img
Etiquetas de los Posts ‘

andalucía

Elecciones andaluzas en el horizonte
José Becerra 09-09-2018 | 10:57 | 0

Resultado de imagen de fotos de susana diaz, diario sur Foto: Diario SUR

 

Elecciones andaluzas en el horizonte

JOSÉ BECERRA

A esta altura de la política resulta archisabido que los partidos no convocan elecciones si no están persuadidos de que las van a ganar. ¿Para qué correr el riesgo de que las pierdan si el horizonte que vislumbran en lontananza no se les muestra lo suficientemente nítido como para lograrlo? Así que las adelantan o aplazan según sus intereses haciendo caso omiso de lo que le importa al ciudadano de calle.

El otoño que está a la vuelta de la esquina y con él la batalla campal en el campo andaluz que acapara la atención e interesa y mucho tanto a Susana Díaz como a Albert Rivera, tras la escenificación de su desencuentro y ruptura que ya es un hecho evidente, de cara a ese lance.

   Es lo que se otea en el actual panorama político de Andalucía. La Presidenta andaluza le importa y mucho ahora que se adelanten lo comicios para esquivar el tormentoso cielo de la sentencia condenatoria del macro juicio de los ERE que vendrá a poner negro sobre blanco el caso de dos expresidentes andaluces y veinte altos cargos más de la Junta sentados en el banquillo tras siete años de investigación judicial. Así mismo, no es aventurado conjeturar que espera sacar el máximo partido del “efecto Sánchez” a tenor de las encuestas que vaticinan un considerable aumento de votos a favor del PSOE. A lo que cabría sumar  la bajada ostentosa que acusa Podemos tanto en ámbito nacional como el andaluz. No debe parecerle oportuno al partido esperar que recomponga sus fuerzas. Tampoco parece que desestimen los socialistas el resultado adverso  del Congreso del PP que acabó con la culminación de Casado como líder del partido, menguando la fuerza de los seguidores de Juanma Moreno, quien ostentosamente optó por encumbrar a Sáenz de Santamaría, la derrotada en la tesitura.

   Se comprueba así una vez más que en los políticos de hogaño priman sus intereses cuando de convocar elecciones se trata. Lo que ocurre es que a veces se equivocan de medio a medio y acaban pagando caro sus composturas y apremios. Ya veremos lo que nos deparan las que ahora se otean en el horizonte.

  

Ver Post >
Ausencias de lluvias y rogativas de antaño
José Becerra 16-11-2017 | 12:10 | 0

 

Ausencias de lluvias y rogativas de antaño

El problema de la pertinaz sequía que venimos sufriendo en la provincia de Málaga protagonizó buena parte del debate sobre el Estado de la Comunidad celebrado en el sevillano Hospital de los Cinco Llagas, sede del Parlamento Andaluz, hace un par de días. No era para menos, es éste un problema acuciante que se acrecienta por días a la vista de que los cielos de la región se empeñan en eternizar su azul intenso y sin señales de que venga a empañarse con negros nubarrones precursores de ansiadas lluvias. Tanto es así que la presidenta del ente autonómico, Susana Díaz, anunció la creación de un decreto-ley sobre la problemática de la sequía y los medios que se podrían aplicar para contrarrestarla. Al mismo tiempo apremió al Estado central para que asuma sus competencias para resolver el problema más temprano que tarde.

El Partido Popular de Málaga, por su parte, ante la grave situación de la sequía acaba de impulsar una “Mesa del agua” en la que comprometió al PSOE a participar, para que de manera pactada se afronte de una vez por todas remediar estas carencias que de manera cíclicas abaten la provincia poniendo en marchas infraestructuras que vengan a resolver las carencias.

No es la primera vez que la Junta de Andalucía tiene que mojarse –expresión esta que viene al pelo – como ya lo hizo en anteriores ocasiones decretando soluciones para prolongadas sequias en el ámbito malagueño y andaluz, en lo que va de siglo. La carencia de recursos hídricos de ahora determina que se vuelva a clamar por la solución de un problema que golpea de nuevo a la región y que exige medidas pactadas para solucionarlos con involucración los distintos partidos políticos en una empresa en común con un mismo objetivo.

Se muestran esquivas las lluvias sobre el suelo patrio, y particularmente en Andalucía en donde el sequeral se adueña del territorio. Unas preguntas angustiosas empiezan ya a pergeñarse en quienes sufrimos la espantada del líquido elemento, reacio a visitarnos: ¿Dónde fueron las lluvias? ¿Qué recovecos buscaron para ocultarse y no dejarse ver por quienes clamamos por su presencia? Los interrogantes no parecen tener respuesta ni aún en los meteorólogos que auscultan los cielos y no ven ni rastro de nubes en el horizonte y no vaticinan sino sequedad acérrima y ausencia de la más mínima apariencia de humedad.

