img
Etiquetas de los Posts ‘

políticos

La lección de Alemania
José Becerra 29-11-2017 | 10:43 | 0

Resultado de imagen de imagenes de benaojan

La lección de Alemania

Hablar de Alemania en muchos lugares de España, aquellos que encontraron en ese país solución a endémicos problemas no ya solo económicos sino de pura supervivencia personal y familiar por medio de la emigración hacia sus tierras, es como hablar de la Providencia que vino a remediar sus males. Del país teutón volvieron, después de años de trabajo – el que en las comarcas donde vivieron buena parte de sus vidas les negaba- con suficientes haberes pecuniarios para rehacer la existencia: se construyeron viviendas, se reformaron las ya vetustas o ruinosas y se emprendieron negocios y modos de vida imposibles en los años de penuria económica. Alemania fue modélica para muchos países en los años 60 y 70 del pasado siglo, cuyos habitantes se debatían en la inopia, entre ellas varias regiones de España, a saber, la de una parte de la Andalucía paupérrima, en la que descollaban, en la provincia de Málaga, comarcas secularmente atrasadas como las de la Serranía de Ronda, que conozco de primera mano. Se habló entonces con propiedad del milagro alemán basado en su economía boyante y de las altas cotas de bienestar de su clase obrera y de la favorable acogida que se dispensaba a quienes atravesaban sus fronteras después de un largo periplo por media Europa.

Fueron aquéllos años de carencias sin cuento, y los traigo a colación por motivos bien distintos. Resurgió la economía española, y aunque el fantasma del paro muestra su cariz para muchos, de justicia es reconocer que los tiempos son ahora bien diferentes. Pero hay algo que en lo político conviene subrayar al hilo de los acontecimientos que vivimos en los últimos tiempos y en la que regiones como la de Cataluña, donde de la mano de sus políticos descabellados de turno se están viviendo días de desgobierno inauditos, permanece sumida poco menos que en el caos con el consiguiente perjuicio para el resto del país.

En la nación germana, el SPD, que tiene evidentes concomitancias con el PSOE español, está porfiando para que su cabeza más visible, Martin Schulz, no ponga obstáculos a fin de que se restaure la gran coalición ya establecida y que asegura un nuevo mandato – el cuarto- a Angela Merkel. No pondrá impedimentos porque ambos vienen formando un tándem a favor del proyecto europeo, pese a que sus partidos compitan por el mismo electorado.

La canciller teutona no atraviesa precisamente los mejores años de su carrera política, algo que se evidenció en las últimas elecciones legislativas, donde solo por la mínima, para emplear un concepto deportivo, logró reafirmar su posición al frente del Gobierno, tocada además por la cuestión de los refugiados que no es que la gestionara incorrectamente, sino que obedeció en buena medida al feroz acoso que recibió por parte de quienes abanderaban movimientos xenófobos que no le perdonaron que abriera la mano con el fin de acoger a tanta gente desesperada procedente de allende fronteras.

El PSOE nuestro y su líder por ahora indiscutible, Pedro Sánchez, está muy lejos de ofrecer su ayuda incondicional a Rajoy – que ahora no goza precisamente de su mejor momento, todo hay que decirlo – en cuestiones difíciles de esta España nuestra. De Pablo Iglesias y Podemos qué decir de la visceral inquina que le profesan. Cierto que Sánchez, con Ciudadanos, se aprestó a tenderle la mano en la palpitante cuestión catalana, pero más allá de este compromiso, es evidente que le vuelve la espalda en cualquiera de otros asuntos en los que también sería necesario su apoyo para la gobernabilidad del país, algo que tan de lleno interesa al ciudadano de a pie que no anhela otra cosa que el discurrir placentero de sus días desde el rincón más cómodo de su casa con todo el derecho del mundo.

