Skip to content

Paisajes desde el AVE (II)

2012 febrero 8
por Luis Moret

 

                                                                                              Pantalla de Renfe en la estación de Atocha en la que se puede leer: “En 2.665 kilómetros
                                                                                              de alta velocidad caben muchos, sueños, muchas vidas, muchos caminos, muchas, maneras de disfrutar”…

 

El retorno parece ms lento, aunque no sea as. Es una sensacin, las ganas por llegar quiz el cansancio. Me equivoco de coche, algo que suele pasar a ms de uno porque cuando llego al que tiene que ser mi sitio a una pareja le ocurre lo mismo. Mucha gente de ‘retirada’, de final de jornada en ese AVE que nos devuelve desde Madrid a Mlaga. Incluso caras conocidas, de nuevo unidos en un tren, un viaje con el mismo destino.

Me sigue gustando el imaginar qu han hecho esas personas que se dirigen a Mlaga en ese da. Qu les lleva de vuelta o les trae a la capital de la Costa del Sol. En algunos casos, parece claro. Una cita/jornada de trabajo de un solo da o varios en lo que se podra catalogar como viaje de negocios…otros vuelven de un viaje, quiz de Erasmus. La simbiosos entre italiano y acento malagueo del interior con el que se comunican los dos jvenes pasajeros que van detrs de mi, as me hacen pensar.
-Mam, vais a venir a recogernos?
-S, ya s que puedo ir en autobs, pero hay veces que no hay o que est lleno y me tengo que esperar bastante hasta el siguiente, se queja el viajero del asiento trasero.
Esos problemas de comunicacin en la Costa del Sol. Muchos…, entre ellos los alemanes porque me constan, se sorprenden de que no haya un tren hacia Marbella ni desde la capital…ni desde el aeropuerto. El tan cacareado tren litoral que no llega…
A media tarde, la cafetera parece bullir al ritmo que ya marca el da. Languidece, no ha anochecido todava, pero la oscuridad domina ya el paisaje. La velocidad del tren vuelve a hacerme pensar lo rpido que pasan las cosas… que cambian las cosas.
Escucho de trasfondo cmo una ‘azafata-camarera’ le explica a un ciudadano chino las excelencias de un bocadillo de no recuerdo qu frente a las de un sandwich mixto. Elige este ltimo.
Un momento relajado que contrasta con el vertiginoso ritmo que parece imprimir el tren a todo lo que hay fuera. Pequeo picoteo para calmar el hambre
En el retorno al asiento…un mar de gente a cada lado. Pocos asientos libres. Algunos descansan. Dormir suele ser uno de los pasatiempos favoritos de los pasajeros. La comodidad y el tiempo de viaje, ideal en este caso, invitan a ello. De nuevo los dispositivos electrnicos copan las manos de muchos…ibooks, telfonos, porttiles…. Conectados o enganchados?
Cuenta atrs para el destino… La estacin Mara Zambrano. Ahora Mlaga Mara Zambrano. Cuntos pasajeros sabrn algo de la insigne pensadora de Vlez-Mlaga?
El tiempo parece pasar ms despacio…el viaje parece ms largo. Un espejismo. El tren aminora la marcha. El viaje de retorno de Madrid a Mlaga toca a su fin. Muchos malagueos y no malagueos unidos durante unas horas en unos vagones, un transporte… todos con el mismo destino.
Pasan por mi mente pelculas relacionadas con trenes…. Pero esa es otra historia…!