr2
Una segunda generación del “Forfi” vio la luz en 1983, caracterizándose por un aspecto más limpio y redondeado basado en el clásico diseño de su predecesor. Se convirtió en el primer coche de su categoría en montar un motor diésel, que ofrecía 54 caballos de potencia y consumía 3,8 litros a los 100…un mechero de cuatro ruedas.
fiesta-2
Esta hornada también contó con uno de los Fiesta más míticos: el XR2 de 96 CV hizo la delicia de los jóvenes de la movida madrileña amantes de la sensaciones puras.
xr2b
La tercera generación hizo acto de presencia en 1989 y con ella llegaron, por primera vez, las cinco puertas a un Ford Fiesta. Sus líneas, completamente renovadas, unidas a un generoso equipamiento sirvieron para que fuera galardonado con el título de “Coche de España”.
fiesta-3
Las versiones prestacionales de esta saga fueron de las más deseadas de los 90. En nuestra memoria permanecerán indelebles los XR2i de 110 CV y el rabioso RS Turbo de 133 CV-heredero de los míticos Cosworth- con sus inconfundibles doble faros antiniebla rectangulares.
ts
No fue hasta 1997 cuando apareció la cuarta generación. Quizás la menos afortunada estéticamente ya que daba un nuevo giro de tuerca a un diseño demasiado desgastado.
Una calandra en forma de óvalo condenaba a los grupos ópticos a mostrar una expresión de “tristeza” que no correspondía a la frescura del Fiesta.
Las novedades se centraron en remozados motores multiválvulas de aleación ligera y abundantes sistemas de seguridad (ABS, airbag opcionales para copiloto y control de tracción).
fiesta4
La quinta generación nos acompañó desde 2002 a 2008 y supuso otra metamorfosis para el Ford más español. Sus formas fueron más bulbosas, heredando los trazos de su hermano Focus, y creció en todas las cotas exteriores e interiores. No faltaron niveles de emisiones reducidos y propulsores de nuevo cuño.
fiesta-5
De 2008 a 2013 fuimos testigos de la sexta generación, la cual compartía plataforma con el Mazda 2. Un profundo restyling inspirado en el Kinetic Design intentó acercar al Fiesta a una clientela lúdica y exigente. Sus atractivas líneas fusionaban formas angulosas con las curvas más sinuosas, mientras que sus grupos ópticos delanteros parecían rasgarse hacia la luneta delantera. El maletero pasó a ofrecer 295 litros, uno de los más capaces de la competencia.
La pintura “Rojo Candy” encandiló sobre todo al sector femenino y se convirtió en una tonalidad a la que se apuntaron el resto de firmas.
fiesta-6
Fue de 2013 a 2017 cuando hemos podido disfrutar de la séptima y penúltima generación del carismático urbanita de Ford. Esta actualización destacaba por su parrilla trapezoidal que gobernaba el frontal del coche, así como nuevas llantas y colores.

Además, el Fiesta 2013 adoptó el sistema de conectividad y control por voz SYNC, que lo catapultaba a la vanguardia en cuanto a avances multimedia.
fiesta-7
Por si esto fuera poco, rescató el espíritu XR2 en los potentes ST que combinaban un peso muy liviano con una mecánica que rondaba los 200 CV, convirtiéndolo en uno de los coches más divertidos del panorama automovilístico.
z
Y nos plantamos en 2017 con al octava generación, la más sofisticada en cuanto a tecnologías de asistencia al conductor y sistemas de infoentretenimiento. Una mayor calidad y refinamiento con un refrescante lavado de cara para afrontar el próximo lustro conquistando los corazones de los “fiesteros”. Aquel modesto automóvil de la transición española se une ahora al lujo del acabado Vignale, ofreciendo a sus ocupantes una experiencia reservada a categorías superiores.
fiesta-8
El Fiesta está preparado para librar la cruenta batalla de los compactos con el firme propósito de seguir siendo el coche más vendido en Europa. ¿Lo conseguirá? seguro que sí porque, como decía la canción: “no pares sigue, sigue… esta fiesta no termina”.

Sobre el autor David González
Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Málaga. Social Media-Community Manager. Diseñador Gráfico. Tutor de redes sociales y diseño gráfico. Certificado por Google y Hootsuite. Fundador del blog MotorGT.es