Ver Post >
Carrera ostensible hacia Ferraz
José Becerra 20-02-2017 | 10:29 | 0

 

Carrera ostensible hacia Ferraz

Bien mirado, los aspirantes a ocupar el cargo de secretario general del PSOE, los cuales ya velan armas para lograrlo, no parece que generen mucho entusiasmo en el partido que ahora parece navegar en el Mar de los Sargazos, ubicado éste en el temible triángulo de las Bermudas, que se tragaba a barcos y navegantes, según la leyenda.  Debidos a las quiebras que en el seno de esta formación política se  vienen produciendo   desde luengo tiempo atrás no sabe uno bien si logrará sacudir el marasmo que lo abate. Viene dando palos de ciego a raíz de sus repetidos descalabros electorales y si no hay un mentor nuevo y decidido que enderece su declive mucho es de temer que su travesía futura entrañe peligros serios para su regeneración y supervivencia.

   En la ´parrilla de salida´ hacia Ferraz calientan motores Pedro Sánchez, quien después de su ´espantá´ tras ser destronado del cargo como secretario general y constitución subsiguiente de la gestora dirigida por Javier Fernández, figura ésta del PSOE  que brilla por su  talante moderado y ecuánime, todo hay que decirlo, inició un periplo a medias por el suelo patrio proclamando las virtudes de su oferta para captar votos entre los militantes que sabía les eran incondicionales para auparle de nuevo al cargo y optar a presentarse de nuevo a las elecciones. Por lo menos hay que reconocer el carácter indomable de míster NO ES NO, quien a buen seguro volvería a la varga contra el Partido Popular al que le tiene jurado odio eterno´, emulando al joven Ánibal, quien hizo este juramento (“odio eterno a Roma, hasta su decadencia”) como acontecimiento histórico del pasado. Nada parece indicar, que Sánchez  no vuelva a las andadas sin tener en cuenta el desastre en el que se sumió su partido tras su paso como cabeza visible en él.

   Tampoco parece que tenga muchas opciones de llegar a Ferraz coronado como secretario general Patxi López, lastrado por su trayectoria anodina en el País Vasco( donde fue lendakari merced al apoyo del Partido Popular, algo que no habría que echar en saco roto) y su paso efímero y de escaso lustre en el Congreso de los Diputados.

   Nos queda la cuestión de Susana Díaz que apunta y no dispara, presumiblemente porque es  mucho de temer que no las tenga todas consigo para ser considerada por  Madrid, rompeolas de todas las Españas, como lideresa indiscutible del partido. En su lastre cuenta y mucho ganar las elecciones pero gobernar en coalición en Andalucía y la sombra alargada sobre el territorio, secularmente socialista, de dos expresidentes socialistas enjuiciados.

   Malos tiempos corren para el PSOE, una deducción ostensible alimentada por los sucesivos fracasos electorales que ha venido cosechando últimamente: los que aún no llegaron a la cincuentena de años le vuelven la espalda y apuntan en sus preferencia a partidos de nuevo cuño, tales Podemos y Ciudadanos; y los que remontaron esa edad muestran en buena medida su predilección por el Partido Popular.

    La carrera, cruenta a todas luces, hacia Ferraz ha comenzado. Contemplaremos cómo sus tres principales protagonistas se dejarán la piel para llegar el primero. Lucharán con uñas y dientes para lograrlo aunque disimulen el encono entre sí.

 

Ver Post >
Se burlan de nosotros
José Becerra 12-09-2016 | 10:39 | 0

Se burlan de nosotros

Descaradamente, pero envolviendo su estulticia y mofa en adusto tono, los líderes políticos y sus adláteres del momento tratan de convencernos que la culpa de colocar a España en el despeñadero son sus oponentes y no ellos mismos.  Se ríen de nosotros impúdicamente. Nos consideran a los ciudadanos hechos y derechos como niños a los que se les puede engañar una y otra vez sin el menor comedimiento. Están convencidos que somos la plebe cuyos afanes se pueden atropellar sin menoscabo propio. Les importa un ardite que estemos asomados al precipicio mientras ellos se afanan en salvar sus lindos culos (con perdón).

   No se ve salida plausible a una situación que  nosotros los humillados votantes no  hemos  creado sino aquellos que por nuestra voluntad ascendieron a lugares preeminentes de la política española para regir nuestro destino, éste del que ahora ellos hacen escarnio.

