Skip to content

Sí a los conciertos en el Velvet Club, Málaga capital de la chapuza cultural

2011 mayo 13
por Ángel de los Ríos

Decir Juan Diego Altamirano es decir Velvet Club, y decir Velvet Club es decir buena música. Y este blog va por él y su obra. Juandi, con sus melenacas rubias y su amor por la buena música es uno de los tíos que más ha hecho por la escena de Málaga desde hace años.

Mucho más que una de productoras especuladoras que pueblan nuestra Málaga cateta, mucho más que cualquier propietario de la noche que se lucran vendiendo mojitos a niñatos y más que cualquiera que se las da de promotor cultural y al final lo que quiere es llevárselo calentito, a veces, institución mediante.

Pero le han jodido el negocio, y con él nos han jodido a todos. Juandi contaba esto en su Facebook esta semana: “Después de reuniones con Ayuntamiento, Policía y dueños de discotecas de Málaga , (sobre todo por culpa de estos últimos), no se pueden hacer mas conciertos en el Velvet . Así que solo se harán las fechas de mayo. Las discotecas no hacen conciertos pero tampoco quieren que nadie haga. Gracias a los que alguna vez hayáis asistido a algún concierto, a los grupos que han tocado, al Culoactivo Canela, etc”. Sí. No hay más licencias para conciertos. Son finitas y ya no quedan, ese es el tristeel argumento.

Sí, después de una trayectoria de años con el Velvet (antes Sonic) los conciertos del Velvet echan el cierre. Esperemos que sea temporal. Por lo pronto ha surgido un grupo de apoyo en Facebook para Velvet y –el tema de fondo- la buena música en directo.

Se llama ‘¡No a la prohibición de la música en directo en el Velvet Club!’. Lo primero que debes hacer es entrar y hacerte fan. Ya van más de 800!!

Y sentencian desde el inicio: “Porque es una vergüenza que en una ciudad que ‘aspiraba’ a ser ciudad cultural en 2016 se prohiban los conciertos en bares con insonorización mejor que la de muchas salas”. Y continúa: “Velvet es el único bar que deja tocar a los grupos gratis. Y no sólo eso, sino que además se les paga”.

Además, Velvet Club acababa de realizar una obra para insonorizar del local por completo y adaptarlo. Pero claro, este es el tema de las malditas licencias de una ciudad que quiere enterrar ‘su’ cultura. ¿Quieren acabar con la música en directo por les parece un sinónimo de droga y botellón? ¿Es eso? ¿Sólo las bandas de Semana Santa dando por saco bajo la ventana de mi casa pueden liarla? Allá ellos. Que sepan que en las elecciones del 22M también pesan esas cosas.

Como dice el grupo: ‘¡Necesitamos el Velvet Club!’. Y yo digo que te unas, no sólo por Velvet y por Juan Diego, sino porque poco a poco están matando lo poco que nos queda de bueno en la ciudad. Mucho Thyssen sí, mucho Picasso… Poco rock&roll. ¡Estamos con Juandi!