Diario Sur

img
El armario de Dry Martina
img
Almudena Nogués Ortiz | 30-06-2012 | 15:58

En su casa, un acogedor apartamento de 40 metros cuadrados con vistas al mar donde uno tiene la sensación de que se detiene el tiempo, todo es vintage, reciclado o salido de su cabeza, de imaginación incansable.  Y su armario no podía ser menos: forrado de papel de periódico por ella misma, con ilustraciones de diccionario y presidido por una frase: ‘Cause you know sometimes words have two meanings’, de sus idolatrados Led Zeppelin. Tras esta declaraciones de intenciones se oculta el vestuario del alma de Dry Martina, Laura Insausti para los amigos. Una amante de la moda en su sentido más puro. La moda como estética. Sin más aditivos y, sobre todo, sin extravagancias ni locuras consumistas. “No sigo las tendencias a pies juntillas, sólo las que van conmigo. Y, sobre todo, nada de logos -no le doy publicidad a nadie-, ni de acumular por acumular. Lo que no me pongo, lo doy  o lo vendo”, sentencia. Tal es así, que confiesa que sólo compra en rebajas, “y pensándomelo mucho”, en mercadillos y tiendas de segunda mano. Sobre su estilo, Laura asegura que no tiene ninguno definido, “hoy llevo un vestido de rollo tropical que siempre me ha interesado y esta temporada se lleva mucho, pero igual mañana me levanto grunge”, sostiene.

Ante todo, busca la comodidad, y la encuentra en prendas masculinas que se encarga de tunear, poniéndole por ejemplo una trabilla a las mangas para que le queden más cortas. “Me gusta la ropa ancha, con la que todo es menos obvio. Fíjate, Coco Chanel ya lo hacía”, apunta. Los estampados son otros de sus must, “cuando actúo vienen muy bien porque disimulan el sudor y las manchas”, nos cuenta. Se atreve con las mezclas, las combinaciones tampoco le dan vértigo: “Me gustan las prendas que rompen, que son antagónicas pero que se complementan o al menos que a mi me lo parece. Sólo tenéis que ver los cojines de mi casa (dice), ¡no hay dos iguales!” Y pone un ejemplo: “El pasado invierno me harté de ponerme un vestido de encajes con una chaqueta militar. Cuando está todo inventado sólo queda mezclar, como yo hago con la música”, apostilla.

Hablando de música, y para las que a estas alturas no la conozcáis, Laura capitanea el quinteto malagueño Dry Martina, un grupo  que empezó a sonar con fuerza en el panorama nacional gracias a su adelanto discográfico Musarañas (2010), un EP de 4 temas editado por BMG que les ha abierto las puertas en la presentación de su nuevo álbum Momento perfecto, con el que ahora están de gira. Sus canciones, que transportan al pasado con toques de swing, soul y pinceladas de pop, rezuman delicadeza y buen gusto, como las prendas de su armario, que tuve la suerte de conocer por dentro.

Laura, que irradia naturalidad, frescura y elegancia, nos recibió descalza con un sofisticado vestido camisero de Bimba y Lola de estampado tropical. “Me gusta mucho esta firma por su calidad y sus diseños”. Dicho esto, nos reveló que su uniforme para este verano son unos vaqueros (los usa de hombre y remangados con varias vueltas para que se le vea el tobillo) y una camiseta blanca. Para la sesión de fotos eligió una de Steve McQueen en blanco y negro, “es mi actor favorito, mi ídolo”. Para la noche, se queda con un vestido de aires retro (en su ruta de tiendas imprescindibles figuran Find de Luxe, de segunda mano, o el mercadillo de Fuengirola) discreto por arriba y corto por debajo: “No me gusta llevar escote, pero sí soy de enseñar mucha pierna”, señala. ¿Su toque mágico? Un labial rojo, por su poder de transformar cualquier look en solo un segundo. “Con unos labios rojos todo cambia”, concluye.  ¿Queréis fichar su estilo? ¡Pues seguid leyendo!