En el serrano pueblo del Benaoján de mis ancestros cuando en pleno mes de Abril en el que el sol se adueñaba como señor absoluto del firmamento, y ni por asomo se vislumbran nubes que vinieran a presagiar lluvias, coincidiendo con la celebración de festejos anuales en su honor, se organizaba una procesión que llevaba en andas al Santo Evangelista hasta las cercanías de los campos limítrofes. Allí, se alzaban plegarias de este tenor: ¡“San Marcos, mira mis garbanzos que no florecen!”, “¡Contempla mi trigo que no acaba de germinar!” y otras preces parecidas. Hasta había quien de manera irreverente gritaba “ ¡San Marcos Bendito, Patrón Soberano, como no nos eches aguas al pozo te echamos!”.

El Pozo de San Marcos quedó para la posteridad como santo y seña conspicua del pueblo, porque lo cierto es que no pocas veces las anheladas lluvias llegaban días después de la comitiva. A lo mejor sería ésta una solución para la contumaz ausencia de precipitaciones que hoy por hoy asola la provincia, dicho sea con el respeto y cierta  sorna que mis lectores sabrán perdonar.

 

 

 

Ver Post >
Un impuesto injusto en Andalucía
José Becerra 23-02-2017 | 9:44 | 0

Resultado de imagen de imagenes de la cosntitución española

 

Un impuesto injusto en  Andalucía

JOSÉ  BECERRA

No es la primera vez que traigo a colación desde el humilde espacio que ocupo en este diario la existencia de un impuesto que atenta contra la igualdad de los españoles en  el suelo patrio. Abriendo el texto de la Constitución de 1978, que tantas cuestiones obsoletas venía a desterrar, vemos en su Título I, artículo 14, que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”. No podía ser más explícito y taxativo el susodicho artículo; sin embargo, hay quien se lo salta a la torera o haciendo de su capa un sayo lo manipula y distorsiona a su antojo.

Porfiaron los políticos andaluces a grito pelado exhibiendo las excelencias de sus programas con los que trataron de convencer al ciudadano. Alardearon de las bondades de sus propuestas electorales tratando de arrimar el ascua a su sardina o lo que es lo mismo convencer de que la opción de su partido es la mejor que se podía tener, como si ya no se estuviera ahíto de propaganda altisonante y vacía que luego se transforma en pura agua de borrajas. Lo que les importaba es presentar un abanico de promesas que obscurecieran las que presentaban los adversarios en liza. O sea, deslumbrar y a ver quién pesca más y mejor en las revueltas aguas que son propias de todos los períodos electorales.

Se repitió hasta la saciedad como un mantra cansino que se bajarán los impuestos, seguros de que lo que más apreciamos es que no nos rasquen los bolsillos con contumacia, pese a que estemos convencidos de que los tributos son indispensables para que exista, por ejemplo obra social, educación o sanidad, aunque unas y otras pensemos que son con frecuencia mejorables.

Pero las imposiciones pecuniarias no deberían ser excesivas porque nos llevaría a pensar que poco importa que los políticos hablen de solidaridad si el Estado no la tiene con los contribuyentes.

Viene este exordio a cuento porque en Andalucía se está pagando un impuesto que bate el récord si lo contraponemos con el de otras comunidades, incluida la de Madrid. Me refiero, en fin, al de sucesiones y donaciones. Aquí pagamos más del 30% de lo que heredamos de nuestros padres. Tanto es así que hay mucha gente andaluza se empadrona en ciudades de otras regiones donde este gravamen no pasa del 1%. Como resultado de tan colosal e injusta imposición hay quien renuncia a la posesión de una vivienda heredada por sus mayores porque le resulta imposible hacer frente a la carga que conlleva.

   Trato injusto a los andaluces, a los que nos queda otra que agachar la cerviz y acatar el abuso que nos viene desde arriba.

Ver Post >
Marcha atrás de la Junta de Andalucía
José Becerra 15-02-2017 | 9:53 | 0

 

Marcha atrás de la Junta

 

Si ya de por sí son agotadoras – y caras – para los opositores prepararse para ocupar un puesto en la Administración ya sea del Estado o de la Junta, imaginen lo que serán si ahora se añaden la incertidumbre de que la convocatoria de plazas están al borde  de convertirse en papel mojado. Después de saberse que a cuatro meses de los exámenes para obtener una plaza de maestro (2.300 plazas se anunciaron a bombo y platillo para este colectivo) ahora sale la Junta diciendo que si no hay Presupuestos Generales del Estado  los maestros tendrán que esperar hasta una nueva ocasión. SI para estudiar machaconamente como cualquier oposición libre exige se añade ahora el dilema de no saber para qué, a ver quién se concentra ahora en los libros como es menester en estas circunstancias.

