Skip to content

Velvet Club reivindica la música en directo en una concentración

2011 mayo 18
por Ángel de los Ríos

Ya ha pasado una semana desde que las conciencias musicales de esta ciudad empezaron a desperezarse un poco con el vergonzoso caso de la prohibición de los conciertos en Velvet Club. Pues bien, este viernes 20 a las 20.00 horas se ha convocado en la plaza de la Constitución una reunión de músicos y amantes de este arte “para luchar por la música en directo“, reza el lema. Músicos como Alex Meléndez, Thalia Be, los chicos de Tom Cary y Conde están detrás de todo este magnífico lío.

Coincidencia o no, puede que ser encuentren allí con los chicos de la #acampadamalaga. Pues ‘the more, the merrier’, como dice una amiga de London. Ya más de 600 seres humanos se han reunido en Facebook pidiendo una cosa muy sencilla, que cualquier bara que se adecue para dar conciertos en Málaga debería de tener su licencia para dar conciertos… ¡No al secuestro de licencias!

Esta es la dirección de la PLATAFORMA EN FACEBOOK, aunque lo suyo es que vayamos todos. ¡Que se oiga!


Aquí os dejo el manifiesto que se leerá y firmará en la concentración:

“El Plan General de Ordenación Urbana aprobado por el Ayuntamiento en 1997, durante la primera legislatura del Partido Popular, prohibía otorgar licencias de apertura de café-teatro en en el centro, ni en ninguna zona residencial de la ciudad. Esta normativa, vigente desde entonces, impide y obstaculiza el desarrollo un importante sector productivo para la ciudad de Málaga, el Sector Cultural. Esta anómala situación supone un importante freno en la reestructuración del tejido económico de Málaga, en un momento especialmente duro para los jóvenes de una ciudad con una tasa de paro superior al 30%. Ante este panorama, la creatividad se erige como una fuerza para desarrollar propuestas economicas alternativas que permitan generar empleos y salir de la crisis. La Economia Creativa es un concepto que une la economía con aspectos culturales y sociales, en interacción con la tecnologia y el turismo, que genera ingresos, y crea empleos de muy diversa índole, desde los más estrechamente vinculados con la hostelería, hasta profesionales como técnicos de sonido, músicos, actores, diseñadores, empresas de producción, directores de teatro, festivales y ciclos de teatro y música. La realidad es que en Málaga, sus responsables políticos no han sabido ver la oportunidad que la economía creativa suponía para la ciudad, cegados en politicas culturales que focalizan todos sus esfuerzos en la eventos efímeros y costosas instalaciones que no generan empleo. Y lo peor de todo ha sido su empeño en eliminar todas las manifestaciones artísticas diferentes a sus criterios. Ya han fagocitado movimientos culturales ciudadanos que se suponen nacieron para presentar oposición y alternativa a la apisonadora cultural de estas instituciones. El juicio desde fuera sobre el estado de la cultura malagueña ya ha sido emitido. Actuaciones tan bochornosas en nombre de la ciudadanía malagueña como la capitalía cultural 2016 son un ejemplo. A llegado la hora de decir basta, nos estamos de acuerdo con esta forma de enfocar la vida cultural de la ciudad y el desarrollo de la actividad económica de este sector. Estamos cansado del acoso a establecimientos de hostelería con vinculación cultural, so pretexto del cumplimiento de normas, que impiden el normal desarrollo de la vida cultural de Málaga. Estamos cansados de las múltiples trabas que cualquier emprendedor creativo se encuentra para el desarrollo de cualquier actividad. Estamos indignados por el desperdicio de recursos humanos y económicos que se hacen en nombre de la cultura y sobre todo, estamos hartos de que se utilice la democracia para el enriquecimiento de unos pocos. Esta situación hace de Málaga una ciudad de la que sus jovenes más cualificados deben marcharse para encontrar la posibilidad de desarrollarse personal y laboralmente. Y el secreto del éxito de una ciudad reside en su capacidad de atraer gente joven, y Málaga nos expulsa porqué tiene un modelo de gestión caduco y fracasado. Todos los abajo firmantes nos constituimos a partir de ahora en plataforma de reivindicación de nuestros derechos y pedimos a la futura corporación del consistorio que realice un replantemiento total de sus políticas culturales. Exigimos que se establezca un diálogo y una cooperación real con la ciudadanía. Asuntos como el otorgamiento de licencias de café teatro, la ubicación de las zonas de ocio en el centro histórico, la cesión y gestión del equipamiento público para realización de eventos … Reclamamos apoyo y no el boicot a los actores culturales de la ciudad y la eliminación de trabas para el desarrollo de cualquier actividad cultural. Todas estas cuestiones reclaman una solución ya”.