   Ya se han levantado voces, entre ellas la de viejos jerarcas del PSOE, caso de Felipe González, quien aboga por descabezar – con otras palabras, por supuesto – de las listas de unas muy posibles elecciones a quienes hasta ahora figuraron en primera línea. Porque son ellos los que de manera torpe y artera, mirándose al propio ombligo, están obstaculizando que tengamos gobierno que venga a reconducir la trayectoria de la situación, que con todas las consecuencias, aciagas en demasía, si no nos sacuden ya no es inverosímil que lo hagan más pronto que tarde.

   Que se vayan con viento fresco por no haber sabido o querido sacarnos las castañas del fuego, cada uno con su cantinela que ya nos aburre o la obstinación rayana ya en el desatino, o que se les obligue a concurrir a un cónclave a puertas cerrada a cal y canto sin que puedan salir a respirar aire fresco hasta la consecución de un acuerdo.

   De continuar  en sus treces harto les va resultar hacernos acudir a unas nuevas citas con las urnas, sabedores  de que  unos nuevos comicios no arrojarían cambios substanciales como para enderezar la situación que ya se desliza por senderos insondables, que no es preciso repetir por ser de todos en demasía conocidos.

 

 

 

 

 

Ver Post >
Líderes agotados
José Becerra 08-09-2016 | 12:00 | 0

 

El plantel de primeros espadas de la política española actual- permítase el símil taurino- no da más de sí, y no precisamente porque suden la camiseta atendiendo a nuestras necesidades más perentorias, las de los que ilusionadamente los votamos en su día. Han llegado a una situación que por las enconadas relaciones entre ellos y la falta de entendimiento que despliegan mucho se duda que lleguen a entusiasmar a quienes desapasionadamente les contemplan, a saber los que no pertenecemos a ningún partido pero que en su día, mediante el oportuno voto, les entregamos las riendas del país con la esperanza puesta en que salvaguardaran nuestros intereses, el de los españolitos de calle, los que ahora andamos más que desorientados, cabreados y sumidos en un desaliento opresivo.

   Urge un cambio drástico en la nomenclatura – Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias – e impera el deseo de que vengan otros a sustituirlos ya que más que una solución para los males de toda índole que nos aquejan – sociales, económicos e institucionales, y pare usted de contar – se están erigiendo como un escollo insalvable.

   El presidente en funciones, de cuyas buenas intenciones no cabe dudar, no acierta a conseguir el pláceme de sus oponentes, pero a la vez se muestra inconmovible escudado en la mayoría de escaños obtenidos en las elecciones de junio y no hay dios que le haga su brazo a torcer (tan poco creemos que ceda ahora, después de destaparse el caso del exministro Soria que está suponiendo un severo varapalo para las filas del PP).  Rajoy y su “genio y figura hasta la sepultura”, que dice el sabio refranero castellano y del que hace constante gala. Férrea voluntad de consenso que se ha estrellado en la coraza hermética que blande su oponente, el adalid del PSOE, Pedro Sánchez, como acabamos de ver y que ha forzado el fiasco de su candidatura. No ha esgrimido éste razones poderosas para su determinación, aparte de su ofuscación y empecinamiento en negarle el pan y el agua a su oponente, al que no ve sino como un enemigo irreconciliable a batir sin remisión.

   Rivera, por su parte, basculando entre dos fuegos, a nuestro entender dando palos de ciego y una veces tiende la mano a socialistas y otras a populares y viceversa. Nada más se supo fallida la investidura de Rajoy vuelve al parecer sobre sus pasos y no hace ascos  a otro entendimiento con Sánchez: Borro el digo y digo Diego.

¿Y qué decir de iglesias, empeñado en una salida imposible? Sigue hablando de cambio, pero dejó atrás lo de progreso. Sus disparatas propuestas sigue siendo un órdago para hacer ganar al líder socialista y desterrar a su principal oponente.

Hace guiños a Sánchez, quien por lo pronto se muestra displicente, pero  buen a buen seguro que abrazaría su causa si le dejaran; eso le da fuerzas para seguir en su obcecada pretensión. “¡Mi reino por un caballo…!”, como clamaba el rey inglés Ricardo III, cuando veía las de perder, en el pasaje inmortalizado por Shakespeare.