LOOK 1: MODELO DE DÍA: VAQUEROS+CAMISETA+ ZAPATOS SWING

Para un outfit de diario, Laura apuesta por unos vaqueros Levi’s masculinos de segunda mano y una camiseta de Zara Men con foto de Steve McQueen, su actor favorito, en blanco y negro. Para darle un toque femenino, remanga los pantalones para enseñar los tobillos y nos cuenta que ella misma (que es muy ‘apañá’ y le da a la costura) ha tuneado la camiseta poniéndole unas trabillas para que la manga quede más recogida. Para los pies elige unos preciosos zapatos ingleses tipo Swing abiertos por los laterales en negro y piel marrón de la marca Campbell. El bolso de piel, también vintage, lo compró en Tel Aviv en un viaje, “cuando salgo fuera me gusta mucho comprar”, confiesa. Las gafas son de Primera ópticos.

 

 LOOK 2: VESTIDO ESTAMPADO+ PLATAFORMAS+ BOLSO VINTAGE

Para salir a cenar una noche, Dry Martina se decanta por un vestido corto estampado de flores en nude, negro y blanco (el mismo que saca en el vídeoclip de Musarañas y al que dice tenerle mucho cariño). Lo compró en Estocolmo, ciudad en la que tiene casa y a la que se escapa siempre que puede. Las plataformas de print geométrico en blanco y negro son de Bimba y Lola y el bolso es de segunda mano, adquirido en un mercadillo.

 

En las fotos de abajo (por cierto, todas las que ilustran el reportaje son de mi compañero Álvaro Cabrera) vemos a Laura delante de uno de sus armarios. Como véis casi todos sus zapatos tienen taconazo, “me encantan con plataformón”, confiesa. El vestido que lleva en el reportaje también es de Bimba y Lola.

 

LOOK 3: VESTIDOS PARA OCASIONES ESPECIALES

Este modelo, de inspiración Charlestón, se lo ha hecho ella misma tiñendo los flecos en blanco y negro.

Bonito vestido joya cuajado de cristales y pedrería (no os imaginais lo que pesa!) en tono nude comprado en Tel Aviv. Como no le gustan los escotes, se lo está arreglando para invertirlo y ponerse la parte de la espalda delante Le encanta hacerse sus propios atrezzos para los conciertos.

 Este último estilismo es su propuesta para una boda: vestido palabra de honor de Kina Fernández en color champagne con originales volantes en uno de los laterales. Para darle vidilla al tono apagado del vestido, Laura lo combina con unos taconazos tipo botín en rojo Valentino, de Top Shop, guantes retro de herencia familiar y bolso estampado de aires vintage, de Zara. Las gafas son Persol.

SUS COMPLEMENTOS: PIEZAS DE HERENCIA Y VINTAGE

 

Según Laura este bolso de piel de cocodrilo, tipo cartera, es “la joya” de su corona. También es de herencia familiar.

Su apuesta para esta temporada: este short de estampado floral en verde piscina, comprado en un anticuario de Barcelona que…¡sorpresa! ¡Es un bañador masculino de una colección de los años 50!  También le encantan los bolsos: los de la foto son de Menbur (el de Leopardo) y encontrado en la calle (el de la cara animal)

Este llamativo collar de corales (la inspiración marina es un must del verano en materia de complementos) lo compró en Madrid.

Abajo, Laura nos desvela cómo guarda los pequeños complementos en su armario: en cubiteras del Ikea! Una buena idea!

He aquí una muestra de su colección de broches vintage, que combina en cadenas para hacerse sus propios collares. ¡Me encantó la propuesta! Una forma sencilla de confeccionar un collar tipo Accesorize.

Otra sugerencia económica, original y super chic: reciclar las sombrillitas de los helados para hacerse divertidos tocados veraniegos. ¿Os atrevéis? A mi me encantan!

Bueno, y hasta aquí el armario de Laura, a la que no podéis dejar de escuchar en directo porque canta con un buen gusto impresionante! Os animo a compraros su disco para tenerlo de banda sonora cuando hagáis cualquier cenita en casa. En esta última foto la vemos junto a su estilosísimo kimono, que propone llevar con jeans, camiseta blanca y un taconazo. Por cierto, me enamoró la decoración de su casa: la cómoda sobre la que está sentada es un tocadiscos antiguo chulísimo.

TODAS LAS FOTOS DEL REPORTAJE SON DE ÁLVARO CABRERA

¿Os ha gustado la nueva sección? ¡Espero vuestros comentarios!