img
La moda del champú en seco (DIY)
img
Virginia Carmona | 23-01-2014 | 20:10

Que conste que haber elegido este tema para hacer este post no quiere decir que yo esté a favor de los champús en seco -tampoco digo que en contra-. Es más, si soy sincera, ni siquiera sé bien lo que son o, mejor dicho, para qué sirven exactamente. Dicho esto, creo que resulta más que evidente que nunca los he usado. De hecho, ha sido mientras me documentaba para hacer este post cuando he aprendido más sobre este producto, así como sobre toda una cultura que existe alrededor del mundo del lavado del cabello. ¿Vosotras sabíais lo que era el No-poo*?

Para los hombres que me lean explicaré que lavarse el pelo requiere tiempo. Seguro que muchos ya lo sabéis por vuestras novias o madres. No obstante, seguro que seguís sin entender por qué tardamos tanto en lavarnos el pelo. Antes de nada hay que precisar. Depende de la persona, y también depende del cabello. Hay personas más rápidas otras más lentas, hay quienes son más descuidadas, otras más detallistas, hay quienes le dedican un especial mimo y atención al pelo, otras que son más “sencillas”… También depende del largo. No es lo mismo un pelo largo que uno corto. Influye también el tipo de cabello, es decir si es rizado o liso -uno se enreda más que otro, y también necesita más hidratación-. Incluso diría que influye si es un pelo fino o más grueso… En fin, nosotras sabemos de lo que hablamos, pero seguro que los hombres nos tomarán por locas 🙂 Después del lavado, está el proceso de peinar y el de secar. Sumando minutos esto supone un gran número de ellos.

Para momentos críticos -por llamarlos así- ha surgido el champú en seco. Al parecer existían remedios caseros (de los cuales, hasta el momento, no había oído hablar nunca), pero este tipo de champús pretenden sustituir a tales trucos. Según he podido leer por aquí y por allá, el objetivo es que cuando a una le surge algo de imprevisto, pero carece del tiempo para lavarse el pelo y se lo nota algo sucio, pueda ponerle remedio rápidamente. Se trata de “disfrazar” el pelo en cierta forma por unas horas cual Cenicienta.

El champú se aplica en esas zonas que puedan estar más sucias o grasientas. Creo que casi todos los formatos son en spray. Al aplicarlo el pelo quedará blanquecino. Se deja actuar unos segundos,  y se cepilla la zona hasta que quede aparentemente limpio. Así podrás acudir a tu cita inesperada pero, a la mañana siguiente recuerda donde está la ducha. Al menos así lo veo yo, ya digo que no he usado este champú, y lo cierto dudo que lo haga.

Lo cierto es que en otros países llevan tiempo usando este tipo de champús, pero como siempre a España ha llegado esta moda algo más tarde. Sin embargo, aunque tarde, son ya muchas las marcas que lo comercializan: Fructis, Klorane, Batiste, John Frieda, Lush… Eso sí, si os animáis a usarlo, tened en cuenta que, como en todo, no es bueno abusar de él, pues reseca el cabello.

DIY

Y si en lugar de comprarlo preferís hacer el vuestro en casa, os traigo un DIY para realizar un champú en seco casero. En la red hay miles de recetas. Ésta es una mezcla de varias adaptándola como mejor he considerado yo.

Ingredientes: Harina de maíz o maicena; aceite esencial (el que prefiramos), cacao. Necesitaremos también un tazón.

Utilizaremos dos o tres cucharadas de la harina de maíz o maicena. A esta le agregaremos unas 5 gotas del aceite esencial elegido. Lo mezclamos bien y ya tenemos el champú. Ahora bien, existe la posibilidad de agregarle unas dos cucharadas de bicarbonato (pero es posible hacerlo sin éste). Y hay que tener en cuenta que esta mezcla puede ser grisácea, así que si somos morenas, podemos colorear esta mezcla con una cucharadita de cacao. Después aplicamos tal y como describí anteriormente con el champú que podemos adquirir en una tienda. ¡Ojo!, por si no ha quedado claro, advierto que yo no he probado esta receta, así que no me hago responsable del resultado. Pero sí que me he documentado previamente y todas las recetas son bastante similares en los ingredientes y en el modo de hacer el champú en seco casero.

Imágenes de un anuncio del champú Priorin

 

*CLAVE: La cultura del No-poo es aquella que aboga por no usar champú.