Líderes amortizados y agotados a todas luces. Nos están llevando a un pozo sin fondo con consecuencias imprevisibles. Urgen varas nuevas en el plantel de las primeras figuras de la política. Los de hoy se muestran agotados y sin posibilidad de resurgimiento, al menos con bríos para sacarnos las castañas del fuego a la sufrida ciudanía y por lo clamamos inútilmente. i

 

 

Ver Post >
Terceras y navideñas elecciones
José Becerra 01-09-2016 | 9:27 | 0

Terceras y navideñas elecciones

Fracasó la investidura de Rajoy como era de esperar dado el empecinamiento de Sánchez que no parece tener otra aspiración que ver cómo su contrincante muerde el polvo como lo hizo él sin tener en cuenta que la situación es bien distinta. El número de votos  a favor del presidente en funciones ha sido mucho más elevado que los conseguidos por el líder socialista en su momento. Pero los socialistas pasan por alto esta circunstancia y continúan contra viento y marea en su negativa. Están n su derecho, que eso nadie osa discutirles, pero cree uno, en su parquedad en los conocimientos  de los intríngulis de la cuestión, y viendo el panorama que sirve de fondo   la situación del país que viene cobrando tintes cada vez más sombríos, que se debería hacerse un esfuerzo  por parte de todos los políticos que nos dirigen – más mal que bien si se oye el clamor de la calle -para llegar a un punto de entendimiento. No se da un paso en la dirección correcta y la anómala situación nos abate hoy más que ayer y menos que mañana, según van transcurriendo los acontecimientos.

Confirmada la adhesión de Ciudadanos al Partido Popular, por muy a  regañadientes que haya sido, queda el escollo hasta ahora insalvable de arrancar el “sí, quiero” al PSOE para  la anhelada por sus acólitos investidura de Rajoy, para la cual también valdría   la mera abstención. Un objetivo final para  de que una puñetera vez tengamos un nuevo Gobierno en España, y perdonen el exabrupto suave, que mucho me temo que será más contundente y agresivo en buena parte de la población harta de las veleidades de nuestros políticos del momento.

Si como parece no queda más remedio que acudir de nuevo a la cita con las urnas (quien lo haga, que no serán pocos quienes, escarmentados y cabreados hasta el paroxismo,  pasarán por alto esa, hasta ahora inexcusable compromiso ciudadano), deberán calibrar más que nunca a quienes apoyarán con su voto, porque el peligro de que todo siga igual como hasta ahora nos acecha. Y si así ocurriera, porque insisto los resultados no podrían variar un ápice de los que hoy conocemos, se habría hecho un pan como unas tortas, que decimos campanudamente.

Y lo que hoy está en el candelero es que se va a volver a solicitar al Jefe del Estado la investidura para la formación  de un Gobierno sin contar con los apoyos necesarios del Congreso de los Diputados, ya que aún contado con la aquiescencia de Ciudadanos, que está por ver, Rajoy necesitaría, como es público y notorio, la abstención del PSOE, cuando éste bascula entre ella y  la negativa categórica, como también es archiconocido por la ciudadanía.

Sánchez se aferró a su candidatura como a un clavo ardiendo y salió mal parado; ahora desea hacerle tragar la amarga medicina a Rajoy, que mucho es de temer que siga sus pasos (craso error), y sin los apoyos necesarios sucumba sin lograr su objetivo. Con lo que se pondrá de nuevo  al Rey  en un brete, confiando en los políticos que dieron a entender una situación bastante alejada de la realidad.

Perspicaces críticos de la situación política actual culpan al líder socialista de mirar más por sus intereses personales que por los de España. No se entiende bien su obstinación en cercenar toda posibilidad de entendimiento para la consecución de un Gobierno que venga a poner fin a una situación económica, social e institucional que no puede sino aportarnos males para todos.

Cariacontecidos por mor de esta tesitura irreductible no queda otra que acudir a votar, quién así lo juzgue conveniente, por tercera vez y esta vez al finalizar el Adviento, para mayor inri. Navidad, turrones, champán   y papeleta en ristre. Fun, fun, fun.

 

Ver Post >
Sobre el autor José Becerra
Nacido en Benaoján, 1941. Licenciado en Lengua y Literatura Española por la UNED. Autor de varios libros. Corresponsal de SUR en la comarca de Ronda durante muchos años.