   La Junta advierte y así lo ha hecho saber a los sindicatos que si no hay presupuestos la oferta de empleo será pura entelequia, o sea, que se volatizará como por ensalmo. Así que  no queda otra, para no dar con la puerta a las narices a los opositores en ciernes que el Gobierno de la nación, o en su caso las más altas instancias de Educación desbloqueen esta situación funesta para tantos aspirantes a un puesto de trabajo recabándose, si no hay presupuestos generales de por medio, “un marco legal” para que la convocatoria sea una realidad más pronto que tarde.

   No se puede jugar con los intereses y el trabajo desmedido de tanta gente que de buena fe creyeron en la oportunidad que les ofrecen las instituciones.  Los políticos, maestros en este gatuperio de culpar al contrario como tabla de salvación para dirigir la ira y el crujir de dientes a sus contrarios como causantes de, en este caso, crear inseguridad  y que se pongan en tela de juicio el legítimo derecho a lograr un trabajo digno. Una pretensión que para más inri exigió dispendios, tiempo y dedicación plena. Y, por supuesto, permitió alimentar ilusiones, que ahora es posible que se vayan al garete.

   No se puede jugar con las legítimas aspiraciones de quienes aspiran a tener un puesto de trabajo y emplean recursos inimaginables para lograrlo. Que el gobierno central legisle pronto al respecto y que el autonómico obre en consecuencias. Es lo que se espera para solventar este impasse que tantos perjuicios está ocasionando.

 “El éxito no está en vencer siempre sino en desanimarse nuca”. Esta frase lapidaria la dijo, como saben, Napoleón Bonaparte a su ejército en el inicio de sus múltiples batallas, una arenga que viene a pelo para animar a los incontables aspirantes a una plaza de la Junta que ahora se debaten entre el desánimo y la adversidad ante unas oposiciones siempre cruentas, pero que se esperan con ilusión. El Ministerio de Educación y la Junta tienen la última palabra para no truncar tantas esperanzas.

   

 

 

Ver Post >
El gobierno de Andalucía en un brete
José Becerra 28-03-2015 | 9:47 | 0

El gobierno de Andalucía en un brete

 

Hablaron las urnas en Andalucía el pasado domingo 22 y lo hizo de manera clara y rotunda: la izquierda sigue preponderando en su ancho solar. No hay que rasgarse las vestiduras por ello, que esta predisposición tiene aquí raíces profundas, sean cuales sean las circunstancias imperantes. Se hizo caso omiso a la corrupción reinante durante décadas, patente en los fraudes de los EREs y los cursos de formación en los que un buen puñado de aprovechados se llenaron los bolsillos en perjuicio de la clase trabajadora y desempleada de la población, y a la hora de votar como si nada hubiera sucedido: aquí paz y luego gloria, que a los del mismo color del partido todo se les perdona.

Nada que objetar por tanto, que cada cual hace de su capa un sayo y le entrega su aquiescencia a quien le dicta su leal saber y entender: una decisión tan respetable como cualquiera otra y las inquietudes políticas de los andaluces en su mayoría van por ese camino, otra cosa es que los resultados permitan la existencia de un gobierno estable tal es la significación de los resultados de la consulta.

Por lo pronto está la investidura de Susana Díaz como presidenta de la Junta. Resulta inimaginable, pese a que Rajoy dejó por sentado que era partidario que en las elecciones de cualquier signo formase gobierno la lista más votada, pero ahora después del ostentoso descalabro puede que haya cambiado y es más que presumible que no tienda la mano. Se supone que hará lo propio Ciudadano, después del celebrado éxito logrado, puesto que afirmó por activa y por pasiva que que no apoyaría la candidatura de la líder socialista mientras no prescinda de Chaves y Griñán.

Tampoco se espera que haya pacto entre Podemos (que se desinfla a ojos vista) y PSOE, que ya dejó claro Díaz que no pactaría con nadie y que gobernaría en solitario, seguramente porque esperaba una victoria de mayor calado. De IU tampoco puede esperar nada porque sus resultados han sido catastróficos a ojos visto.

Los socialistas se quedan con los escaños que tenían, ni uno más ni uno meno, y ello merced a las normas de proporcionalidad( la sombre de Hond es alargada), que obraron en su favor. Pírrica victoria se nos antoja, por mucho que se quiera vestir al santo, pero victoria a la postre, que , sin embargo, se puede diluir como en el agua el azucarillo muy pronto.

En suma, que doña Susana tendrá que hacer encajes de bolillos para lograr apoyos, empezando por su investidura. No hay nadie que se desmarque y niegan alianzas con ella, algo que si no logra en un par de meses se verá obligada a convocar de nuevo elecciones.

Panorama desalentador el que el que se vislumbra en lontananza después de una consulta que no ha arrojado resultados positivos para el sufrido ciudadano que lo que desea es que todos los partidos se pongan a trabajar codo con codo para desterrar corruptelas y clientelismo acendrado desde décadas atrás, acrecentando el empleo y la atención social en mínimos en la región desde ya hace demasiado tiempo. Lo dicho, el futuro gobierno de Andalucía en un brete.

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.